Trabajadores de Starbucks realizan huelgas en al menos 17 estados en medio de la campaña sindical
Más de 200 tiendas de Starbucks de todo Estados Unidos han ganado sus votaciones sindicales, y decenas de tiendas actualmente están esperando que se lleven a cabo sus votaciones. Foto: Joshua Bessex/AP

Los trabajadores de Starbucks han llevado a cabo más de 55 huelgas diferentes en al menos 17 estados de Estados Unidos en los últimos meses debido a la agresiva oposición de la empresa a la ola de sindicalización.

Según un cálculo de Starbucks Workers United, las huelgas le han costado a Starbucks más de 375 mil dólares en pérdidas de ingresos. El sindicato creó un fondo de huelga de un millón de dólares en junio de 2022 para apoyar a los trabajadores de Starbucks durante sus huelgas al tiempo que se han establecido varios fondos de ayuda para las huelgas y para apoyar a los trabajadores que han perdido sus empleos.

Los empleados de Starbucks han alegado que más de 75 trabajadores han sido despedidos en represalia por la organización sindical durante este año, y cientos de alegaciones relativas a la mala conducta de Starbucks en relación con la campaña sindical se encuentran actualmente bajo revisión en la Junta Nacional de Relaciones Laborales, incluidas las alegaciones sobre el cierre de tiendas para reprimir a los sindicatos, el despido de trabajadores así como la intimidación y las amenazas para que los trabajadores no se sindicalicen. Starbucks ha negado todas las acusaciones.

Más de 200 tiendas de Starbucks de todo Estados Unidos han ganado sus votaciones sindicales, y docenas de tiendas actualmente están en espera de llevar a cabo sus votaciones.

Sam Amato trabajó en Starbucks durante 13 años en Búfalo, Nueva York, antes de ser despedido el 5 de agosto, una decisión que él argumenta supone una represalia por su fuerte apoyo al proceso de sindicalización en su tienda y en otros establecimientos de Starbucks en Estados Unidos.

Se involucró por primera vez en los esfuerzos de organización sindical en la zona de Búfalo en agosto de 2021, cuando las primeras tiendas de Starbucks en Estados Unidos y su propia tienda ganaron sus elecciones sindicales a principios de 2022.

En junio, Amato y sus compañeros de trabajo fueron transferidos a otras tiendas mientras su propia tienda se encontraba en proceso de remodelación, donde, explicó él, los trabajadores fueron objeto de un severo escrutinio por parte del gerente de la tienda mediante medidas disciplinarias y escritos.

“El gerente de mi tienda me apartó y me dijo que debido a un incidente cuando cerré el vestíbulo me iban a despedir”, explicó Amato. “Todas las preguntas que hice, mi gerente dijo que no las podían responder y que tendría que llamar a la corporación de Starbucks para obtener una respuesta”.

Describió que durante los esfuerzos de organización sindical, se había producido una gran rotación de gerentes de tienda en la zona de Búfalo, así como numerosos despidos y renuncias de trabajadores que han generado problemas de escasez de personal, situación que provocó el cierre del vestíbulo y que solo funcionara el autoservicio el 3 de julio.

Inmediatamente después de su despido, varios compañeros de trabajo y otros partidarios del sindicato, conmocionados por su despido, iniciaron una huelga indefinida en el establecimiento Starbucks de Búfalo para exigir su reincorporación.

“Me despidieron porque soy un líder sindical y me mostré muy firme al respecto”, señaló Amato. “Starbucks pretende ser un aliado y sumamente progresista, pero son todo lo contrario y verdaderamente me sorprendió cuán bajo están dispuestos a llegar”.
Starbucks no realizó comentarios sobre el despido de Sam Amato.

En medio de la ola de elecciones sindicales en Starbucks, la empresa ha introducido nuevos aumentos salariales y prestaciones en toda la empresa, no obstante, ha retenido los nuevos aumentos salariales y las prestaciones de los trabajadores sindicalizados, a pesar de las peticiones de estos trabajadores de que se apliquen estos cambios para ellos, al tiempo que presionan para que la empresa negocie un primer contrato con las tiendas sindicalizadas.

El 1 de agosto, una tienda sindicalizada de Starbucks en Jacksonville, Florida, se declaró en huelga durante un día para exigir que ellos también recibieran los nuevos aumentos salariales y prestaciones, el día en que fueron aplicados en toda la empresa.
“En la última semana de julio, creo que las personas de mi tienda realmente empezaron a sentirse molestas y enojadas por el hecho de que no íbamos a recibir los aumentos”, comentó Mason Boykin, un trabajador de Starbucks en la tienda.

Boykin argumentó que desde que su tienda se sindicalizó, los trabajadores habían experimentado cambios de horario y recortes de horas, lo que, según alegan, constituyen prácticas laborales injustas.

“En lo que respecta a la huelga, creo que las tiendas sindicalizadas reconocen que la única manera de recibir lo que nos corresponde es uniéndonos y exigiéndolo, y eso se consigue mediante la huelga”, añadió Boykin.

Varias tiendas de Starbucks en Massachusetts también llevaron a cabo una huelga de un día por la cuestión de los salarios y las prestaciones y dos tiendas siguen en huelga, mientras que una tienda en Boston se encuentra en huelga indefinida desde mediados de julio en demanda de que se destituya a un gerente de la tienda o se le sancione para que reciba capacitación debido a las acusaciones de amenazas y represalias contra los trabajadores.

Jordie Adams, trabajadora de Starbucks desde hace seis años en una tienda no sindicalizada situada en Boston, Massachusetts, después de ser transferida desde una tienda sindicalizada en Connecticut, ha participado activamente en la huelga y en la organización sindical en Boston.

“La retención de las prestaciones definitivamente está afectando a las personas que intentan sindicalizar sus tiendas, cosa que, obviamente, la empresa Starbucks pretende hacer”, comentó Adams.

Después de trabajar para Starbucks durante seis años, señaló que fue revelador ver un lado diferente de la empresa que se ha opuesto agresivamente a la sindicalización.

“Todos amamos Starbucks, amamos el café y creemos que podemos mejorarlo si tan solo nos dan la oportunidad de hacerlo”, señaló.

Un vocero de Starbucks indicó en un correo electrónico: “Actualmente tenemos huelgas que se están llevando a cabo fuera de las tiendas en lugares específicos de Estados Unidos. Starbucks tiene grandes socios y valoramos sus contribuciones. Respetamos el derecho de nuestros socios de participar en cualquier actividad o protesta legalmente protegida sin que haya represalias”.

Y añadió: “Una vez que una tienda se sindicaliza, legalmente no está permitido hacer cambios en las prestaciones sin una negociación colectiva de buena fe. Los socios siguen teniendo acceso a todas las prestaciones de Starbucks que ya estaban en vigor cuando se presentó la petición, no obstante, cualquier cambio en los salarios, las prestaciones y las condiciones de trabajo que Starbucks establezca después de ese momento no sería aplicable y tendría que ser revisado en una negociación”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales