Los Archivos de Uber: cómo la filtración provocó indignación en todo el mundo
Uber ha indicado que 'no ha hecho ni hará excusas por el comportamiento pasado que claramente no concuerda con nuestros valores actuales', distanciando a la empresa actual de sus actos pasados. Foto compuesta: Guardian Design/Getty Images/Alamy

La publicación de los Archivos de Uber ha provocado un frenesí de reacciones en todo el mundo, aumentando la presión sobre los políticos de alto nivel, fomentando las peticiones de que se adopten medidas enérgicas contra los grupos de presión empresariales y despertando la indignación de grupos que incluyen a los taxistas tradicionales

La mecha se encendió con la publicación de las revelaciones de un conjunto de más de 124 mil documentos sobre Uber que abarcan desde el año 2013 hasta el 2017, filtrados a The Guardian y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y los medios de comunicación internacionales.

Los archivos, filtrados por el denunciante Mark MacGann, exponen el modo en que Uber incumplió las leyes, engañó a la policía, explotó la violencia contra los conductores y presionó en secreto a los gobiernos durante su agresiva expansión mundial.

Uber ha expresado que “no ha hecho ni hará excusas por el comportamiento pasado que claramente no concuerda con nuestros valores actuales”, distanciando a la empresa actual de sus actos pasados.

No obstante, la respuesta política, reglamentaria y pública ante los Archivos de Uber todavía se está desarrollando y Uber –por no mencionar a las personas que contribuyeron a su crecimiento– se encuentra bajo un intenso escrutinio en algunas de las principales economías del mundo y en los mercados más importantes de Uber.

Francia

Los detalles sobre la forma en que el presidente Emmanuel Macron acudió en ayuda de Uber, mientras esta presionaba para entrar en el sector de los taxis de Francia, han provocado peticiones por parte de todo el espectro político para que se lleve a cabo una investigación parlamentaria.

Los políticos de la oposición y el sindicato de izquierda CGT aprovecharon los reportes de reuniones secretas no declaradas y la promesa de un “acuerdo” negociado por Macron dentro del gobierno para ayudar a Uber.

Un miembro del parlamento describió las revelaciones como un “escándalo de Estado”, en medio de las peticiones de la extrema izquierda y la extrema derecha para que Macron, quien ya se encuentra bajo una intensa presión, se enfrente a una investigación oficial de un comité parlamentario.

Macron se ha mostrado desafiante, comentando que “lo volvería a hacer mañana y pasado mañana”.
Se espera que el recién designado ministro francés de Asuntos Digitales, Jean-Noël Barrot, se abstenga de participar en asuntos relacionados con Uber, según informaron varias fuentes, debido a que su hermana Hélène Barrot es la directora de comunicación de Uber en Europa.

Bélgica

“Las investigaciones realizadas por detectives privados sobre los ministros de Bruselas, las reiteradas violaciones de la normativa del sector, la destrucción de datos, la obstrucción de la justicia, el posible fraude fiscal, las empresas ficticias para eludir la legislación de Bruselas… constituyen un ataque contra nuestra ley y nuestra democracia”.

Esas fueron las palabras de Ridouane Chahid, líder del Partido Socialista belga PS, el cual propuso una investigación parlamentaria.

Italia

Los taxistas ya protestaban contra los planes de liberalización favorables para Uber antes de que saliera a la luz la filtración. En manifestaciones recientes en las ciudades de Nápoles, Milán y Roma, los conductores llevaron carteles en los que se leía “Fuck you Uber” (“Vete a la chingada, Uber”) y lanzaron fuegos artificiales.

Países Bajos

El viceministro de Finanzas holandés, Marnix van Rij, expresó que desea que se investigue si las autoridades fiscales holandesas violaron los acuerdos internacionales en su trato con Uber.

