El fundador de WeWork se recupera con un proyecto inmobiliario de 1 mmdd
Adam Neumann renunció a su cargo de director ejecutivo de WeWork después de que salieran a la luz acusaciones sobre su conducta personal, incluido el hecho de haber fumado marihuana en un jet privado. Foto: Eduardo Muñoz/Reuters

Adam Neumann, el fundador destituido de WeWork, regresa con una empresa inmobiliaria de mil millones de dólares tras haber comentado que aprendió “muchas” lecciones de la espectacular crisis de la empresa de alquiler de oficinas compartidas.

Andreessen Horowitz, una empresa de capital riesgo de Silicon Valley que fue una de las primeras entidades en respaldar a Airbnb, Facebook y Skype, anunció en una publicación de su blog que había invertido 350 millones de dólares en Flow, una empresa de alquiler “impulsada por la comunidad” fundada por Neumann.

Marc Andreessen, cofundador de Andreessen Horowitz, señaló que el fondo había decidido invertir en la empresa, que está orientada a los inquilinos millennials, debido a que Neumann era “un líder visionario que revolucionó la segunda clase de activos más grande del mundo, los bienes raíces comerciales”.

Neumann, de 43 años, estaba a punto de convertirse en una de las personas más ricas del mundo en 2019, materializando una fortuna personal de hasta 14 mil millones de dólares con la prevista salida a bolsa de WeWork. Sin embargo, en una quincena contundente se vio obligado a cancelar la salida a bolsa y a renunciar a su cargo como director ejecutivo después de que salieran a la luz una serie de acusaciones cada vez más perjudiciales sobre su conducta personal, entre ellas la revelación de que fumó marihuana en un jet privado.

Andreessen comentó que la historia de WeWork y su fundador fue “exhaustivamente documentada, analizada y dramatizada, en ocasiones con precisión”.

“A pesar de toda la energía empleada en cubrir la historia, se suele infravalorar que solo una persona ha rediseñado de forma fundamental la experiencia de la oficina y ha liderado una empresa global que cambió el paradigma durante el proceso: Adam Neumann”, expresó.

“Entendemos cuán difícil es construir algo como esto y nos encanta ver que las personas que vuelven a fundar una empresa se basan en los éxitos pasados creciendo a partir de las lecciones aprendidas. En el caso de Adam, los éxitos y las lecciones son abundantes y nos entusiasma emprender este viaje con él y sus colegas construyendo el futuro de la vida”.

Se tiene entendido que la inversión en Flow es la más grande que Andreessen Horowitz ha realizado en una fase tan temprana del desarrollo de una empresa.

En la página web de Flow no queda claro qué pretende hacer la empresa. La página web consta únicamente de una página principal que contiene las palabras “Live Life in Flow” (Vive la vida con Flow) y “coming 2023” (Próximamente 2023).
Andreessen indicó que Flow intentará retomar la visión de Neumann de crear “dormitorios para adultos”. Señaló que, como consecuencia de la pandemia, “muchas personas vivirán en lugares lejos de donde trabajan y muchas más se desplazarán a un entorno híbrido”.

“En consecuencia, experimentarán en menor medida, si es que los experimentan, los vínculos sociales y las amistades en la oficina de los que disfrutan los trabajadores locales”, explicó.

“Para muchas de estas personas, el aumento del tiempo que pasan frente a la pantalla y la reducción de la interacción en persona provocarán problemas que no se limitan únicamente al trabajo, como el aislamiento y la soledad. Este no es un buen camino para nadie y debe ser atendido directamente, ya mismo”.