Carlos ya es rey, pero la coronación puede tardar algunos meses
El príncipe Carlos en la apertura del parlamento. Foto: Ray Collins/Getty Images

Carlos, heredero del trono desde que tenía tres años, se convirtió en rey inmediatamente después de la muerte de su madre, sin embargo, es probable que su coronación oficial no ocurra hasta dentro de algunos meses.

La proclamación oficial se realizará tan pronto como sea posible, en un consejo de adhesión en el Palacio de St. James.

Los miembros del consejo privado, que asesora al monarca en asuntos de Estado, serán convocados a esta reunión. Entre los invitados habitualmente figuran miembros de la Cámara de los Lores, el lord alcalde, concejales y otros ciudadanos destacados de la City de Londres, así como los altos comisionados en Londres de los países miembros de la Commonwealth.

La tradición también dicta que la primera proclamación pública del nuevo monarca debe ser leída al aire libre en el Palacio de St. James por el rey de armas de la Jarretera, en presencia del conde mariscal (quien es el duque de Norfolk) y dos de los sargentos de armas de la soberana.

Tras la proclamación, Carlos leerá una declaración y prestará juramento para preservar la Iglesia de Escocia. También deberá prestar otro juramento relacionado con la Iglesia de Inglaterra: la declaración de adhesión, para mantener la sucesión protestante establecida, que normalmente se lleva a cabo en la siguiente apertura estatal del parlamento tras la sucesión.

Al tiempo que se lea la proclamación en St. James, se llevarán a cabo ceremonias similares en Edimburgo, a cargo del Lord Lyon, rey de armas, así como en Windsor y York, donde tradicionalmente el alcalde brinda por la salud del nuevo soberano en una copa de oro.

Tradicionalmente, se formará una procesión de carruajes de investidura en el Palacio de St. James junto con una escolta de capitanes de caballería de la casa. Atravesará las calles de la capital, que estarán flanqueadas por tropas, hasta llegar a los otros tres lugares donde se llevarán a cabo las proclamaciones reales: la estatua de Carlos I en el lugar donde se encontraba la original Charing Cross, considerada en su momento como el centro de Londres, Chancery Lane y la Royal Exchange.

En Temple Bar, la entrada a la City, el lord alcalde y sus oficiales aguardarán la procesión.

Aún no se han hecho públicos los detalles, aunque la antigua ceremonia que se celebra en este lugar consiste tradicionalmente en la aproximación de la cabalgata del conde mariscal, y en el paso de un preservante de armas escoltado por dos trompetistas, que se detiene ante el cordón rojo. Tras un intercambio de toques de trompeta, el mariscal de la ciudad cabalga hacia delante y reta con las palabras: “¿Quién viene ahí?”

El preservante de armas responde entonces con palabras similares a: “Los oficiales de armas de su majestad, que exigen la entrada a la City de Londres para proclamar a su real majestad el rey Carlos III”, si es que ese es el nombre que elige Carlos como rey.

El pregonero y el sargento de armas de la City leen en voz alta una orden del consejo, tras lo cual el lord alcalde declara: “Admitan la cabalgata”. La procesión real entra a la City y se lee la proclamación de adhesión en los dos puntos de la City, con el lord alcalde levantando su sombrero de tricornio para pedir “tres hurras por el rey” mientras se disparan salvas desde Hyde Park y la Torre de Londres.

La coronación de Carlos requerirá una minuciosa planeación, a cargo del conde mariscal, por lo que es poco probable que se lleve a cabo hasta dentro de algún tiempo. La coronación de su madre, a la que asistieron jefes de Estado de todo el mundo, ocurrió 16 meses después de su adhesión.