La escritora E. Jean Carroll presentará una nueva demanda tras acusar a Trump de violación
E. Jean Carroll en 2020. La excolumnista de la revista Elle planea demandar a Donald Trump en virtud de la Ley de Supervivientes Adultos de Nueva York. Foto: Seth Wenig/AP

E. Jean Carroll, la escritora que acusó a Donald Trump de haberla violado hace más de dos décadas, tiene previsto presentar una nueva demanda contra el expresidente estadounidense.

En una carta hecha pública el martes, una abogada de la excolumnista de la revista Elle indicó que la escritora planeaba demandar a Trump por agresión e imposición intencional de angustia emocional en virtud de la Ley de Supervivientes Adultos del estado de Nueva York.

Dicha ley, recientemente firmada por la gobernadora, Kathy Hochul, concede a los acusadores adultos un plazo de un año para presentar demandas civiles por presuntas conductas sexuales inapropiadas, independientemente de cuánto tiempo haya transcurrido desde que ocurrieron.

Trump ha negado haber violado a Carroll y la acusó de haber inventado la denuncia de violación para vender su libro.

La abogada de Carroll, Roberta Kaplan, señaló que su clienta planeaba demandar a Trump el 24 de noviembre, cuando la ley estatal entre en vigor, y que las demandas y el caso de difamación existente de Carroll contra Trump podrían ser juzgados de forma conjunta en febrero de 2023.

Alina Habba, abogada de Trump, indicó que el expresidente se opuso “rotundamente” a la combinación de ambos casos, algo que ocurriría después de que ambas partes terminaran de reunir pruebas para el juicio, y que era “extraordinariamente perjudicial” añadir las nuevas alegaciones”.

“Permitir que la demandante altere drásticamente el alcance y el objeto de este caso en dicho momento perjudicaría gravemente los derechos del demandado”, escribió Habba. “La petición de la demandante debe ser desestimada en su totalidad”.

Carroll acusó a Trump de haberla violado en el vestidor de la lujosa tienda departamental Bergdorf Goodman de Manhattan. Ella lo demandó en 2019 cuando él ejercía su presidencia, alegando que la difamó al negar su acusación de que la violó en una tienda departamental ubicada en Nueva York en la década de 1990. Trump respondió que ella “mentía totalmente” y que “no era mi tipo”, entre otros comentarios.

Trump ha argumentado que estaba protegido de la demanda por una ley federal que proporciona inmunidad a los empleados del gobierno contra las demandas por difamación. El caso sigue abierto.

Carroll comentó a The Guardian en una entrevista de 2019 que había empezado a guardar una pistola cargada junto a ella en las noches desde que lo denunció.

La abogada de Carroll, Kaplan, ha señalado que ahora quiere que Trump testifique bajo juramento en una declaración, para entender mejor su “teoría del caso”, a pesar de que ella dijo en febrero que no se necesitaría una declaración.

Los abogados de Carroll han manifestado que quieren obtener una muestra de ADN de Trump para compararla con un vestido que Carroll afirmó haber usado durante la supuesta violación.

La carta de Kaplan tiene fecha del 8 de agosto y la de Habba del 11, aunque ambas se hicieron públicas apenas en la tarde del martes.

Trump se enfrenta a una serie de litigios e investigaciones, entre ellas la de sus esfuerzos para anular las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos y la de su negativa a entregar documentos gubernamentales tras salir de la Casa Blanca.

En agosto, Trump invocó su derecho constitucional contra la autoincriminación más de 400 veces durante una declaración ante la fiscal general de Nueva York, Letitia James, quien está llevando a cabo una investigación civil sobre las prácticas empresariales de la Organización Trump.

Trump y Carroll siguen esperando la decisión del tribunal federal de apelaciones de Manhattan respecto a si el caso de difamación de Carroll puede proceder.