Doop Snogg: cómo un falso Snoop Dogg engañó a una conferencia sobre NFT
Izquierda: Doop Snogg, en el centro con una gorra blanca, un imitador de Snoop Dogg en Times Square. A la derecha: El verdadero Snoop Dogg con una playera NFTs. Foto compuesta: Fair.xyz, ImageSPACE/REX/Shutterstock

Snoop Dogg ha rapeado que “es un poco difícil ser Snoop D-O-doble-G”.

Sin embargo, parece que no fue tan difícil para un imitador de Snoop Dogg que fue contratado “a último momento” por una empresa emergente de criptomonedas para llamar la atención en una conferencia sobre NFT en Nueva York, y terminó engañando a casi todos los presentes.

Miles de inversionistas y entusiastas asistieron a la conferencia NFT.NYC esta semana para hablar sobre la compra y venta de tokens no fungibles en medio de la caída del mercado y las advertencias apremiantes para que los operadores se mantengan alerta contra la proliferación de estafas.

No obstante, ese escepticismo no estaba en la mente de los criptoaficionados que se apresuraron a tomarse fotos con el impostor mientras caminaba cerca de Times Square.

“Creo que acabo de ver a @SnoopDogg. Gracias por la selfie”, publicó en Twitter un asistente a la conferencia.
“Poniéndome al día con nuestro viejo amigo @SnoopDogg en el #NFTSNYC2022. ¡Me encantó conocerte, amigo!”, tuiteó otro.

Al parecer, ninguno de ellos se percató del bigote pegado ni de la etiqueta que decía “Doop Snogg”.

El año pasado, la promoción de superestrellas como Snoop Dogg, Paris Hilton y Floyd Mayweather contribuyó a impulsar el frenesí de los tokens no fungibles, es decir, los recibos de propiedad almacenados en blockchain (cadena de bloques), una tecnología de alto consumo energético que pretende evitar la duplicación digital. En el apogeo de esta moda, los usuarios pagaron sumas impresionantes por avatares de “monos aburridos”, “bebés de guerra voladores” e incluso “CryptoDickButts”.

Doop Snogg: cómo un falso Snoop Dogg engañó a una conferencia sobre NFT - 1915
Sweta Malik se toma una selfie con un hombre que creyó que era Snoop Dogg, pero que en realidad era un imitador que se hacía llamar Doop Snogg. Foto: Sweta Malik

Muchas celebridades partidarias de las criptomonedas se han retirado discretamente de la escena, ya que el mercado de NFT se ha desplomado un 92% desde que alcanzó su máximo nivel el pasado mes de septiembre, mientras que los inversionistas han sufrido robos multimillonarios y estafas constantes. La plataforma de NFT más grande, OpenSea, calculó en enero que el 80% de los NFT creados a través de sus herramientas eran fraudulentos.

No obstante, Snoop Dogg ha duplicado sus esfuerzos. Esta semana, el rapero, cuyo nombre real es Calvin Broadus, presentó dos solicitudes de marcas registradas para vender “productos virtuales de cannabis” autentificados por NFT. A principios de este mes, acaparó los titulares tras comprar NFTs creados por un exoperador de Barclays.

Asimismo, el sello discográfico de Broadus, Death Row Records, acaba de establecer una asociación con una empresa de NFTs llamada MoonPay, entre cuyos inversionistas se encuentran Justin Bieber y Gwyneth Paltrow.

La idea de contratar al imitador de Snoop fue una decisión de última hora de una pequeña plataforma de NFT llamada Fair.xyz para intentar sobresalir en un mercado que estaba “bastante saturado” de empresas emergentes similares, según relató Isaac Kamlish, cofundador de la empresa de 25 años.

Jack Burke, de 35 años, director de mercadotecnia de Fair.xyz, comentó a The Guardian que su idea original era conseguir un imitador de Justin Bieber, sin embargo, decidieron que Snoop Dogg sería una mejor opción porque “Snoop en realidad está muy involucrado en el ámbito de los NFT, por lo que es muy verosímil que se presentara en NFT.NYC”.

El equipo no le pidió permiso a Snoop Dogg para llevar a cabo esta acción. “Para ser sinceros, lo hicimos sin saber qué resultados obtendríamos”, explicó Burke.

Registraron al imitador que acudió a la conferencia como “Doop Snogg”. El actor contratado, que solo le dio su nombre como “CP” a la empresa emergente, se maquilló, se pegó un bigote falso y rellenó sus zapatos con papel para parecer más alto, explicaron los responsables de mercadotecnia de la empresa de NFT. Uno de los miembros de la empresa emergente se hizo pasar por un guardia de seguridad. El cofundador actuó como un paparazzi con una cámara con flash. También alquilaron un Cadillac Escalade SUV “para que pareciera más creíble”.

El caos estalló cuando Doop apareció con el séquito. “Literalmente, en menos de un minuto, había 50 personas cerca de nosotros, 100 personas cerca de nosotros, promocionando su proyecto, lanzándonos tarjetas de presentación. Fue intenso. Solo teníamos que seguir moviéndonos o nos veríamos sobrepasados”, comentó Burke.

“Las personas perseguían el auto y en un determinado momento la situación se tornó bastante filosófica. La gente preguntaba si era el verdadero Snoop. ¿No es el verdadero Snoop? Las personas literalmente reflexionaban mirándolo, como, tal vez es demasiado bajo, tal vez es demasiado alto”.

Uno de los miembros del público que se tomó una selfie con “Snoop Dogg” fue Shweta Malik, una ingeniera e inversionista de NFT de Portland, Oregón. Malik contó que “le preguntó tímidamente a uno de los miembros de seguridad si en verdad era él”, y el falso guardia le dio a entender que sí.

“Estaba emocionada, me temblaban las manos”, comentó a The Guardian. “Pensé que eso era lo mejor de mi día”.
Malik solo se enteró de “Doop Snogg” por sus amigos posteriormente. Malik ha perdido dinero debido a las estafas de NFT y trabaja en una comunidad de NFT para proteger a otros usuarios, explicó.

“Así que fue un tanto irónico que después me enterara de que esto no es real”, dijo. “Sabía que siempre existía una probabilidad de 50/50”.

Kamlish explicó que el montaje, que le costó a la empresa alrededor de 2 mil dólares, fue un intento para “suscitar la conversación” sobre los impostores en el mundo de los NFT. ” Esperamos que tenga un mensaje bastante contundente: tener mucho cuidado y cuidarse siempre las espaldas. Yo personalmente he perdido innumerables cantidades de dinero en este sector a causa de estafas y fraudes”.

El cofundador afirmó que no intentaban engañar a nadie. “En ningún momento dijimos que se trataba de Snoop. Su gafete incluso decía Doop Snogg. En cierto modo dependía de la interpretación del espectador”.

Este argumento no convence a Eric Finch, un imitador profesional de Snoop Dogg residente en Los Ángeles que ha trabajado en grabaciones con el verdadero Snoop Dogg. Finch comentó a The Guardian que el equipo de Fair.xyz intentó contratarlo, pero que él rechaza cualquier trabajo en el que se le pida engañar a la gente. (Kamlish dijo que “puede” que hayan contactado a Finch, pero que no podía recordarlo).

“Me alegro de no haber conseguido ese trabajo, porque no estaba dispuesto a rebajarme a ese nivel, a fingir hasta el final”, explicó Finch. “Una cosa es ser un doble en una boda. Pero salir a las calles de Nueva York, no podría hacerlo”.
“No quiero hacer nada que perjudique la marca (de Snoop Dogg), ni avergonzarlo, y al mismo tiempo avergonzarme a mí mismo”.

Finch investiga a cada cliente para el que trabaja, sobre todo si está relacionado con las criptomonedas. “Si me parece que va a ser malo, entonces no me interesa aceptarlo. Hay muchas personas por ahí –estafadores– que te contratarán y dirán una cosa y luego harán todo lo contrario”.

El verdadero rapero pareció reconocer la estafa el miércoles, retuiteando una publicación sobre el farsante con la única leyenda “Doop Snogg”. Los representantes de Snoop Dogg no respondieron a la solicitud para conocer sus comentarios.

Snoop Dogg es “un personaje muy genial, una especie de marca como un Mickey Mouse” que “aporta mucho valor y credibilidad a los NFT” y “hace que otras personas se sientan cómodas y seguras para seguirlo y hacer lo mismo”, señaló Joost van Dreunen, empresario y profesor en la escuela de negocios Stern de la Universidad de Nueva York.

Incluso la aparición de Doop Snogg fue “muy emblemática de la cultura de las criptomonedas en general”, en el sentido de que se trataba de una señal social más que de una racionalidad económica, explicó Van Dreunen a The Guardian.

“Él es una especie de payaso que nos hace reír a todos y nos divertimos, y una parte de esto es que puedes decir que lo viste, que estuviste ahí, y que tienes una foto con él. Te da cierto tipo de influencia. Es acumular estatus entre los colegas virtuales”.

Estas señales, ya sean de una celebridad real o falsa, puede conducir fácilmente a los inversionistas por el mal camino, señaló Van Dreunen. “¿Así es como quieres asignar tus recursos de 401k, basándote en los consejos financieros de Snoop Dogg? ¿Aceptarías una cartera NFT de Snoop Dogg en lugar de algo que ha sido estudiado y seleccionado por verdaderos inversionistas financieros?

Los verdaderos creyentes dirían que sí.

“Gran parte de estas personas se han vuelto muy fatalistas desde el punto de vista financiero”, dijo Van Dreunen. “Parte de la mentalidad de las criptomonedas es que saben que es un caos y una mentira y que además no les importa”.