El FBI registró la casa de Trump de Mar-a-Lago en busca de documentos sobre armas nucleares
La casa de Donald Trump de Mar-a-Lago fue objeto de un cateo esta semana, con informes de que el FBI estaba buscando documentos clasificados sobre armas nucleares. Foto: James Devaney/GC Images

Los agentes del FBI estaban buscando documentos secretos sobre armas nucleares entre otros materiales clasificados cuando registraron la casa de Donald Trump el lunes, se informó.

El periódico The Washington Post citó a personas familiarizadas con la investigación diciendo que se creía que los documentos sobre armas nucleares se encontraban en la caja fuerte que el FBI estaba buscando en el complejo de Mar-a-Lago de Trump. No especificaron qué clase de documentos eran ni si se referían al arsenal de Estados Unidos o al de otro país.

El informe se publicó horas después de que el fiscal general, Merrick Garland, indicara que había autorizado personalmente la solicitud del gobierno de emitir una orden de registro y revelara que el Departamento de Justicia había solicitado a un tribunal de Florida que no se sellara la orden, señalando que el propio Trump había hecho público el registro.

La moción del Departamento de Justicia hacía referencia al “claro y poderoso interés de la opinión pública en entender qué ocurrió en sus contenidos”.

Posteriormente, Trump publicó un comunicado en el que indicaba que no se opondría, sino que “alentaba la publicación inmediata de esos documentos” relacionados con lo que calificó como una “redada y allanamiento antiestadounidense, injustificado e innecesario… ¡Publiquen los documentos de inmediato!”.

En la mañana del viernes, Trump afirmó además, a través de su plataforma de redes sociales Truth Social, que cree que el “asunto de las armas nucleares es un engaño”, comparándolo con otras investigaciones que ha calificado como engaños en el pasado, entre ellas la investigación de Mueller sobre las acusaciones de conspiración entre su campaña electoral de 2016 y el gobierno ruso y su histórico doble proceso de destitución.

“Algunas viles personas involucradas”, comentó, añadiendo “sembrando información, ¿alguien?”.

El anuncio de Garland se realizó después de una furibunda reacción contra el registro por parte de los simpatizantes de Trump, quienes lo retrataron como un acto motivado políticamente. El jueves, un hombre que intentó entrar en la oficina del FBI en Cincinnati fue abatido por la policía después de que huyera del lugar.

El tribunal indicó al gobierno que le presentara su moción a los abogados de Trump y que le informara antes de las 3 de la tarde del viernes si Trump se oponía a que se revelara la orden judicial.

Varios medios de comunicación nacionales de Estados Unidos, entre ellos el periódico New York Times, la cadena CBS, el periódico Washington Post, la cadena CNN y la cadena NBC, solicitaron al tribunal que desclasifique todo lo relacionado con el registro del FBI en Mar-a-Lago.

La sospecha de la presencia de documentos sobre armas nucleares en Mar-a-Lago podría explicar la razón por la que Garland tomó una medida con tanto peso político como la de ordenar a los agentes del FBI que entraran a la casa de un expresidente, ya que el hecho de recuperarlos sería considerado como una prioridad de seguridad nacional.

Trump estaba particularmente obsesionado con el arsenal nuclear de Estados Unidos mientras estuvo en la Casa Blanca, y presumía de estar al tanto de información sumamente secreta.

En el verano de 2017 comentó a los líderes militares estadounidenses que quería un arsenal comparable a su apogeo en la Guerra Fría, lo cual habría implicado un aumento de diez veces, una exigencia que supuestamente hizo que el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, lo describiera como un “maldito idiota”. Trump amenazó públicamente con destruir tanto a Corea del Norte como a Afganistán.

El FBI registró la casa de Trump de Mar-a-Lago en busca de documentos sobre armas nucleares - mar-a-lago-trump
Una vista aérea de la finca Mar-a-Lago del presidente Donald Trump. Foto: Steve Helber/AP


En su libro sobre la presidencia de Trump, titulado Rage, Bob Woodward citó al ex presidente diciéndole: “Tenemos cosas que ni siquiera tú has visto o escuchado. Tenemos cosas de las que Putin y Xi nunca han escuchado. Nadie, lo que tenemos es increíble”.

Woodward comentó que posteriormente le dijeron que Estados Unidos efectivamente tenía un nuevo sistema de armas no especificado, y que los funcionarios estaban “sorprendidos” de que Trump hubiera revelado el hecho.

Cheryl Rofer, una química que trabajó en armas nucleares en el laboratorio nacional de Los Álamos, señaló que existían distintos niveles de clasificación que eran aplicables a diferentes tipos de documentación.

“La información sobre el diseño de las armas nucleares se denomina Datos Restringidos y ‘nace clasificada’. Eso significa que se da por sentado que es clasificada a menos que se desclasifique”, escribió en Twitter Rofer, quien escribe un blog titulado Nuclear Diner. Sin embargo, añadió: “No existe ninguna razón para que un presidente tenga información sobre el diseño de armas nucleares que yo pueda percibir.”

Entre los documentos sobre armas nucleares a los que Trump habría tenido acceso de forma rutinaria se encontraría la versión clasificada de la Revisión de la Postura Nuclear, relativa a las capacidades y políticas de Estados Unidos. Un asesor militar siempre está cerca del presidente portando el “balón nuclear”, un maletín que contiene las distintas opciones de ataque nuclear, sin embargo, sería inusual que esos documentos fueran extraídos del balón.

Otra posibilidad que señaló Rofer consiste en que Trump podría haber conservado su “galleta” nuclear, un plástico parecido a una tarjeta de crédito que contiene los códigos de identificación necesarios para el lanzamiento nuclear. No obstante, es posible que esos códigos hayan sido cambiados en el momento en que Biden tomó posesión de su cargo a mediodía del 20 de enero de 2021.