El patrocinio de Coca-Cola en la cumbre climática COP27 es visto como un ‘greenwash’
Una botella de Coca-Cola apareció en la isla escocesa de Mull. La auditoría realizada por Break Free From Plastic reveló que la empresa es el mayor contaminador de plástico del mundo desde hace cuatro años. Foto: Will Rose/Greenpeace

Un acuerdo de patrocinio entre la conferencia climática de la ONU de este año y Coca-Cola, empresa a la que un grupo ecologista ha calificado como “el mayor contaminador del mundo, fue tachado de greenwash o “lavado verde” por los activistas.

La COP27, que se llevará a cabo en el centro turístico costero egipcio de Sharm el-Sheikh del 6 al 18 de noviembre, es el principal foro mundial que reúne a gobiernos, empresas y organizaciones medioambientales para hacer frente a la emergencia climática.

Emma Priestland, coordinadora de Break Free From Plastic, una alianza mundial de organizaciones e individuos, comentó: “El hecho de que Coca-Cola patrocine la COP27 es puro ‘lavado verde’. Coca-Cola es uno de los mayores consumidores de plástico del mundo”.

“Durante cuatro años, hemos comprobado que Coca-Cola es el principal contaminador de plástico del mundo en nuestras auditorías anuales de marca”, señaló. “Es sorprendente que se permita que una empresa tan vinculada a la industria de los combustibles fósiles patrocine una reunión sobre el clima tan vital”.

Los activistas medioambientales calificaron la asociación como desconcertante. Un delegado de la COP26 de Glasgow inició una petición para que se ponga fin al patrocinio empresarial de las negociaciones de la COP, empezando por que se retire a Coca-Cola.

John Hocevar, director de la campaña por los océanos de Greenpeace USA, comentó: “Es desconcertante que Coca-Cola –el mayor contaminador de plástico del mundo en todas las auditorías globales de marca de Break Free From Plastic– vaya a patrocinar la Conferencia de las Partes de la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) de este año en Egipto”.

“Coca-Cola produce 120 mil millones de botellas de plástico de un solo uso al año, y el 99% de los plásticos se fabrican con combustibles fósiles, empeorando tanto la crisis del plástico como la crisis climática”, señaló.

“Todavía no han reconocido siquiera que esto constituye un problema ni han explicado cómo cumplirán sus objetivos climáticos sin poner fin a su adicción al plástico. Esta asociación socava el propio objetivo del evento que pretende patrocinar“.

El acuerdo de cooperación con Coca-Cola fue firmado por el gobierno egipcio. Durante la ceremonia de firma celebrada en el Ministerio de Relaciones Exteriores en El Cairo, Ahmed Rady, vicepresidente de operaciones de Coca-Cola para el norte de África, comentó: “La firme creencia de Coca-Cola de que trabajar juntos a través de asociaciones significativas creará oportunidades compartidas para las comunidades y las personas de todo el mundo y de Egipto”.

El anuncio fue recibido con conmoción y decepción en las redes sociales, donde fue condenado como un ejemplo más de lavado verde corporativo.

Unilever, la empresa multinacional de bienes de consumo, fue el socio principal de la COP26 en Glasgow el año pasado, mientras que AG Barr, fabricante del refresco Irn-Bru, fue el proveedor exclusivo de refrescos y agua en dos centros de convenciones de Glasgow durante la conferencia. El acuerdo con Irn-Bru fue considerado un golpe de mercadotecnia para la empresa, el cual incluyó un apoyo sorpresa por parte de la congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez después de que la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, le regalara una lata.

Se comentó que el patrocinio de la COP26 tuvo un valor de alrededor de 250 millones de libras, con empresas participantes como Sky, Hitachi, National Grid, ScottishPower, Microsoft, NatWest, Sainsbury’s y Unilever.

Coca-Cola comentó: “Compartimos el objetivo de eliminar los residuos del océano y apreciamos las iniciativas para crear conciencia sobre este reto. Estamos dispuestos a poner nuestro granito de arena y hemos establecido objetivos ambiciosos para nuestro negocio, empezando por ayudar a recolectar y reciclar una botella o lata por cada una que vendamos –independientemente de su procedencia– para 2030″.

“En 2020 firmamos una declaración conjunta en la que instamos a los Estados miembros de las Naciones Unidas a adoptar un tratado mundial para hacer frente al problema de los residuos plásticos mediante un enfoque holístico de economía circular… Nuestro apoyo a la COP27 coincide con nuestro objetivo, basado en la ciencia, de reducir las emisiones absolutas de carbono en un 25% para el año 2030, y con nuestra ambición de lograr el cero neto de emisiones de carbono para el año 2050″.

No obstante, Hocevar señaló: “Reducir la producción de plástico y erradicar el plástico de un solo uso coincide con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 grados”.

“Si Coca-Cola realmente desea resolver la crisis del plástico y la crisis climática, tiene que cerrar la llave de los plásticos”.

El patrocinio de Coca-Cola en la cumbre climática COP27 es visto como un 'greenwash' - qatar-2022