La historia de Zelenski contada por su ciudad natal
El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en una conferencia de prensa en Lviv el jueves. Foto: Gleb Garanich/Reuters

La universidad tiene un aire moderno. Los programadores adolescentes se sientan en bolsas de frijoles y se pasean arriba y abajo por una escalera exterior construida para un reciente hackathon. Solo hay un mueble que resulta incongruente entre los colores brillantes y los cubículos de vidrio que hay en el instituto de economía y tecnología: un viejo escritorio pintado de color turquesa.

Un estudiante que alguna vez se sentó en él se convirtió en una celebridad internacional, y en el presidente de Ucrania en tiempos de guerra. “Volodímir Zelenski era especial. Él era brillante, trabajador y quería ser el mejor de los mejores“, comentó Andrii Shaikan, rector de la universidad estatal de Kryvyi Rih, ciudad natal de Zelenski, a The Guardian.

A mediados de la década de 1990, el propio Shaikan asistía a la universidad, en la generación un año mayor que la de Zelenski. El padre del presidente, Oleksandr, es un conocido académico y preside su departamento de informática y software aplicado. La madre de Zelenski, Rymma, es ingeniera. Ambos padres son judíos. Al igual que sus amigos y vecinos, Zelenski creció hablando ruso.

La historia de Zelenski contada por su ciudad natal - Volodymyr-Zelenski
FOTO: Andrii Shaikan, Tymofiy Kryukov, Oleksandr Brudko, Dmytro Yatsenko, Oleksandr Samoilenko (con camisa azul), Iryna Petukhova, Mykhailo Valeev (con lentes negros), Yuriy Hornostaev, Denys Manzhosov, Volodímir Zelenski y Roman Marov en la Universidad Estatal de Economía y Tecnología de Kryvyi Rih –que entonces formaba parte de la Universidad Económica Nacional de Kiev– el 31 de agosto de 1996. Foto: Handout

Shaikan comentó que Zelenski padre esperaba que su hijo, que estudiaba derecho, se dedicara al mundo académico. En cambio, el futuro presidente desarrolló un gusto por el mundo del espectáculo, participando en sketches y concursos de comedia. Una foto tomada por Shaikan en 1996 muestra a un Zelenski con cabello alborotado junto a un grupo de compañeros de teatro, vestido con pantalones de mezclilla blancos y un colorido chaleco.

Su hogar se encontraba en uno de los barrios de clase media de la ciudad. En aquel entonces, Kryvyi Rih era conocida por sus asociaciones criminales. Los jóvenes que regresaban de la guerra soviética en Afganistán terminaban dedicándose a la delincuencia y al narcotráfico. “Cuando era adolescente, Volodímir tenía dos alternativas: podía ser exitoso o convertirse en miembro de una pandilla criminal”, recordó Shaikan.

Y añadió: “Hemos visto a Volodímir desarrollarse paso a paso. Tiene una gran capacidad de liderazgo y es rápido para resolver problemas. Toma decisiones al momento. Y es muy difícil influir en él”. El rector comentó que no era un fan de los programas de televisión de “cultura de masas” de Zelenski, como Servant of the People, y que prefería sus presentaciones de stand-up en vivo.

La historia de Zelenski contada por su ciudad natal - 9236a2d8-6182-47c2-8426-28a414833b80
Andrii Shaikan sentado en el escritorio de color turquesa que en su momento utilizó Zelenski. Foto: Christopher Cherry/The Guardian

El rector votó por él en las elecciones presidenciales de Ucrania de 2019, en las que Zelenski ganó con una amplia mayoría. “Conocíamos su entorno y sus raíces familiares”, explicó. Una de las influencias, dijo Shaikan, fue el abuelo de Zelenski, quien trabajó en la URSS como detective criminal. “A Volodímir le interesaba el derecho. Quería seguir el ejemplo de su abuelo”, explicó el rector.

En una entrevista con la cadena CNN, Zelenski reveló que su abuelo Semyon luchó en el Ejército Rojo y que alcanzó el rango de coronel. El padre y los tres hermanos de Semyon perecieron en el holocausto.

Los alemanes asesinaron a los bisabuelos de Zelenski cuando incendiaron su pueblo. Su trágica historia familiar hace que la afirmación del Kremlin de que Zelenski es un fascista sea ridícula.

Los antiguos profesores del presidente describieron a Zelenski como un estudiante intelectualmente capaz, que en ocasiones faltaba a las clases porque estaba ocupado en el escenario. Después, se disculpaba y entregaba sus tareas, señalaron. Añadieron que Zelenski atraía a otras personas y que ganó un concurso de olimpiadas por su dominio del inglés.

