Tiroteo en Copenhague: la policía dice que no hay indicios de motivos terroristas
El centro comercial Field situado en la capital danesa permaneció cerrado el lunes tras el tiroteo del domingo. Foto: Mads Claus Rasmussen/AP

Un tiroteo perpetrado en un centro comercial de Copenhague, en el que murieron tres personas y otras cuatro resultaron gravemente heridas, no estaba relacionado con motivos terroristas, informó la policía danesa.

Soren Thomassen, inspector jefe de la policía de Copenhague, indicó que el autor del tiroteo, un hombre danés de 22 años que confesó su autoría en la noche del domingo, aparentemente eligió a sus víctimas al azar cuando abrió fuego en el centro comercial Field’s en la tarde del domingo.

Entre las personas fallecidas había un chico y una chica, ambos de 17 años, y un hombre ruso de 47 años que vivía en Dinamarca.

Al menos cuatro personas resultaron heridas en el ataque, entre ellas un joven de 19 años y una persona de 40 años, procedentes de Dinamarca, así como un hombre de 50 años y otro de 16, procedentes de Suecia.

Se informó que otras 20 personas resultaron heridas al intentar huir del lugar de los hechos.

El médico jefe de la clínica universitaria Rigshospitalet de Copenhague, Casper Claudius, indicó el lunes que tres de las personas heridas estaban fuera de peligro, pero que permanecían en estado crítico.

El lunes, el autor del ataque fue enviado a prisión preventiva durante 24 días. Un juez ordenó su internación a una unidad psiquiátrica para que se le realizara un examen médico

Thomassen señaló que la investigación penal sobre el tiroteo no había aportado hasta el momento “ninguna prueba” de que el autor del tiroteo, que aún no ha sido identificado pero que la policía describió como de “etnia danesa”, tuviera motivos terroristas.

Thomassen se abstuvo de comentar sobre los informes que sugieren que pudo haber un motivo racista.

Los relatos de los testigos y las imágenes filmadas por un observador indicaban que el autor disparó al azar contra sus víctimas y que había actuado solo. “Pero hasta que no estemos completamente seguros de que esta hipótesis es correcta, llevaremos a cabo exhaustivas investigaciones y mantendremos una presencia operativa masiva en Copenhague hasta que podamos estar seguros de que actuó por su propia cuenta”, añadió el jefe de policía.

El hombre fue detenido por la policía en el centro comercial, y se descubrió que poseía un rifle y un cuchillo. También tenía acceso a una pistola, pero no tenía derecho legal a poseer el arma, indicó Thomassen.

Tiroteo en Copenhague: la policía dice que no hay indicios de motivos terroristas - Captura-de-Pantalla-2022-07-04-a-las-14.41.15

Se sabe que el autor del tiroteo recibió tratamiento por una enfermedad psiquiátrica y era conocido por la policía, aunque “no muy conocido”, añadió Thomassen.

Las escenas del tiroteo, ocurrido en el distrito de Orestad, en el sur de Copenhague, ubicado entre el centro de la ciudad y el aeropuerto, mostraron a las personas en pánico mientras intentaban huir del tiroteo. La policía fue requerida en el lugar de los hechos alrededor de las 17:35, hora local, y logró doblegar al hombre armado aproximadamente 13 minutos después.

Las imágenes publicadas en los medios de comunicación daneses mostraron al hombre, vestido con un chaleco negro y con la cabeza agachada, siendo retirado por la policía.

Thomassen señaló que los investigadores trabajaron durante toda la noche. Durante el interrogatorio, el hombre confesó haber efectuado el tiroteo, y se esperaba que el lunes fuera presentado ante un juez y acusado de asesinato.

El periódico danés Ekstra Bladet publicó informes no confirmados de que el hombre era miembro de un club de rifles, circunstancia que le había permitido acceder a armas y munición. La policía declinó realizar comentarios sobre estos informes.

El periódico también informó que el hombre había publicado varios videos en YouTube en los que aparecía posando con un arma, en ocasiones sosteniéndola contra su cabeza. Los últimos fragmentos incluían los títulos “Feeling sad”, “Killer music”, “Last Thing to Listen to” y “The Meme”. También hizo referencia a un próximo video titulado “La quetiapina no funciona”, la quetiapina es un fuerte medicamento antipsicótico utilizado para tratar trastornos depresivos. Thomassen tampoco aceptó comentar sobre los videos, pero confirmó que formaban parte de la investigación policial.

Mahdi al-Wazni, quien grabó los ataques con su celular, comentó al periódico danés Jyllands-Posten, que vio al hombre armado después de haber ido a buscar a su hija de dos años. La grabación muestra al hombre disparando delante de las tiendas.

Wazni explicó: “Iba vestido con ropa de caza: pantalones de tres cuartos y un chaleco negro. Usaba una gorra al revés. Pudo ver que lo estaba grabando”. Contó que el hombre se rió y dijo que los disparos no eran reales. “Quizá quería engañarme para que me acercara un poco más a él”, añadió Wazni. “Estaba disparando y destrozando los cristales. Creo que disparó unas cinco o seis veces, pero no vi que le disparara a nadie”.

Emilie Jeppesen, de 20 años, otra testigo, comentó al Jyllands-Posten la manera en que ella y una amiga en un restaurante escucharon los disparos. “No teníamos ni idea de lo que había pasado. De repente se produjo el caos por todas partes”, explicó.

Su amiga, Astrid Kofoed Jørgensen, relató: “Todos los que estaban en el restaurante fueron enviados a la cocina, y desde ahí pudimos escuchar tres o cuatro disparos”.

Un testigo contó a la cadena danesa DR que se encontraba con su familia en una tienda de ropa cuando escuchó “tres, cuatro disparos… disparos muy fuertes. Se escuchó como si los disparos hubieran sido realizados justo al lado de la tienda”.

Una testigo comentó al canal TV 2: “Estaba con mi novia en el piso más alto y pude ver cómo de repente las personas se dirigían hacia la salida. Entonces escuchamos un disparo y también salimos corriendo”.

El tiroteo ocurrió pocos días después de un atentado en un bar homosexual en Oslo, Noruega, en el que murieron dos personas y otras 21 resultaron heridas, y que el servicio secreto de Noruega identificó como un ataque terrorista islamista.