Kamala Harris condujo a pocos metros de una bomba casera el 6 de enero, informe
La vicepresidenta Kamala Harris habla en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2022, con motivo del aniversario del ataque al Capitolio en Washington DC. Foto: Greg Nash/AFP/Getty Images


Kamala Harris, entonces vicepresidenta electa, condujo a pocos metros de una bomba casera colocada en el exterior del Comité Nacional Demócrata (DNC) el 6 de enero de 2021 y permaneció en el interior del edificio durante casi dos horas antes de que encontraran la bomba, según se informó el lunes.

Anteriormente se tenía conocimiento de la proximidad de Kamala Harris a la bomba, pero se desconocía qué tan cerca estuvo de ella y durante cuánto tiempo. La cadena CNN informó los nuevos detalles del caso, que forman parte de los alarmantes sucesos ocurridos en Washington el día en que el Congreso se reunió para certificar la victoria electoral de Joe Biden contra Donald Trump.

También dejaron una bomba casera cerca del Comité Nacional Republicano. Más de un año después, no se ha nombrado ni detenido a ningún sospechoso.

Citando “múltiples fuentes”, CNN indicó que Kamala Harris “entró a la sede del DNC en Washington alrededor de las 11:30 a.m. ET con su escolta a través del garaje que conduce al estacionamiento cerca del lugar donde la policía descubrió la bomba casera“.

También citó un documento de la policía del Capitolio de Estados Unidos que mostraba que “un ‘protegido’ no identificado fue retirado del edificio del DNC aproximadamente a las 13:14 horas ET, siete minutos después de que la policía del Capitolio comenzara a investigar la bomba”.

Se sabía que ese protegido era Kamala Harris cuando Politico informó por primera vez la noticia, pero no se tenía conocimiento de cuánto tiempo estuvo en el edificio.

Se han presentado cargos contra más de 700 personas en relación con el ataque al Capitolio del 6 de enero, incluidos 11 miembros de una milicia de extrema derecha que se enfrentan a cargos de conspiración sediciosa. Uno de los alborotadores se declaró culpable de llevar consigo bombas molotov, pistolas y otras armas.

Los alborotadores atacaron después de que Donald Trump les dijo que “lucharan como el demonio” atendiendo su mentira de que su derrota frente a Biden era el resultado de un fraude electoral. Murieron siete personas y más de 100 policías resultaron heridos.

En su momento, se abrió un proceso de impugnación contra Trump, pero fue absuelto. Sin embargo, el comité de la Cámara de Representantes recomendó la presentación de cargos penales. Steve Bannon, exasesor de Trump, se declaró inocente de desacato al Congreso.

La Casa Blanca y la oficina de Harris no realizaron comentarios sobre el informe de la CNN acerca de la bomba casera. Un vocero del Servicio Secreto comentó a CNN que “para mantener la seguridad operativa”, no hacía comentarios sobre las medidas de protección.

CNN indicó que una “fuente de las fuerzas policiales” dijo que el Servicio Secreto “revisó el interior del edificio, el acceso de vehículos, el estacionamiento y las entradas y salidas antes de la llegada de Harris” y que Harris fue “evacuada utilizando una ruta alternativa lejos de la bomba”.

A principios de este mes, Lis Wiehl, exfiscal y autora de un libro sobre la búsqueda del Unabomber, comentó al periódico Atlantic que los aspirantes a terroristas solían “intentar enviar un mensaje a través del asesinato de personas”.

Respecto al terrorista autor de la bomba casera del Capitolio, dijo: “Como no tuvo éxito y no fue detenido, puedes apostar a que está pensando en volver a hacerlo, y hacerlo mejor”.