Por qué las mujeres estadounidenses están eliminando sus aplicaciones de seguimiento del ciclo menstrual
Casi un tercio de las mujeres estadounidenses utilizan aplicaciones de seguimiento del ciclo menstrual que pueden recopilar, retener y compartir los datos de las usuarias. Foto: Isabel Infantes/Reuters

En los últimos días, un gran número de mujeres estadounidenses han eliminado de sus celulares las aplicaciones de seguimiento del ciclo menstrual, ante el temor de que los datos recopilados por estas aplicaciones puedan ser utilizados en su contra en futuros casos penales en los estados en los que el aborto se ha convertido en algo ilegal.

La tendencia ya había comenzado el mes pasado, cuando se filtró el borrador de un dictamen de la Corte Suprema que insinuaba que la Corte estaba preparada para anular el caso Roe vs. Wade, y no ha hecho más que intensificarse desde que el viernes la Corte revocó el derecho federal al aborto.

Estas preocupaciones no son infundadas. Al igual que otras aplicaciones, los sistemas de seguimiento del ciclo menstrual recopilan, retienen y en ocasiones comparten algunos de los datos de sus usuarias. En un estado en el que el aborto es un delito, los fiscales podrían solicitar la información recopilada por estas aplicaciones al preparar un caso contra una persona. “Si intentan procesar a una mujer por haber abortado ilegalmente, pueden citar cualquier aplicación que haya en su dispositivo, incluidos los sistemas de seguimiento del ciclo menstrual”, explicó Sara Spector, abogada defensora con sede en Texas y exfiscal.

“Sin embargo, cada empresa tiene su propia política de almacenamiento y privacidad sobre la manera en que utilizan y por cuánto tiempo almacenan los datos”, añadió Spector.

Los seguidores del ciclo menstrual son populares por una razón. Casi un tercio de las mujeres estadounidenses los utilizan, según indica una encuesta de 2019 publicada por Kaiser Family Foundation. Han contribuido a facilitar la vida de las mujeres de muchas maneras, desde la planificación familiar y la detección de los primeros signos de problemas de salud hasta la elección del momento perfecto para unas vacaciones.

Un estudio de 2019 publicado en el British Medical Journal (BMJ) reveló que el 79% de las aplicaciones de salud disponibles a través de Google Play Store que estaban relacionadas con la medicina, incluyendo las aplicaciones que ayudan a gestionar los medicamentos, la adherencia, las medicinas o la información de las recetas, regularmente compartían los datos de los usuarios y estaban “lejos de ser transparentes”. No obstante, muchas de las grandes empresas han progresado en los últimos años.

Por qué las mujeres estadounidenses están eliminando sus aplicaciones de seguimiento del ciclo menstrual - image-4-74
La aplicación de seguimiento del ciclo menstrual Clue, con sede en Berlín, indica que no guarda datos personales sensibles sin el permiso explícito de la usuaria. Foto: Piotr Swat/Alamy

Dos de las aplicaciones de seguimiento del ciclo menstrual más populares en Estados Unidos, Flo y Clue, tienen más de 55 millones de usuarias juntas. La aplicación Clue, ubicada en Berlín, señaló que está “comprometida con la protección” de los datos de salud privados de las usuarias y que opera bajo las estrictas leyes europeas del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La página web de la empresa indica que la aplicación recopila datos de los dispositivos, eventos y datos de uso, además de la dirección IP de las usuarias, datos de salud y datos sensibles que puede utilizar con el objetivo de mejorar la aplicación, los servicios y prevenir el uso indebido de su servicio. No obstante, Clue no rastrea la ubicación exacta de las usuarias, y señala que no almacena datos personales sensibles sin el consentimiento explícito de la usuaria. La empresa también publicó en Twitter que tendría un “deber legal primario bajo la ley europea” de no revelar ningún dato de salud privado y que “no atendería ninguna solicitud de revelación o intento de citación de los datos de salud de sus usuarias por parte de las autoridades estadounidenses”.

Sin embargo, el hecho de que los datos son procesados por una empresa europea, no significa que es completamente inmune a los procesos de Estados Unidos, señaló Lucie Audibert, una abogada de Privacy International, una ONG mundial que investiga, litiga y aboga contra el uso indebido de la tecnología y los datos por parte de los gobiernos y las empresas.

“El hecho de que se aplique el RGPD no es tan relevante en este caso. Cuando se trata de una solicitud legal legítima procedente de las autoridades estadounidenses, las empresas europeas suelen acatarla. Asimismo, es posible que una empresa europea albergue datos fuera de la Unión Europea, circunstancia que la somete a diferentes marcos jurídicos y acuerdos transfronterizos“, añadió Audibert. También destacó que el hecho de utilizar una aplicación radicada en Europa no protegerá a las mujeres de que los tribunales les pidan los datos de forma directa. A pesar de ello, puede ser una opción un poco mejor que utilizar una aplicación con sede en Estados Unidos, ya que las empresas estadounidenses se ven obligadas con mayor facilidad a cumplir con las solicitudes de las autoridades y los tribunales estadounidenses. El cumplimiento de la normativa resulta más difícil en el caso de las aplicaciones europeas.

La aplicación Flo ha sido criticada en el pasado por compartir los datos de sus usuarias. La empresa sostiene en su página web que solo utiliza los datos “para actividades de investigación” y que solo utiliza “datos sin identificar o acumulados, que no pueden ser asociados” a usuarias concretas. No obstante, un artículo de investigación del periódico Wall Street Journal reveló que la aplicación le informaba a Facebook cuando una usuaria estaba en su periodo o si tenía intención de quedar embarazada. En 2021, la Comisión Federal de Comercio (FTC) llegó a un acuerdo con Flo. En virtud del acuerdo, Flo debe someterse a una revisión independiente de su política de privacidad y obtener los permisos de las usuarias antes de compartir información personal sobre su salud. Flo no admitió haber cometido ninguna infracción

El viernes, Flo anunció que próximamente lanzará un ‘modo anónimo’ que puede ayudar a mantener los datos de las usuarias seguros en cualquier circunstancia.

La empresa no respondió a la solicitud para conocer sus comentarios.

Stardust, una aplicación relativamente nueva de seguimiento del ciclo menstrual centrada en la astrología, se convirtió en la aplicación gratuita más descargada en iOS durante los días posteriores a la decisión de la Corte Suprema. La biografía de Stardust en Twitter indica que se trata de una “aplicación de seguimiento del ciclo menstrual centrada en la privacidad”. Sin embargo, como informó Vice News, la empresa declaró en su política de privacidad que si las autoridades solicitan los datos de las usuarias, acatará la petición, tanto sea legalmente requerida como no. Indicó que los datos son “anónimos” y “cifrados”.

“Podemos revelar su información anónima y cifrada a terceros con el objetivo de proteger los derechos legales, la seguridad y la protección de la empresa y de las usuarias de nuestros servicios; hacer cumplir nuestros términos de servicio; prevenir el fraude; y cumplir o responder a las autoridades policiales o a un proceso legal o a una solicitud de cooperación formulada por un gobierno u otra entidad, sea o no legalmente requerida”, establecía su política de privacidad hasta el lunes.

A raíz de la solicitud para obtener comentarios presentada por Vice, Stardust modificó su política de privacidad para omitir la frase relativa a la cooperación con las autoridades policiales “tanto si es legalmente requerida como si no lo es” y sustituirla por “cuando sea legalmente requerida”.
Stardust no respondió de forma inmediata a la solicitud de sus comentarios.

La organización Planned Parenthood insta a las personas a utilizar su aplicación Spot On. “Las personas que quieran llevar un seguimiento de sus periodos y del control de la natalidad siempre tienen la opción de permanecer en el anonimato utilizando la aplicación Spot On sin necesidad de crear una cuenta”, indicó la organización en un comunicado. “De esta manera, los datos relativos al periodo o al control de la natalidad solo se guardan localmente en el teléfono de la persona y se pueden eliminar en cualquier momento eliminando la aplicación”.

Las aplicaciones de terceros no son la única opción cuando se trata de sistemas de seguimiento del ciclo menstrual. Apple cuenta con un sistema de seguimiento del ciclo menstrual integrado en su aplicación de Salud lo que ofrece mayor privacidad en comparación con la mayoría de las aplicaciones externas. Con unos pocos pasos, una persona puede desactivar el almacenamiento de sus datos de salud en iCloud, y también tiene la opción de almacenar los datos cifrados en su computadora o teléfono.

