Los hijos de Harry y Meghan se convierten en el príncipe Archie y la princesa Lilibet
Archie Mountbatten-Windsor con sus padres en 2019. Como nieto del monarca ahora tiene derecho a ser príncipe. Foto: Toby Melville/PA

Con la muerte de la reina Isabel II, el hijo del duque y la duquesa de Sussex, Archie Mountbatten-Windsor, ahora es técnicamente un príncipe, un título que su madre, Meghan, sugirió que se le había negado debido a su raza.

Su hermana menor, Lilibet “Lili” Mountbatten-Windsor, también tiene derecho a convertirse en princesa tras la muerte de Isabel II y el ascenso al trono de su abuelo, el príncipe de Gales.

Meghan habló durante una entrevista el año pasado con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey sobre su conmoción cuando le informaron que Archie no tendría protección policial porque no tenía un título, y sugirió que la decisión fue tomada debido a su raza mixta.

Los Sussex indicaron en la entrevista que esperaban que Archie recibiera el título de príncipe después de que Carlos accediera al trono, sin embargo, les informaron que se cambiarían los protocolos –en consonancia con el deseo de Carlos de reducir la monarquía– de modo que el niño quedaría excluido de convertirse en su majestad y príncipe.

Según los protocolos establecidos por el rey Jorge V en 1917, los hijos y nietos de un monarca tienen derecho automáticamente a recibir el título de su majestad y de príncipe o princesa.

Cuando Archie nació, era el bisnieto de una monarca, no un nieto. Sin embargo, para evitar que el niño se convierta en príncipe, el rey tendría que emitir una patente real que enmendara el derecho de Archie a ser príncipe y el de Lili a ser princesa.

Cuando se le preguntó en la entrevista con Winfrey si el hecho de que Archie fuera un príncipe era importante para ella, Meghan respondió: “Si eso significaba que iba a estar seguro, entonces claro”. Este comentario fue pronunciado en el contexto de que los miembros indirectos de la familia real no tienen derecho automático a la seguridad policial.

La declaración de Jorge V significaba que solo el príncipe Jorge, como bisnieto del monarca en la línea directa de sucesión al trono, tenía originalmente derecho a ser príncipe, ya que es el hijo mayor del hijo mayor del príncipe de Gales.