Todo lo que necesitas saber sobre la variante BA.5 de Covid-19
Preparan una vacuna contra el Covid-19 para su aplicación. Foto: Frederic J Brown/AFP/Getty Images

¿Qué tan preocupado debería estar por la variante BA.5?

El número de casos y hospitalizaciones por Covid-19 está aumentando en Estados Unidos a medida que la BA.5 –la subvariante más reciente de ómicron– se vuelve dominante en el país, suscitando la preocupación de que la variante inmuno-evasiva provoque otra ola de enfermedades y muertes.
El gobierno de Biden anunció un plan para afrontar la ola de la variante BA.5 basado en gran medida en las mismas herramientas de vacunas, tratamientos y pruebas.

Sin embargo, el reto más reciente afecta a una nación cuyos dirigentes han dejado de lado en gran medida el Covid-19. Existen pocas políticas de precaución, se están agotando los fondos federales destinados a las vacunas, los tratamientos, las pruebas y otras medidas de mitigación, y no existe un gran debate público sobre la prevalencia del Covid-19 y la continua importancia de reducir su propagación.

En este contexto, abundan las preguntas sobre BA.5 y otras nuevas variantes: ¿son más transmisibles o graves? ¿Funcionan las mismas precauciones contra un virus que evoluciona con rapidez? Nuestros expertos abordaron estas preguntas y otras más.

¿Están aumentando los casos en todo Estados Unidos?

Prácticamente, sí. Durante las dos últimas semanas, los casos han aumentado en 38 estados de Estados Unidos, y las hospitalizaciones han aumentado en 43 estados. Algunos de los mayores aumentos de casos se producen en los estados que tienen los índices de vacunación más bajos, como Luisiana, Wyoming y Arkansas, a pesar de la amplia propagación de la infección en olas anteriores, lo que demuestra la mayor protección que ofrecen las vacunas.

Según el número oficial de casos, Estados Unidos se ha mantenido en una situación plana durante varias semanas, no obstante, el recuento total de casos –además de estar sumamente infravalorado– oculta la disminución simultánea de las subvariantes BA.2 y el rápido aumento de BA.5.

El ascenso de la nueva variante, que es más inmune, no muestra signos de desaceleración. Actualmente, en Estados Unidos se observa el probable inicio de una ola, con más de 120 mil nuevos casos confirmados cada día y un aumento del 12% en las hospitalizaciones de la semana pasada en comparación con la anterior.

“El mejor dato que tenemos en este momento –que sin duda no es el ideal, está retrasado– es el de las hospitalizaciones”, comentó Michael Osterholm, epidemiólogo y director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota. Un aumento del número de hospitalizaciones puede indicar factores como el aumento del número de casos o el empeoramiento de la gravedad.

“Probablemente nos tomará otro par de semanas entender realmente lo que está (sucediendo) con BA.5, pero podría ser sustancial”, explicó Osterholm.

“Parece que se propagará por todo el país. La posibilidad que asusta es que se propague de forma realmente continua”, señaló Vanessa Lamers, quien dirige el programa de vacunación de la fundación sin fines de lucro Public Health Foundation.

“Eso va a depender de cuánta inmunidad preexistente tengamos en realidad, de qué tipo de comportamientos y qué estrategias de mitigación existan tanto en los gobiernos como en las comunidades, y de hasta qué punto nos hayamos preparado para otra ola”.

No obstante, le preocupa especialmente el rápido aumento de BA.5. Ya “ha superado el pico de las variantes BA.2 y no parece que realmente esté estabilizado”, indicó. “No creo que a nadie le guste ver que esa curva sigue subiendo y subiendo”.

Si estoy vacunado, tengo el refuerzo o me he recuperado previamente del Covid-19, ¿estoy a salvo?

Eso depende de cómo definas “seguro”.

Si recibiste una dosis o te recuperaste de un caso recientemente, es posible que no estés protegido contra la infección, pero es menos probable que desarrolles una enfermedad grave.

La variante BA.5 parece ser muy hábil respecto a evadir la inmunidad previa, incluso entre aquellos que padecieron la variante BA.1. Incluso si las reinfecciones son menos graves para la mayoría de las personas, entre más casos haya en una población, mayores serán las probabilidades de que un mayor número de personas sean hospitalizadas o mueran a causa de las reinfecciones.

“Evidentemente, estamos observando muchos casos provocados por las vacunas, incluidos algunos que están gravemente enfermos”, señaló Osterholm. También es posible desarrollar Covid prolongado incluso después de un caso leve o asintomático.

Cada nueva infección le ofrece al virus la oportunidad de evolucionar y eso significa que las nuevas variantes pueden ser mejores en su capacidad de evadir la protección contra la infección.
“Está desafiando la misma base sobre la que hemos intentado edificar, en términos de protección inmunológica”, comentó Osterholm.