Evan Greer, subdirector del grupo de defensa sin fines de lucro Fight for the Future, comentó que la mejor manera de proteger los datos de salud sensibles consiste en utilizar únicamente aplicaciones que almacenen los datos de forma local y no en la nube. “Porque cualquier aplicación en la que una empresa (que podría recibir una citación) tenga acceso a los datos de sus usuarias podría hacerla vulnerable a una solicitud legal”.

Por qué las mujeres estadounidenses están eliminando sus aplicaciones de seguimiento del ciclo menstrual - image-4-75
La aplicación Salud de Apple tiene incorporado un sistema de seguimiento del ciclo menstrual que ofrece privacidad a las usuarias. Foto: Richard Sheppard/Alamy

Eva Blum-Dumontet, asesora de políticas tecnológicas, señaló: “Es normal que en tiempos de preocupación, las personas consideren de forma diferente la tecnología y las aplicaciones en las que confiábamos”.

“Creo que cuando hay un discurso en torno a si las mujeres deberían eliminar estas aplicaciones, tenemos que pensar en el motivo por el que las utilizan en primer lugar”, comentó Blum-Dumontet. “Estos seguidores las ayudan a gestionar su ciclo menstrual cuando experimentan dolor”.

Blum-Dumontet destacó que en lugar de pedirle a las usuarias que cambien sus conductas, “los seguidores del ciclo menstrual son los que deberían cambiar sus prácticas”.

“Para empezar, nunca deberían haber poseído tantos datos. Si adoptaran prácticas como almacenar los datos de forma local y minimizar los datos a lo que es estrictamente necesario no estaríamos teniendo este debate en este momento. No es demasiado tarde para que hagan lo correcto”, señaló.

“Las empresas que han estado lucrando con el cuerpo de las mujeres tienen que pensar muy cuidadosamente en la forma en que protegerán a sus usuarias”, continuó. No todas han actuado de la mejor manera en el pasado cuando se trata de compartir datos. La única manera de que puedan sobrevivir en este mercado, la única manera de que se vuelvan dignas de confianza es mejorando su política de privacidad y dándole a las usuarias un mayor control sobre sus datos”, indicó. “Si alguna de estas aplicaciones es utilizada en los tribunales contra sus usuarias, no serán buenas relaciones públicas para ellos”.

Melissa, una madre de 27 años procedente de Texas que solo utiliza su primer nombre para no poner en peligro su empleo, explicó que eliminó la aplicación porque teme que, cuando viaje, su estado pueda utilizar los datos de la falta de menstruación en su contra.

“Extrañaré mucho poder usar la aplicación. La he utilizado para muchas cosas, como el seguimiento de mi ovulación o la predicción de mis cambios de humor. A veces me despierto sintiéndome irritable, y no sé por qué hasta que mi aplicación me dice que podría ser normal en ese momento de mi ciclo“, añade. Melissa también comenta que le habría encantado utilizarla para futuras concepciones, pero que ahora ya no puede.

Aunque gran parte de las advertencias realizadas el viernes se centraron únicamente en los sistemas de seguimiento del ciclo menstrual, estas no son las únicas aplicaciones que pueden ser utilizadas en contra de las usuarias cuando se trata de un proceso penal, advirtieron los expertos.

“Google Maps o un juego cualquiera en tu teléfono pueden ser utilizados fácilmente como armas contra una persona al igual que una aplicación de seguimiento del ciclo menstrual”, señaló Greer. “Si bien es necesario que nos eduquemos mutuamente y tomemos precauciones, no es correcto hacer recaer la responsabilidad únicamente en los individuos. Las empresas y los legisladores tienen que actuar inmediatamente para proteger a las personas”.

La preocupación respecto a los datos de seguimiento de los ciclos menstruales forma parte de una conversación más general sobre la cantidad de información personal que recopilan los teléfonos inteligentes. Organizaciones de defensa de los derechos de la mujer de todo el mundo advierten a las usuarias que deben ser más conscientes de su presencia digital, y no únicamente en lo referente a los sistemas de seguimiento del ciclo menstrual.

Las aplicaciones de seguimiento del ciclo menstrual pueden ser sumamente útiles para muchas mujeres, indicó Jonathan Lord, director médico de MSI Reproductive Choices en el Reino Unido. “Pero todos los datos pueden ser utilizados en tu contra”.

En opinión de Lord, este peligro seguirá existiendo hasta que “tratemos el aborto como cualquier otro tipo de atención médica, regulado como todos los demás procedimientos médicos, pero no penalizado”.