La revocación de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre el aborto sería una ‘catástrofe’ mundial para las mujeres
Una activista a favor del aborto en Alberta, Canadá, protesta en solidaridad con las mujeres de Estados Unidos tras la filtración del dictamen de la Corte Suprema. Foto: Artur Widak/NurPhoto/Rex/Shutterstock

La probable eliminación del aborto como derecho federal en Estados Unidos será una “catástrofe” para las mujeres de los países de ingresos medios y bajos, ya que es probable que el movimiento antiaborto, alentado, ejerza una nueva presión sobre los logros alcanzados con tanto esfuerzo, advirtieron médicos y activistas.

La filtración en este mes del borrador del dictamen de la mayoría de la Corte Suprema de Estados Unidos, que argumentó que la sentencia de 1973 que legalizaba efectivamente el aborto fue “atrozmente incorrecta desde el principio”, sorprendió y enfureció a muchas personas en Estados Unidos.

Sin embargo, la conmoción no se detuvo en las fronteras de Estados Unidos, ya que las figuras proaborto de todo el mundo –muchas de ellas en países con leyes restrictivas en materia de aborto y con altos niveles de estigmatización social en torno a los derechos reproductivos– advirtieron que las palabras del juez Samuel Alito “enviarían un mensaje muy claro” de inspiración para los grupos antiaborto.

“Estoy seguro de que el movimiento provida o antiaborto en (Uganda) debe estar esperando y rezando para que se revoque la legislación de Roe vs. Wade. Estoy seguro de que si se logra, será el mayor logro que (haya) registrado el movimiento antiaborto. Estoy seguro de que lo utilizarán de forma significativa para contrarrestar el trabajo y los logros que creíamos haber registrado”, comentó Kenneth Buyinza, médico afincado en Kampala, Uganda.

El aborto en Uganda es legal en determinadas circunstancias, aunque está sumamente restringido y se ve afectado por la estigmatización y la desinformación. Un informe del Ministerio de Salud en 2010 atribuyó aproximadamente el 8% de las muertes maternas del país a los abortos inseguros.

No se trata, en absoluto, del único país del África subsahariana que observa un fuerte vínculo entre los niveles obstinadamente altos de mortalidad materna y los abortos inseguros practicados por profesionales sin licencia, con frecuencia en condiciones insalubres y sin el equipo adecuado.

En estos países, la posibilidad de que la decisión de Estados Unidos aliente a los políticos, jueces y activistas antiaborto y suponga un nuevo revés para el derecho al aborto no podría resultar más preocupante.

“Si se revoca el caso Roe vs. Wade supondría una victoria para los grupos antiaborto que financian la oposición en África y una catástrofe para nosotros. Podría influir en los legisladores y significar que en África seguiremos viendo morir a las mujeres. Se podría perder todo lo que hemos ganado”, señaló Abebe Shibru, director en Etiopía de MSI Reproductive Choices.

Otra región en la que las palabras de Alito causaron alarma es Centroamérica, donde tres países tienen prohibiciones absolutas del aborto: El Salvador, Honduras y Nicaragua. En otro país, Guatemala, los legisladores recientemente aumentaron las penas de prisión contra las mujeres que se descubra que han abortado, situación que solo es legal cuando la vida de la madre está en peligro.

Eugenia López Uribe, directora regional de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), advirtió que la decisión de Estados Unidos inspiraría a los legisladores antiaborto de países como Guatemala.

“Ellos pueden ver que si cambian las leyes y se oponen a los derechos de las mujeres, pueden hacerlo sin ninguna consecuencia”, explicó. “La señal que están emitiendo en este momento es que los derechos de las mujeres pueden estar sobre la mesa de negociaciones. Así que esto es muy preocupante”.

La revocación de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre el aborto sería una 'catástrofe' mundial para las mujeres - aborto-cartel
Un cartel informativo sobre el embarazo no planificado en Kampala, Uganda. Los activistas temen que se produzca un efecto desalentador en el financiamiento que los gobiernos africanos destinan a los servicios de planificación familiar. Foto: Bsip Sa/Alamy

Sarah Shaw, directora de defensa en MSI, señaló que era evidente el potencial del retroceso legislativo. “Muchos de los países en los que trabajamos que tienen leyes de aborto menos restrictivas probablemente se encuentran un poco adelantados con respecto a la situación social del país. Por lo tanto, son muy, muy frágiles. Así que no se necesitará mucho para socavarlas o anularlas”, dijo.

En los últimos años, el financiamiento de Estados Unidos ha sido esencial para el movimiento antiaborto en todo el mundo, y Shaw comentó que temía que la revocación del caso Roe provocara un aumento en el flujo de dinero. En los países en los que la corrupción está muy extendida y los sistemas políticos son vulnerables a los grupos de presión que emplean “dinero negro”, el impacto podría ser considerable.

La otra gran preocupación consistía en que, en los países que dependen en gran medida de la ayuda de Estados Unidos para sus programas de salud pública, la decisión podría tener un “efecto desalentador” en el compromiso de los gobiernos africanos con la prestación de servicios de aborto y otros derechos reproductivos, haciendo que “piensen dos veces en qué gastan el dinero”, señaló Shaw.

“Si se produce un efecto desalentador respecto a la prioridad y el financiamiento de los servicios que ya se encuentran masivamente desprovistos de prioridad y de financiamiento, será catastrófico”, agregó.
Buyinza, quien también trabaja en el consorcio de planificación familiar de Uganda, comentó que le preocupaba que la decisión pudiera afectar “la recaudación de fondos y la asignación de recursos para las intervenciones de salud materno-infantil”. Añadió que en Uganda –tal vez como en Estados Unidos– sería poco probable que las fuerzas antiaborto se detuvieran en el tema del aborto, ampliando sus ataques a otras áreas como los derechos de la comunidad LGBT+.

“(Al) tomar este tipo de medidas, (Estados Unidos) en realidad mantiene muy alto el estandarte de los países que todavía lidian con problemas de derechos humanos, como, por ejemplo, Uganda, pero también muchos otros países. No existe ninguna duda de que la anulación de esta legislación tendrá una repercusión importante, (y) lo más probable es que sea negativa”, explicó.

En su borrador de dictamen en el que expone los motivos por los que se debe anular el caso Roe, Alito concluyó que el derecho al aborto “no estaba profundamente arraigado en la historia y las tradiciones de la nación”. Este razonamiento resultaba muy problemático, advirtió Buyinza.

“Alguien podría estar analizando el derecho al aborto de forma aislada, pero… hay tantas cosas que no están… arraigadas en las ‘tradiciones e historia’ de Uganda y África. Y eso abarca mucho más que el derecho al aborto”, añadió.