El FMI indica que la economía mundial se acerca a la recesión
Pierre-Olivier Gourinchas, consejero económico del FMI, señala que el panorama mundial se ha ensombrecido considerablemente desde abril. Foto: Stefani Reynolds/AFP/Getty Images

El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que es posible que la economía mundial pronto se tambalee al borde de la recesión, en medio de la evidencia de que las tres economías más grandes del mundo se están estancando y que la inflación es más alta de lo que se había previsto.

En una sombría actualización de su Panorama Económico Mundial (WEO) de abril, el FMI redujo sus pronósticos de crecimiento para 2022 y 2023, y elevó la perspectiva de una desaceleración más marcada.

Indicó que los problemas en Estados Unidos, China y la eurozona habían dado lugar a una caída de la producción mundial en el segundo trimestre de este año, lo que supone el primer descenso desde el inicio de la pandemia del Covid-19.

“El panorama se ha ensombrecido significativamente desde abril”, señaló el consejero económico del FMI, Pierre-Olivier Gourinchas. “Es posible que el mundo pronto se tambalee al borde de una recesión global, solo dos años después de la última”.

El FMI, que tiene su sede en Washington, indicó que ahora preveía que la economía mundial crecería un 3.2% en 2022, lo que representa una reducción de 0.4 puntos desde abril. Se prevé que la desaceleración continúe el próximo año, en el que actualmente se prevé un crecimiento del 2.9%, 0.7 puntos menos de lo que se había previsto hace tres meses.

Se prevé que el Reino Unido registre un crecimiento del 3.2% en 2022 y de solo el 0.5% en 2023, una reducción de 0.5 y 0.7 puntos. El FMI calcula que el Reino Unido experimentará una marcada desaceleración en el segundo semestre de este año y que será la más débil de las economías del G7 en 2023.

“La economía mundial, que aún se tambalea por la pandemia y la invasión de Rusia contra Ucrania, se enfrenta a un panorama cada vez más sombrío e incierto”, señaló Gourinchas.

“La inflación más alta de lo previsto, especialmente en Estados Unidos y las principales economías europeas, está provocando un endurecimiento en las condiciones financieras mundiales. La desaceleración de China ha resultado peor de lo previsto en medio de los brotes y confinamientos por Covid-19, además de los efectos colaterales negativos de la guerra en Ucrania”.

El FMI indicó que para el cuarto trimestre de 2022 prevé una inflación mundial del 8.3%, lo que supone un aumento con respecto a su cálculo de abril, que era del 6.9%. Señaló al Reino Unido –país en el que la inflación podría aumentar 2.7 puntos, hasta el 10.5%– y a la eurozona (2.9 puntos más, hasta el 7.3%) como lugares en los que las presiones relacionadas con el costo de la vida se han intensificado particularmente.

El desglose de los pronósticos revisados del informe WEO reveló reducciones del crecimiento en 2022 de 0.8 puntos en Estados Unidos, 0.9 puntos en Alemania y 1.1 puntos en China. En 2023, todas las principales economías del mundo, excepto Nigeria y Arabia Saudita –ambos países exportadores de petróleo–, crecerán ahora a un ritmo más lento.

Únicamente se prevé que Japón y Canadá del grupo de los principales países industriales crezcan por encima del 1% el próximo año, mientras que el FMI prevé una expansión del 1% en Estados Unidos y Francia, del 0.8% en Alemania y del 0.7% en Italia.
Gourinchas comentó que existían una serie de riesgos negativos para la economía mundial que podrían desembocar en unos resultados aún más débiles. Entre estos riesgos se encuentran:

  • La interrupción repentina del flujo de gas europeo procedente de Rusia como consecuencia de la guerra en Ucrania.
  • Una inflación persistentemente alta.
  • Una crisis de deuda provocada por el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales.
  • Nuevos brotes y confinamientos por Covid-19 en China.
  • La agitación social desencadenada por el aumento de los precios de los alimentos y la energía.
  • Las guerras comerciales y la fragmentación geopolítica.

“En un escenario alternativo verosímil en el que se materialicen algunos de estos riesgos, entre ellos el corte total del flujo de gas ruso hacia Europa, la inflación aumentará y el crecimiento mundial volverá a desacelerarse hasta situarse en torno al 2.6% este año y al 2% el próximo, un ritmo por debajo del cual el crecimiento solo ha caído cinco veces desde 1970”, indicó Gourinchas.

“En este escenario, tanto Estados Unidos como la eurozona experimentarán un crecimiento cercano a cero el próximo año, con efectos colaterales negativos para el resto del mundo”.

El consejero económico del FMI señaló que la lucha contra la inflación debería ser la máxima prioridad de los legisladores, y apoyó las recientes decisiones de los bancos centrales de aumentar las tasas de interés.

“El endurecimiento de la política monetaria inevitablemente supondrá un costo económico real, no obstante, si se retrasa solo se agravarán las dificultades. Los bancos centrales que han comenzado a endurecer la política monetaria deberían mantener el rumbo hasta que se haya controlado la inflación”, explicó.

Los gobiernos podrían amortiguar el impacto de la desaceleración en los sectores más vulnerables mediante un apoyo específico, señaló Gourinchas, sin embargo, esta ayuda debería sufragarse con un aumento de los impuestos o una reducción del gasto público para garantizar que el trabajo de los bancos centrales no se vea dificultado.

El FMI indica que la economía mundial se acerca a la recesión - qatar-2022