Un vocero de la Comisión Europea señaló que la CE enviará un escrito a Neelie Kroes, su exvicepresidenta, después de que dos docenas de políticos europeos pidieran que se investigara la sugerencia de que ella ayudó en secreto a Uber a presionar al primer ministro holandés, Mark Rutte, y a una serie de otros políticos nacionales holandeses.

Irlanda

El Taoiseach Micheál Martin indicó que debería existir una mayor transparencia en torno a los grupos de presión corporativos, después de que los Archivos de Uber revelaran que la empresa intentó, sin éxito, persuadir a la coalición liderada por Fine Gael en 2015 y 2016 para que flexibilizara las normativas en materia de taxis.

España

La alcaldesa izquierdista de Barcelona, Ada Colau, aplaudió las revelaciones incluidas en los Archivos de Uber, señalando que sirvieron para “desenmascarar” a la empresa.

La alcaldesa comentó a el periódico El País que la empresa había intentado “disfrazarse de innovadores y pequeños independientes” cuando en realidad fueron “unos delincuentes”. Yolanda Díaz, segunda vicepresidenta del gobierno español y ministra de Trabajo, expresó que la filtración era un asunto de “máxima seriedad”.

Finlandia

En Finlandia, los Archivos de Uber crearon un escándalo político después de que se descubriera que el exprimer ministro finlandés Alexander Stubb se reunió en varias ocasiones con ejecutivos de Uber mientras era primer ministro y ministro de finanzas. La empresa ejercía presión para cambiar la antigua normativa relativa a los taxis en Finlandia. Al final, Stubb renunció como primer ministro en 2015 tras perder su cargo como presidente del partido de la Coalición. No existen indicios de que las actividades de presión de Uber hayan resultado fructíferas.

A nivel europeo

El eurodiputado alemán Daniel Freund le escribió a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, pidiéndole que investigara las prácticas de presión de Uber en Bruselas.

Los políticos del Parlamento Europeo ya estaban trabajando en una propuesta que reclasificaría a millones de trabajadores pertenecientes a la economía gig como empleados, en lugar de trabajadores independientes, confiriéndoles derechos como el salario mínimo. En medio del debate sobre cómo deberían ser las propuestas finales, los Archivos de Uber han proporcionado un renovado impulso a las facciones de la izquierda que presionan por leyes laborales más sólidas, según un artículo de Politico.

India

En la India, uno de los lugares en los que Uber empleó el “interruptor de emergencia” para cortar el acceso a los datos de la empresa durante las redadas efectuadas por las autoridades, la ley podría cambiar como respuesta a las revelaciones relacionadas con Uber. El periódico Indian Express informó que el gobierno está considerando nuevas normas.

“Ha sido bastante obvio para la mayoría de las personas que las grandes plataformas tecnológicas han estado usando la tecnología para engañar tanto al sistema como a los consumidores, y han evadido el escrutinio tapándose constantemente con innovaciones”, comentó Rajeev Chandrasekhar, ministro de Electrónica e Informática.

Los sindicatos también han exigido que se tomen medidas. La Federación India de Trabajadores de Transporte por Aplicaciones (IFAT) presentó un “litigio de interés público” ante el tribunal supremo, pidiendo nuevas leyes para proteger a los trabajadores de la economía gig.

Reino Unido

La mayor parte de las conductas cuestionables reveladas por los Archivos de Uber ocurrieron fuera del Reino Unido, sin embargo, Transport for London indicó que está investigando las afirmaciones de que MacGann le notificó sus preocupaciones sobre Uber en 2020, pero fue ignorado.

Estados Unidos

La gran mayoría de las revelaciones contenidas en los Archivos de Uber están relacionadas con Europa, no obstante, han llamado la atención de las organizaciones estadounidenses que defienden los derechos de los trabajadores independientes. En referencia a las preocupaciones relacionadas con la seguridad de los conductores, Gig Workers Rising escribió: “La historia que revelan estos documentos es espantosa: Al parecer, Uber alentó a los conductores a ponerse en situaciones peligrosas cuando eso beneficiaba sus ganancias”.