Taylor Swift: las afirmaciones sobre su jet privado son ‘descaradamente incorrectas’
Taylor Swift en noviembre de 2021. Foto: Evan Agostini/Invision/AP

Un representante de Taylor Swift negó que la estrella del pop estadounidense sea responsable de “la mayor parte o la totalidad” de los viajes realizados en su jet privado, después de que la empresa de mercadotecnia de sustentabilidad Yard afirmara que Swift es la celebridad que más utiliza el avión, y calificó la afirmación como “descaradamente incorrecta”.

El estudio realizado por Yard reveló que el avión de Swift ha realizado 170 vuelos entre el 1 de enero y el 29 de julio de 2022, acumulando 15.9 días de vuelo con una duración promedio de 80 minutos y una distancia de 139.36 millas por vuelo. Las emisiones totales de los vuelos de 2022 fueron calculadas en 8 mil 293.54 toneladas, es decir, mil 184.8 veces más que las emisiones anuales totales de una persona promedio.

“El jet de Taylor regularmente es prestado a otros individuos”, dijo el representante a The Guardian, declinando realizar más comentarios.

La empresa Yard recopiló los datos de la cuenta de Twitter Celebrity Jets, la cual hace un seguimiento automático de determinadas aeronaves, para destacar “el perjudicial impacto del uso de los jets privados” después de que los fans denunciaran a celebridades como Drake, Travis Scott y Kylie Jenner por tomar vuelos sorprendentemente cortos en un momento de profunda crisis climática.

En julio, Jenner, quien tiene una relación con Scott, publicó una foto de sus respectivos jets en Instagram con el texto: “¿quieres llevar el mío o el tuyo?”. La cuenta de Twitter Celebrity Jets descubrió que el vuelo de Jenner realizado ese mismo día duró solo 17 minutos.

Drake intentó defender su uso de un inmenso avión privado –un Boeing 767 de 185 millones de dólares que suele tener capacidad para cientos de personas, adaptado a su gusto– para una serie de vuelos de menos de 20 minutos señalando que la aeronave estaba siendo trasladada a un almacén y que no tenía pasajeros a bordo. Un fanático respondió: “De acuerdo, pero eso es peor, ¿no entiendes cómo es peor?”.

Mientras que Scott se situó en el número 10 de la encuesta realizada por Yard, ni Drake ni Jenner aparecieron en la lista de los 10 peores infractores. Después de Swift figuran en la lista muy de cerca el boxeador Floyd Mayweather, con emisiones de 7 mil 076.8 toneladas de CO2, y Jay-Z, con 6 mil 981.3 toneladas.

El exjugador de béisbol Alex Rodríguez ocupó el lugar número 4, el cantante de country Blake Shelton el puesto número 5, el director Steven Spielberg el lugar número 6, Kim Kardashian el número 7, Mark Wahlberg el número 8, Oprah Winfrey el número 9 y Scott el número 10.

Los jets privados emiten más de 33 millones de toneladas de gases de efecto invernadero cada año, es decir, una cantidad superior a la del país de Dinamarca. Su escasa carga de pasajeros significa que son entre cinco y 14 veces más contaminantes que los aviones comerciales por pasajero, y 50 veces más contaminantes que los trenes. Solo el 1% de la población mundial es responsable de la mitad de las emisiones vinculadas a los vuelos.

Las cuentas de Twitter e Instagram de CelebJets están administradas por Jack Sweeney, un estudiante de programación de la Universidad de Florida Central que anteriormente ha rastreado los movimientos de oligarcas rusos y del magnate del sector tecnológico Elon Musk, quien supuestamente le ofreció 5 mil dólares para que dejara de rastrear sus movimientos. “La cantidad de tiempo y dedicación que he invertido en esto es increíble”, comentó Sweeney al medio Bloomberg. “5 mil dólares no son suficientes para abandonarlo”.

El director de sustentabilidad digital de Yard, Chris Butterworth, señaló: “Es fácil perderse en la deslumbrante vida de los ricos y famosos, pero, lamentablemente, constituyen una parte masiva del problema de CO2e que tenemos con la industria de la aviación. La aviación es responsable del 2.4% de las emisiones de CO2e producidas por el hombre cada año, y las investigaciones revelan una enorme brecha entre los superricos y el resto de nosotros en lo que respecta a los vuelos, los viajes e incluso las emisiones en general”.

Yard afirmó que su investigación “no es concluyente respecto a los principales infractores, sino a los mayores infractores según los datos presentados en la página de Twitter de Celebrity Jets” e indicó que se desconocía si los respectivos propietarios de los aviones estuvieron presentes en cada vuelo.