La estrella de <i>La casa del dragón</i> sintió miedo antes de las escenas de sexo
'Estaba un poco preocupada'... Emily Carey como Alicent Hightower en La casa del dragón. Foto: HBO

La actriz de La casa del dragón, Emily Carey, admitió que sintió “miedo” de filmar escenas de sexo con su coprotagonista Paddy Considine, quien es 30 años más grande que ella. Carey interpreta a Alicent Hightower, la joven reina del rey que interpreta Considine, Viserys Targaryen, en la precuela de Juego de Tronos.

La actriz, que tenía 17 años cuando le entregaron los guiones, al principio le preocupaba grabar secuencias íntimas con un actor que había nacido tres décadas antes que ella. “Me asustó, porque en ese momento aún no había conocido a Paddy, no sabía cuán alegre era él y cuán fácil iba a hacer (la escena)”, comentó a la revista Newsweek. “Todo lo que vi fue, ya sabes, un hombre de 47 años y yo. Estaba un poco preocupada”.

Las escenas aparecen durante el cuarto episodio de La casa del dragón, mostrando a su personaje bañando a Considine, antes de una escena de sexo carente de alegría en la que parece sentirse obligada a participar. En el mismo episodio, el personaje de Matt Smith, Daemon Targaryen, de 39 años, participa en una escena de incesto con su sobrina Rhaenyra, interpretada por la actriz de 22 años Milly Alcock, lo que significa una diferencia de edad de 17 años.

“(Smith y yo) éramos como compañeros. Así que fue bastante cómodo. Tuvimos una coordinadora de intimidad, y trabajamos con ella durante el proceso de ensayos y lo planeamos meses antes”, explicó Alcock al periódico New York Post sobre su interacción, que se desarrolla en un burdel. “Nos sentíamos bastante vestidos, porque todos los demás estaban desnudos”.

La estrella de <i>La casa del dragón</i> sintió miedo antes de las escenas de sexo - la-casa-del-dragon
Paddy Considine y Emily Carey en La casa del dragón. Foto: Landmark Media/Alamy.

La cuestión de los coordinadores de intimidad en las series de televisión relacionadas con George R. R. Martin ha ocupado recientemente los titulares. Sean Bean, quien interpretó a Ned Stark en Juego de Tronos, comentó al Times que creía que “arruinan la espontaneidad”, afirmando que “la manera natural en que se comportan los amantes se arruinaría” si tuvieras “a alguien diciendo: ‘Haz esto, pon tus manos ahí, mientras tocas su cosa'”.

No obstante, Carey ha explicado que el uso de coordinadores de intimidad en La casa del dragón la hizo sentirse más tranquila en sus escenas con Considine. “Tener esa salida del coordinador de intimidad, poder hablar de todo y no ser rechazada, o no sentirme incómoda… Sí, fue mucho más sencillo de lo que pensaba que iba a ser”.

Considerando el historial de la franquicia en cuanto al maltrato de sus personajes femeninos, se trata de una cuestión particularmente relevante. “En el periodo de preproducción estuve intentando ver (Juego de Tronos) y, por supuesto, en la primera temporada, incluso solo en el primer episodio de Tronos, hay mucha violencia hacia las mujeres”, dijo Carey. “Hay mucho sexo violento y eso me puso nerviosa. Me sentía como: ‘Oh Dios, ¿qué voy a tener que hacer en esta serie?'”.