Miles de trabajadores británicos inician el mayor ensayo mundial de la semana laboral de cuatro días
Los investigadores analizarán la respuesta de los empleados al hecho de disponer de un día libre adicional, en aspectos como el estrés y el agotamiento, la satisfacción laboral y vital, la salud, el sueño, el consumo de energía y los viajes. Foto: Bloomberg/Getty Images

Más de 3 mil 300 empleados de 70 empresas británicas, que abarcan desde un restaurante local de fish and chips (pescado frito y papas fritas) hasta grandes empresas financieras, comenzarán a trabajar cuatro días a la semana a partir del lunes, sin reducción de sueldo, en lo que constituye el mayor ensayo del mundo de este nuevo modelo de trabajo.

El proyecto piloto tendrá una duración de seis meses y está organizado por 4 Day Week Global en colaboración con el centro de estudios Autonomy, 4 Day Week Campaign e investigadores de las universidades de Cambridge, Oxford y Boston College.

El ensayo está basado en el modelo 100:80:100: el 100% del salario durante el 80% del tiempo, a cambio del compromiso de mantener el 100% de la productividad.

Platten’s Fish and Chips, situado en Wells-next-the-Sea, en la costa norte de Norfolk, participa en el ensayo, junto con la empresa de software de Sheffield Rivelin Robotics, la empresa londinense Stellar Asset Management, especializada en el impuesto sobre las herencias, y el Charity Bank de Tonbridge en Kent.

Joe O’Connor, director ejecutivo del grupo sin fines de lucro 4 Day Week Global, señaló que el Reino Unido se encontraba en el momento álgido de la ola de la semana laboral de cuatro días: “Conforme salimos de la pandemia, cada vez son más las empresas que reconocen que la nueva frontera de la competencia es la calidad de vida, y que el trabajo con horario reducido y enfocado a la producción es el medio que les dará una ventaja competitiva”.

Algunas de las otras empresas participantes ofrecen servicios de educación, asesoría en centros de trabajo, vivienda, cuidado de la piel, servicios de contratación en el sector de la construcción, restauración y mercadotecnia digital.

Los investigadores trabajarán con cada organización participante para medir el impacto en la productividad de la empresa y el bienestar de su personal, así como el impacto en el medio ambiente y la igualdad de género.

A finales de este año también comenzarán los ensayos de semanas laborales de cuatro días respaldados por el gobierno en España y Escocia.

Juliet Schor, profesora de sociología del Boston College e investigadora principal del proyecto piloto, lo describió como un “ensayo histórico”. “Analizaremos la respuesta de los empleados al hecho de disponer de un día libre adicional, en términos de estrés y agotamiento, satisfacción laboral y vital, salud, sueño, uso de energía, viajes y muchos otros aspectos de la vida”, explicó.

“La semana laboral de cuatro días suele ser considerada como una política de triple beneficio: ayuda a los empleados, a las empresas y al medio ambiente. Nuestros esfuerzos de investigación se centrarán en todo esto”.

Wyatt Watts, de 25 años, jefe de equipo en Platten’s Fish and Chips, comentó: “Cuando supe que íbamos a trabajar menos horas con el mismo sueldo, pensé: ‘¿Cuál es la trampa?’ Normalmente me siento tan agotado por el trabajo que no tengo energía, así que espero que tener ese tiempo extra para descansar aumente mis niveles de energía”.

Señaló que la decisión de unirse al proyecto piloto ya estaba surtiendo efecto. “La moral ha mejorado y esperamos que nuestra productividad en el trabajo sea mayor“.

Ed Siegel, director ejecutivo de Charity Bank, expresó que se sentía orgulloso de ser uno de los primeros bancos en el Reino Unido en adoptar el modelo de semana laboral de cuatro días. “Llevamos mucho tiempo defendiendo el trabajo flexible, aunque la pandemia realmente movió los hilos en este sentido. Para Charity Bank, la transición a la semana laboral de cuatro días parece un paso natural”.

“El concepto del siglo XX de una semana laboral de cinco días ya no es el más adecuado para las empresas del siglo XXI. Creemos firmemente que una semana laboral de cuatro días sin cambios en el sueldo o en las prestaciones creará un personal más feliz y tendrá un impacto igualmente positivo en la productividad de la empresa, en la experiencia del cliente y en nuestra misión social”.