Gran parte de la población estadounidense ya cuenta con cierto nivel de protección, ya sea por la vacunación, la recuperación o ambas.

Sin embargo, la inmunidad contra los coronavirus suele disminuir más que la inmunidad contra otros virus, explicó Lamers.

Considera que la inmunidad es como el agua en un vaso. “Cada pequeña cantidad con la que puedas llenar ese vaso de agua el tope, eso te dará más protección”.

Las personas que se han recuperado de un caso anterior pero que no se han vacunado tienen un poco de agua en su vaso, y aquellas que se han vacunado aplicado los refuerzos tienen mucha más. Sin embargo, el agua también se evapora con el tiempo y es necesario rellenarla regularmente”.

“Las personas que se encuentran totalmente vacunadas, que recibieron una dosis de refuerzo, que recibieron otra dosis de refuerzo –tal vez entre una de esas vacunas, se infectaron– probablemente tienen un vaso muy lleno”, señaló Lamers. “El problema radica en que después de unos seis u ocho meses, si tu sistema inmunitario no está preparado, la copa no se ha llenado lo suficiente, entonces tu inmunidad contra ella disminuye”.

¿Qué tan común es reinfectarse?

Resulta difícil determinar cuántos de estos casos se deben a nuevas infecciones o a reinfecciones, sobre todo porque en Estados Unidos ya no se hace un seguimiento de los casos como antes.

“No existen datos recogidos de forma sistemática que aborden realmente esta cuestión”, indicó Osterholm. “Así que este es un área en la que sí necesitamos contabilizar todos los casos para tener ese tipo de información”.

Pero a partir de la vigilancia genómica que existe, algunos de los casos nuevos están apareciendo “claramente” entre personas que padecieron BA.1, indicó.

Los refuerzos pueden reducir las posibilidades de contagio y son muy buenos para prevenir enfermedades graves y la muerte.

¿BA.5 es más transmisible que las variantes anteriores?

“En este momento, no creo que podamos determinarlo”, indicó Osterholm.

Resulta difícil separar la capacidad de transmisión de otros factores, como la capacidad de la variante para vencer la inmunidad.

El cambio de comportamiento probablemente explique una parte de la propagación de la variante BA.5. La relativa falta de precauciones en Estados Unidos y la dificultad para entender cuántos casos hay y cuál es la prevalencia del virus, significa que es posible que haya más personas en riesgo de enfermarse en comparación con las olas anteriores.

¿Es tan grave como otras variantes?

En los estudios con animales, la variante BA.5 parece ser más grave. Sin embargo, en la vida real, donde gran parte de la población cuenta con cierta protección inmunológica, es posible que no sea clínicamente significativa, sobre todo tomando en cuenta la protección continua que ofrecen las vacunas contra las enfermedades graves.

“Todos los datos que estamos observando en este momento respaldan que, en particular, cuatro dosis de la vacuna proporcionan una protección sustancial contra la enfermedad grave, las hospitalizaciones y las muertes”, señaló Osterholm.

“Estadísticamente, tendrás un menor riesgo de padecer una enfermedad grave” si estás vacunado, indicó. “Ese es un mensaje realmente fundamental”.

Sin embargo, las comunidades que tienen bajos índices de vacunación pueden verse más afectadas.

¿Cuál ha sido la situación en otros países?

En Portugal, los casos, las hospitalizaciones y las muertes aumentaron de forma significativa. No obstante, en Sudáfrica, los casos aumentaron un poco, mientras que el número de hospitalizaciones y muertes se mantuvo relativamente bajo.

“La pregunta es: ¿qué va a hacer aquí?” preguntó Osterholm. “En este momento todavía es algo desconocido”.

Existen diferencias entre estas poblaciones, Portugal está muy vacunado, mientras que Sudáfrica es más joven y es posible que haya tenido una protección adicional derivada de su brote de la variante Beta, la cual causó menos daño en los Estados Unidos.

Otra nueva variante, BA.2.75, que está aumentando en algunos países, también podría complicar las predicciones sobre lo que ocurrirá después.

“Realmente no podemos decir lo que significan hasta que realmente veamos lo que hacen en la población”, señaló Osterholm.

¿Cuál es la mejor precaución contra BA.4/5?

“Las mismas medidas de protección que funcionaron para ómicron BA.1 van a funcionar para BA.5”, indicó Lamers.

Eso incluye estar al día con las vacunas, sobre todo los refuerzos; usar cubrebocas de alta calidad y bien ajustados, especialmente en ambientes interiores; opciones de pruebas y tratamiento generalizadas y ventilación y filtración del aire.

Medidas como estas “pueden contribuir mucho a disminuir el riesgo de transmisión”, comentó Osterholm.

“Aun así, tiene que ser una estrategia de varios niveles”, dijo Lamers. “No es magia; sigue siendo un virus”.