Putin vincula la invasión de Ucrania con la Segunda Guerra Mundial en su discurso del Día de la Victoria
Putin intenta justificar la guerra de Ucrania en su discurso del Día de la Victoria

Vladimir Putin dijo ante los soldados rusos que están “luchando por lo mismo que sus padres y abuelos”, al utilizar su discurso del Día de la Victoria para justificar su invasión contra Ucrania.

Mientras Putin buscaba unir a su país a través del recuerdo de la Segunda Guerra Mundial, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, contraatacó en su propio discurso pronunciado desde Kiev. “No permitiremos que nadie anexione esta victoria, no permitiremos que se la apropien”, señaló.

Los dos discursos marcaron un aniversario muy observado en el este de Europa, donde Rusia ha utilizado las afirmaciones de que está luchando contra el fascismo para justificar su bombardeo contra ciudades como Mariúpol y Kiev y para lanzar la mayor campaña militar en Ucrania desde la década de 1940.

Previo al discurso, funcionarios extranjeros señalaron que Putin podría aprovecharlo para lanzar una completa movilización de tropas rusas o declarar formalmente la guerra en Ucrania, sin embargo, no se realizaron grandes anuncios políticos.

En lugar de ello, Putin sugirió que Rusia fue “forzada” a entrar en la guerra debido a la OTAN y se comprometió a proporcionar ayuda a las familias de los soldados que murieron en lo que el Kremlin denomina una “operación especial”.

En su discurso en la 77ª celebración anual de la derrota de la Alemania nazi, el presidente ruso lanzó una defensa de su guerra en Ucrania, cambiando de un reconocimiento a la “mayor generación” de Rusia a una descripción de cómo creían que Occidente estaba armando a Ucrania para un inminente ataque contra Crimea, la península anexionada por Rusia en 2014.

“Los países de la OTAN no quisieron escucharnos”, expresó Putin. “Tenían planes diferentes, y nosotros lo vimos. Estaban planeando una invasión en nuestras tierras históricas, incluida Crimea… Rusia lanzó un rechazo preventivo contra la agresión, fue una decisión forzada, oportuna y la única acertada”.

También calificó la guerra como “sagrada”. “La defensa de la patria, cuando se decidía su destino, siempre ha sido sagrada”, dijo Putin, hablando sobre la Segunda Guerra Mundial. “Y ahora, están luchando por nuestro pueblo en el Donbás. Por la seguridad de nuestra patria, Rusia”.

Rusia presentó menos vehículos blindados en comparación con años anteriores durante el desfile de la Plaza Roja celebrado el lunes y se canceló un desfile aéreo programado, aparentemente debido a las condiciones meteorológicas.

Putin no mencionó victorias rusas específicas en su discurso, a pesar de las conjeturas de que sus fuerzas estaban inmersas en un último esfuerzo para asegurar antes del 9 de mayo la ciudad de Mariúpol y su planta siderúrgica de Azovstal contra los defensores ucranianos que quedaban.

En cambio, el presidente ruso mencionó las pérdidas de tropas en la guerra, diciendo que había firmado una nueva orden que otorgaría ayuda educativa a los hijos de los fallecidos. El Kremlin ha sido acusado de intentar encubrir las pérdidas. Tras el hundimiento del crucero Moskva en el Mar Negro, varias familias hicieron públicas sus afirmaciones de que el ejército ruso estaba tratando de evitar confirmar las muertes ocurridas a bordo del buque.

“La muerte de cada uno de nuestros soldados y oficiales es una pena para todos nosotros y una pérdida irreparable para los familiares y amigos”, indicó Putin. “El Estado, las regiones, las empresas y las organizaciones públicas harán todo lo posible para atender a esas familias y ayudarlas. Prestaremos un apoyo especial a los hijos de los camaradas fallecidos y heridos. Hoy se firmó el decreto presidencial correspondiente”.

El discurso, muy sobrio, contrasta con el discurso pronunciado por Zelenski, que ofreció un discurso grabado con acompañamiento de piano mientras caminaba por el centro de Kiev entre barricadas antitanques.

“Esta no es una guerra de dos ejércitos”, señaló. “Esta es una guerra de dos concepciones del mundo. Una guerra librada por bárbaros… que creen que sus misiles pueden destruir nuestra filosofía”.

En su discurso, Zelenski se refirió a las afirmaciones rusas de que Ucrania intentó bloquear las celebraciones del 9 de mayo, que fueron el centro de atención de los medios de comunicación estatales rusos en vísperas de la festividad.

“Nuestro enemigo soñaba con que nos negaríamos a celebrar el 9 de mayo y la victoria sobre el nazismo”, dijo Zelenski. “Para que la palabra ‘desnazificación’ tuviera una oportunidad (de triunfar)… En el día de la victoria sobre el nazismo estamos luchando por una nueva victoria. El camino hacia ella es difícil, pero no tenemos ninguna duda de que ganaremos”.

“Y muy pronto habrá dos Días de la Victoria en Ucrania. Y a algunos ni siquiera les quedará uno”.