Al menos 17 personas muertas tras el naufragio de una embarcación frente a Lesbos
Más de 90 personas son rescatadas del mar frente a las islas griegas.

Los cuerpos de 16 mujeres y un hombre fueron rescatados de las aguas de la isla griega de Lesbos después de que una embarcación que transportaba a personas procedentes de países de África se hundiera en la madrugada del jueves.

El vocero de la guardia costera griega, Nikos Kokkalas, informó que se estaba llevando a cabo una amplia operación con la participación de varios organismos para encontrar a otros pasajeros que habían estado en la embarcación que zarpó de Turquía.

“Las mujeres procedían todas de países africanos, de 20 años de edad en adelante”, indicó Kokkalas, quien describió a los supervivientes del naufragio como “totalmente aterrados”.

Se cree que al menos otras 15 personas están desaparecidas. Se habían salvado nueve, y al menos tres fueron rescatadas de una remota formación rocosa. “Hay una labor de búsqueda tanto en tierra como en el mar, y esperamos que los supervivientes hayan llegado a tierra”, dijo Kokkalas a ERT, la emisora estatal griega.

En otro incidente ocurrido a cientos de millas al oeste, al menos cinco personas murieron durante la noche cuando otra embarcación encalló frente a Kythira, en el sur de Peloponeso. Con vientos de hasta 101 km/h, la embarcación naufragó en una zona notoriamente rocosa situada al este del principal puerto de la isla, Diakofti. Los medios de comunicación locales indicaron que se creía que un centenar de personas procedentes de Irak, Irán y Afganistán viajaban amontonadas en el velero, y que los pasajeros pedían ayuda a gritos mientras la embarcación naufragaba y se hundía.

Hasta la mañana del jueves, 80 personas habían sido rescatadas, de las cuales al menos 13 fueron trasladadas al hospital de Kythira.

“Si había 100 personas en la embarcación, como tengo entendido que es lo que ellos mismos dicen, se han rescatado 80 y 20 siguen desaparecidas”, comentó el alcalde de la isla, Stratos Charchalakis, a la cadena ERT TV. “He visto ahogarse a cinco personas delante de mis propios ojos. Las embarcaciones que están enviando desde Turquía están trasladando bombas… Son pequeños veleros que no deberían llevar más de 15 o 20 personas a bordo, y llevan 100“.

Kokkalas, el vocero de la guardia costera, señaló que la embarcación que se hundió frente a Lesbos había quedado “completamente destruida”, y los lugareños describieron cómo observaron con horror el impacto de la embarcación contra las rocas.

“Pudimos ver la embarcación estrellándose contra las rocas y a la gente escalando esas rocas para intentar salvarse. Fue un panorama increíble”, dijo una residente, Martha Stathaki, a la agencia de noticias Associated Press. “Todos los residentes bajaron al puerto para intentar ayudar”.

Aunque Kythira se encuentra a unos 400 kilómetros al oeste de Turquía, forma parte de una ruta meridional que utilizan cada vez más los contrabandistas que pretenden eludir Grecia, país en el que se han reforzado las patrullas, y dirigirse directamente a Italia.

Tras los incidentes, el ministro griego de Migración, Notis Mitarachi, emitió un “llamado urgente” a Turquía para que “tome medidas inmediatas para evitar todas las salidas irregulares debido a las difíciles condiciones climáticas”.

“Actualmente ya se han perdido muchas vidas en el mar Egeo, la gente se ahoga en embarcaciones no aptas para la navegación. La Unión Europea debe actuar”, indicó en Twitter el jueves.

Atenas ha acusado a Ankara de incumplir un histórico acuerdo alcanzado con la Unión Europea en marzo de 2016 para frenar el flujo de refugiados y migrantes, empujando deliberadamente a personas a través de las fronteras terrestres y marítimas griegas como parte de una política más amplia de “armamento”.

El mes pasado, el Ministerio de Migración griego señaló que había impedido la entrada ilegal de alrededor de 150 mil personas en lo que ha transcurrido de este año, aunque los grupos de derechos indican que a muchas de estas personas se les ha impedido la entrada mediante una política de expulsión, lo que contraviene el derecho internacional.

Al ser el Estado miembro de la Unión Europea situado en el extremo sur, Grecia es uno de los países en primera línea de los flujos de personas de este a oeste, desesperadas por escapar de la pobreza, la persecución y los peligros vinculados a la crisis climática, en Asia, África y Medio Oriente.

Hace poco, la guardia costera de Grecia señaló que el número de personas que había rescatado este año se había duplicado con creces en comparación con el año 2021, cuando se rescataron menos de 600 personas en aguas griegas.

En un comunicado enviado esta semana a The Guardian en respuesta a un informe sobre las dificultades a las que se enfrentan los refugiados afganos, Mitarachi comentó: “Grecia ha afirmado repetidamente que seguirá protegiendo sus fronteras y que no permitirá que los contrabandistas decidan quién entra a la Unión Europea. Se necesita una acción común para mitigar el tráfico de personas… Debemos tomar medidas enérgicas contra los traficantes de migrantes deseosos de explotar el dolor humano para obtener beneficios económicos”.

Atenas ha negado enérgicamente las acusaciones de que expulsa a los solicitantes de asilo antes de que puedan presentar sus solicitudes. El miércoles, Mitarachi contraatacó diciendo que Turquía estaba “empujando violentamente a los migrantes a Grecia, en violación del derecho internacional”.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, dijo a la Asamblea General de las Naciones Unidas el mes pasado que las “políticas opresivas” de Grecia respecto a los refugiados y migrantes estaban convirtiendo el mar Egeo en un “cementerio”.