Crece el número de muertos en Irán mientras continúan las protestas de Mahsa Amini
Un coche de policía en llamas en Bojnurd, Irán, el jueves. Las protestas continuaron por décima noche después de la muerte de Mahsa Amini. Fotografía: Reuters

Los iraníes han salido a las calles por décima noche consecutiva para protestar contra la muerte de Mahsa Amini desafiando una advertencia del poder judicial.

Oficialmente, al menos 41 personas han muerto desde que comenzaron los disturbios, en su mayoría manifestantes pero incluidos miembros de las fuerzas de seguridad, pero las fuentes dicen que la cifra real es mayor.

El grupo Iran Human Rights (IHR), con sede en Noruega, dijo el domingo por la noche que el número de muertos era de al menos 57, pero señaló que los continuos apagones de Internet hacían cada vez más difícil confirmar las muertes en un contexto en el que las protestas lideradas por mujeres se han extendido a decenas. de ciudades.

Imágenes difundidas por IHR mostraban a manifestantes en las calles de Teherán gritando “muerte al dictador”, supuestamente la noche del domingo.

Haciéndose eco de una advertencia del día anterior del presidente, Ebrahim Raisi, el jefe del poder judicial, Gholamhossein Mohseni Ejei, el domingo “enfatizó la necesidad de una acción decisiva sin indulgencia” contra los principales instigadores de los “disturbios”, dijo el sitio web del poder judicial Mizan Online.

Cientos de manifestantes, activistas reformistas y periodistas han sido arrestados en medio de manifestaciones en su mayoría nocturnas desde que estallaron los disturbios tras la muerte de Amini, de 22 años, bajo custodia policial el 16 de septiembre. Amini fue detenida por la policía de la moralidad por no llevar el hiyab correctamente.

Las protestas más grandes de Irán en casi tres años han visto a las fuerzas de seguridad disparar balas reales, mientras que los manifestantes arrojaron piedras, incendiaron coches de policía y prendieron fuego a edificios estatales.

Algunas manifestantes se quitaron y quemaron sus hiyabs en las manifestaciones y se cortaron el cabello, algunas bailaron cerca de grandes hogueras entre los aplausos de la multitud que coreó “zan, zendegi, azadi” o “mujer, vida, libertad”.

El monitor web NetBlocks notó “apagones continuos” y “restricciones generalizadas de la plataforma de Internet”, con WhatsApp, Instagram y Skype ya bloqueados. Esto siguió a prohibiciones anteriores en Facebook, Twitter, TikTok y Telegram.

Hablando en nombre de la Unión Europea, su jefe de política exterior, Josep Borrell, dijo que “el uso generalizado y desproporcionado de la fuerza contra manifestantes no violentos es injustificable e inaceptable”. Condenó las restricciones de Internet como una “violación flagrante de la libertad de expresión”.

Irán convocó a los embajadores británico y noruego por lo que llamó interferencia y cobertura mediática hostil, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amirabdollahian, también criticó el apoyo de Estados Unidos a los “alborotadores”.

El domingo, el asesor de seguridad nacional de estados Unidos, Jake Sullivan, dijo que EU había tomado “medidas tangibles” para sancionar a la policía moral.

Se culpó al Reino Unido por el “carácter hostil” de los medios farsi con sede en Londres. El Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido dijo que defendió la libertad de los medios y condenó la “represión de Irán contra los manifestantes, los periodistas y la libertad en Internet”.

El enviado de Noruega fue convocado para explicar la “postura intervencionista” del presidente de su parlamento, Masud Gharahkhani, nacido en Teherán, quien expresó su apoyo a los manifestantes.

“Si mis padres no hubieran tomado la decisión de huir en 1987, yo habría sido uno de los que luchan en las calles con mi vida en peligro”, tuiteó Gharahkhani el domingo.

El domingo también se realizaron mítines progubernamentales, y el evento principal tuvo lugar en el centro de Teherán.

Pero uno de los principales sindicatos de docentes convocó el domingo a docentes y estudiantes a realizar un paro nacional el lunes y el miércoles.

Se han realizado protestas en el extranjero en solidaridad con las mujeres iraníes en Atenas, Berlín, Bruselas, Estambul, Madrid, Nueva York y París, entre otras ciudades.

El director iraní ganador del Oscar, Asghar Farhadi, hizo un llamado a los activistas y artistas de todo el mundo para que apoyen a los manifestantes, quienes dijo que estaban “buscando derechos simples pero fundamentales que el estado les ha negado durante años”.

“Respeto profundamente su lucha por la libertad y el derecho a elegir su propio destino a pesar de toda la brutalidad a la que están sujetos”, dijo Farhadi en una publicación en Instagram.

Con la Agencia France-Presse y Reuters

Crece el número de muertos en Irán mientras continúan las protestas de Mahsa Amini - qatar-2022