Los medidores de salud de pulsera pueden detectar el Covid-19 antes de que aparezcan los síntomas, revela un estudio
Los rastreadores de salud que se usan en la muñeca podrían detectar el Covid-19 días antes de que aparezcan los síntomas. Foto: Yui Mok/PA

Los medidores de salud de pulsera podrían ser utilizados para detectar el Covid-19 días antes de que aparezcan los síntomas, según indican los investigadores.

Un número cada vez mayor de personas en todo el mundo utiliza estos dispositivos para monitorear los cambios en la temperatura de la piel y la frecuencia cardíaca y respiratoria. Ahora, un nuevo estudio revela que se podrían combinar estos datos con la inteligencia artificial (IA) para diagnosticar el Covid-19 incluso antes de que aparezcan los primeros signos reveladores de la enfermedad.

“La tecnología de sensores portátiles puede permitir la detección del Covid-19 durante el periodo presintomático”, concluyeron los investigadores. Los resultados fueron publicados en la revista BMJ Open.

El descubrimiento podría conducir a la adaptación de los rastreadores de salud con IA para detectar el Covid-19 de forma temprana, sencillamente mediante la detección de cambios fisiológicos básicos. Esto podría ayudar a proporcionar un sistema de alerta temprana a los usuarios de que es posible que estén contagiados, lo cual, a su vez, podría ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad a mayor escala.

Los investigadores del Laboratorio Médico Dr. Risch en Liechtenstein, de la Universidad de Basilea en Suiza, de la Universidad McMaster en Canadá y del Imperial College de Londres realizaron pruebas con la pulsera Ava, un rastreador de fertilidad que las personas pueden comprar en internet para conocer el mejor momento para concebir. El estudio también señala que de los 28 investigadores citados, seis “son empleados de Ava AG”.

El dispositivo, que tiene un precio de 249 libras, monitorea la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca, la variabilidad de la frecuencia cardíaca, la temperatura de la piel de la muñeca y el flujo sanguíneo.

En el estudio, se realizó un seguimiento de mil 163 personas menores de 51 años residentes en Liechtenstein desde el inicio de la pandemia hasta abril de 2021. Se les pidió que usaran la pulsera Ava durante la noche, con el dispositivo guardando los datos cada 10 segundos. Las personas tienen que dormir al menos cuatro horas para que funcione.

Las pulseras estaban sincronizadas con una aplicación para teléfonos inteligentes, en la que las personas registraban cualquier actividad que pudiera afectar los resultados, como el consumo de alcohol, medicamentos recetados y drogas recreativas. También registraron los posibles síntomas de Covid-19, como la fiebre.

Todas las personas que participaron en el estudio se realizaron pruebas rápidas regulares de anticuerpos para detectar el Covid-19, mientras que las personas con síntomas también se realizaron una prueba PCR con hisopado.

En total, se registraron 1.5 millones de horas de datos fisiológicos y se confirmó la presencia del Covid-19 en 127 personas, de las cuales 66 (52%) usaron el dispositivo durante al menos 29 días consecutivos y fueron incluidas en el análisis.

El estudio descubrió que se producían cambios significativos en el organismo durante el periodo de incubación de la infección, durante el periodo previo a la aparición de los síntomas, cuando estos aparecen y durante la recuperación, en comparación con las personas no infectadas.

En general, la doble combinación del rastreador de salud y el algoritmo informático identificó correctamente al 68% de las personas que dieron positivo a Covid-19 dos días antes de que aparecieran los síntomas. El equipo señaló que la investigación tenía límites, entre ellos el hecho de que no se capturaron todos los casos de Covid-19.

Aunque la prueba de PCR con hisopado sigue siendo la referencia para confirmar el Covid-19, los resultados “sugieren que un algoritmo de aprendizaje automático informado por un dispositivo portátil puede ser una herramienta prometedora para la detección presintomática o asintomática del Covid-19”, señalaron los investigadores.

Y añadieron: “La tecnología de los sensores portátiles es un método de fácil uso y bajo costo para permitir que las personas realicen un seguimiento de su salud y bienestar durante una pandemia”.
“Nuestra investigación muestra cómo estos dispositivos, combinados con la inteligencia artificial, pueden ampliar los límites de la medicina personalizada y detectar enfermedades antes (de la aparición de síntomas), reduciendo potencialmente la propagación del virus en las comunidades”.

Los síntomas característicos del Covid-19 pueden tardar varios días en aparecer después del contagio, periodo en el que una persona contagiada puede propagar el virus sin darse cuenta.

Actualmente, se está probando el algoritmo en un grupo mucho más amplio de 20 mil personas de todo el territorio de los Países Bajos, cuyos resultados están previstos para finales de este año.