Hanae Mori, renombrada diseñadora de moda japonesa, murió a los 96 años
Hanae Mori es ovacionada por sus modelos al final de su colección de alta costura otoño/invierno 1998/99 en París. La diseñadora japonesa falleció a los 96 años. Foto: Thomas Coex/AFP/Getty Images

Hanae Mori, la diseñadora de moda japonesa que irrumpió en el mundo de la alta costura francesa hace casi medio siglo, falleció a los 96 años de edad, informó su oficina el jueves.

Mori, que se ganó el sobrenombre de “Madame Butterfly” por su diseño característico, era considerada un símbolo del creciente estatus de Japón como una nación moderna y a la moda, además de pionera para las mujeres del país.

Diseñó ropa para Grace Kelly y Nancy Reagan, así como el vestido de novia de la actual emperatriz japonesa, Masako.

Su carrera la llevó de Tokio, donde se inició confeccionando vestuarios para el cine, a Nueva York y París. En 1977, su marca se convirtió en la primera casa de moda asiática en unirse a las exclusivas filas de la alta costura.

Su imperio mundial se expandió hasta abarcar perfumes, bolsas y publicaciones, y sus paraguas y pañuelos, con frecuencia adornados con mariposas coloridas, se convirtieron en un símbolo de estatus para las mujeres trabajadoras.

Mori nació en 1926 en la prefectura rural de Shimane, en el oeste de Japón, y estudió literatura en la Women’s Christian University de Tokio antes de convertirse en diseñadora. Comenzó a especializarse en diseños para actores de cine después de abrir su primer taller, ubicado arriba de una tienda de fideos en Tokio.

Su negocio, de rápida expansión, reflejaba el ritmo vertiginoso del desarrollo económico de Japón en la posguerra, en la década de 1960, cuando su socio y esposo, un ejecutivo del sector textil, la animó a probar su suerte en las capitales de la moda, París y Nueva York.

“Esto fue una especie de punto de inflexión para mí”, comentó sobre aquellas visitas, que incluyeron un encuentro con Coco Chanel en su estudio en París que resultó ser un momento decisivo.

La diseñadora francesa le sugirió que vistiera algo de color naranja brillante para que contrastara con su cabello negro.

“Todo el concepto japonés de la belleza está basado en la ocultación”, explicó Mori sobre el encuentro en una entrevista con el periódico Washington Post. “De repente me di cuenta de que debía cambiar mi enfoque y hacer que mis vestidos ayudaran a una mujer a destacar”.

En 1965, Mori presentó su primera colección en el extranjero, en Nueva York, bajo el tema “East Meets West”. Sus diseños combinan estampados tradicionales como grullas y flores de cerezo –junto con sus características mariposas– con estilos occidentales.

En 1985, creó el vestuario escénico para una representación de “Madame Butterfly” en el teatro La Scala en Milán, y presentó sus colecciones durante décadas en Japón y en el extranjero hasta que se retiró en 2004.

Fusionando el kimono tradicional japonés en vestidos, Mori diseñó los uniformes de las azafatas de Japan Airlines y del equipo japonés que participó en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992.

La oficina de Mori informó el jueves que la diseñadora falleció el 11 de agosto en su hogar en Tokio. No se ha indicado la causa de la muerte.

Muchas personas en Japón la recordarán por el vestido blanco adornado con pétalos de rosa que diseñó para Masako con motivo de su boda con el entonces príncipe heredero, Naruhito, en 1993. También creó el vestuario de cientos de películas japonesas en los años 50 y 60, y en años posteriores para el teatro Noh y Kabuki.

Aparte de sus diseños, Hanae Mori se convirtió en una formidable mujer empresaria –una rareza en Japón– y en 1986 fue la primera mujer miembro de la Asociación Japonesa de Ejecutivos Corporativos.

Al recordar los primeros años de su matrimonio, comentó que nunca la invitaron a salir con los amigos de su esposo. “Japón era un país de caballeros”, dijo, según informó la agencia de noticias Kyodo. “Yo quería ser diferente”.

Hanae Mori obtuvo el reconocimiento oficial de sus logros por parte del gobierno japonés, el cual le concedió la Medalla de Honor con Cinta Púrpura en 1988 en reconocimiento de su contribución al arte. En 2002 se le entregó la Legión de Honor, la condecoración más prestigiosa de Francia, en el rango de oficial.

“Fue una pionera de la moda en Japón. En una época en la que la industria no estaba consolidada, ella moldeó lo que significaba trabajar como diseñadora”, comentó la curadora e investigadora de moda Akiko Fukai al periódico Kyodo.

“El hecho de ser la primera japonesa que figura como diseñadora de alta costura en París, la cima más alta del mundo de la moda, significa que fue reconocida en la escena mundial. Dejó una gran huella”.

A Hanae Mori le sobreviven dos hijos, una hija, siete nietos y varios bisnietos, informó su oficina. Su esposo Ken Mori falleció en 1996.