“Tenía un gran sentido del humor. Le enseñé inglés de negocios en su cuarto año. Yo era estricta. Los alumnos tenían que escribir cartas. Él se burlaba de los estereotipos, y se burlaba del formato diciendo que tenía la intención de transportar camellos y elefantes“, explicó la profesora Kira Vyshnevska.

“Podías ver cómo crecía su sensibilidad política. Él criticaba nuestro sistema político corrupto”, añadió.
La profesora de economía Natalia Voloshaniuk dijo que Zelenski era un “líder y un organizador” que tomaba en serio sus estudios, incluso cuando su carrera en el mundo del espectáculo despegó. Y agregó: “Las personas lo seguían. Era una luz intelectual, y un chico divertido y con sentido del humor. Su decencia era evidente. Había una gran parte del verdadero Zelenski en el presidente que representó en Servant of the People”.

La historia de Zelenski contada por su ciudad natal - Mikolaiv
Un puente en un pueblo entre Mikolaiv y Kryvyi Rih que fue destruido con el objetivo de frenar el avance ruso. Foto: Christopher Cherry/The Guardian

En primavera, las fuerzas rusas estuvieron a punto de tomar la ciudad natal de Zelenski, que fue edificada en el siglo XIX junto a un conjunto de minas. La ciudad, situada en el sureste de Ucrania, es la más larga de Europa, ya que tiene 120 km de longitud y está salpicada de chimeneas y fundidoras del siglo XX. Cuando el enemigo avanzó, Shaikan explicó que él y sus compañeros prepararon bombas molotov y cavaron zanjas.

El objetivo de Rusia era tomar el aeródromo de Kryvyi Rih y utilizarlo como base para conquistar el sur, así como humillar a Zelenski ocupando su ciudad natal y colgando banderas rusas. Las fuerzas armadas de Ucrania repelieron a los rusos. El frente ahora se encuentra a 50 km de distancia. Las tropas rusas acampan en la orilla del río Dniéper, en la provincia de Zaporizhzhia.

Desde ahí han estado bombardeando las ciudades de Nikopol y Marhanets, controladas por Ucrania, y la semana pasada mataron al menos a 16 personas. Todas las víctimas eran civiles. Una niña de 13 años fue hospitalizada. Los soldados enemigos ocuparon la planta nuclear de Zaporizhzhia, ubicada al otro lado del río, hecho que suscitó la preocupación internacional y las acusaciones de Zelenski de que Rusia está cometiendo “terrorismo de Estado”.

La historia de Zelenski contada por su ciudad natal - Oleksandr-Vilku
Oleksandr Vilkul, jefe militar de Kryvyi Rih. Foto: Christopher Cherry/The Guardian


Oleksandr Vilkul, jefe de la administración militar de Kryvyi Rih, comentó que Moscú ya no era capaz de atacar Kryvyi Rih con artillería. Sin embargo, sigue bombardeando la ciudad una vez a la semana con cohetes de largo alcance. No existía ninguna expectativa de que el ejército ruso lanzara una segunda ofensiva contra la región, señaló, y añadió: “La gente es patriótica. Todos están trabajando para lograr la victoria. Ucrania liberará todo su territorio”.

Desde febrero han llegado a Kryvyi Rih 70 mil personas desplazadas internamente, indicó Vilkul, que huían del distrito de Nikopol y de las regiones del este y del sur. Comentó que cuando Ucrania libere estas zonas ocupadas, encontraría pruebas de asesinatos y crímenes de guerra. “Habrá muchos lugares como Bucha. Los rusos son peores que los fascistas alemanes”, expresó.

La ciudad –que en tiempos de paz tiene una población de 600 mil habitantes– alimenta a 40 mil refugiados todos los días. La ciudad transformó una casa de cultura en un centro humanitario, que cuenta con estantes de ropa de segunda mano, medicina, una enfermera, asesoría legal y un área de juegos para niños. Sus empresas industriales están paralizadas, ya que Ucrania no puede exportar ni importar materiales desde sus puertos situados en el Mar Negro.

‘Él es genial’: Una artista ucraniana pinta un mural de Boris Johnson en la ciudad natal de Zelenski, video

Fuera del centro, una persona estaba pintando un mural de una figura conocida en una pared de ladrillos. Se trataba nada menos que de Boris Johnson. La artista Anastasia Scherba comentó que estaba agradecida con el primer ministro saliente del Reino Unido por apoyar a Ucrania y proporcionarle armas. El diseño –creado por un colectivo de Odesa– mostraba a Johnson levantando sus pulgares. “Él es genial”, dijo Scherba.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales