Boris Johnson considera volver a postularse para ser primer ministro
Boris Johnson considera que es de 'interés nacional' que vuelva a postularse, dijo un aliado. Foto: Henry Nicholls/Reuters

Boris Johnson está considerando la posibilidad de volver a postularse para ser primer ministro de Reino Unido tras la dramática renuncia de Liz Truss, con diputados conservadores de derecha y donantes del partido que ya respaldan su emergente campaña.

El exprimer ministro, que renunció en julio tras una serie de escándalos que dejaron su integridad personal hecha añicos, tenía previsto volar de regreso del Caribe, donde ha estado de vacaciones con su familia.

Un aliado comentó a The Guardian que Johnson consideraba que su regreso era de “interés nacional”. Otro señaló que el peso pesado de los conservadores consideraba que su mandato fue injustamente “interrumpido antes de tiempo” y que todavía tenía mucho que hacer en el Número 10 de Downing Street.

Sin embargo, el anuncio del Partido Conservador de que el umbral para aparecer en las boletas electorales sería el apoyo de 100 diputados hizo que la perspectiva de que Johnson se postulara nuevamente pareciera menos probable, y algunos diputados conservadores sugirieron que podría estar desperdiciando su energía al postularse.

Liz Truss, lechuga y un atril: 25 horas de caos en tres minutos.

Un exministro, que apoya al excanciller Rishi Sunak, comentó que creía que era muy poco probable que Johnson se postulara. “La verdad brutal para Boris es que su apoyo no ha cambiado en absoluto desde que fue destituido. En aquel momento contaba con unos 40 diputados que aún lo apoyaban, quizás 20 más son votos blandos”.

“No imagino que consiga más de 60 votos, así que… está acabado. Dirá que no se postulará grandiosamente por el bien de la nación porque sabe que lo van a derrotar”.

El equipo de Rishi está preparando una ofensiva coordinada de diputados que publiquen en Twitter mensajes de apoyo esta tarde, momento en el que se espera que reciba una avalancha de declaraciones. “Todo acabará en la noche del lunes”, predijo un aliado.

Como figura profundamente divisoria dentro del partido parlamentario, que aún tiene pendiente una investigación sobre el asunto Partygate, Johnson sigue siendo popular entre las bases conservadoras, que podrían participar en el proceso de elección de un nuevo líder. Una encuesta de YouGov realizada a principios de esta semana reveló que el 32% de los encuestados lo consideran su principal candidato, por delante de Sunak, con un 23%.

Los diputados comentaron que creían que la influencia de la facción derechista del ERG del partido, que anteriormente apoyó a Boris Johnson, había “disminuido enormemente” por el colapso de Truss.

“Es muy difícil ver cómo alguien de la derecha del partido puede salir adelante ahora”, señaló un veterano conservador. “Pero se necesitará gente como Priti (Patel) en el gabinete. Si todo se reduce a un tipo de nación, se derrumba de nuevo en seis meses”.

La perspectiva de que Johnson se postule para el puesto más alto hizo que muchos diputados conservadores moderados entraran en un paroxismo de desesperación, y las encuestas mostraron que aún no era popular entre grandes sectores de la población.

En una entrevista con Andrew Marr de la emisora LBC, el exministro del gabinete David Davis le dijo a Johnson: “Regresa a la playa”, mientras que otros conservadores describieron al exprimer ministro como “electoralmente tóxico”, “peligroso para la democracia” y “el arma secreta de los laboristas”.

El exministro David Davis le dice a Boris Johnson que ‘regrese a la playa’.

El veterano diputado conservador Sir Roger Gale comentó: “Tenemos que recordar que el Sr. Johnson todavía se encuentra bajo investigación por parte del comité de privilegios por potencialmente haber engañado a la Cámara. Hasta que no se complete esa investigación y se le declare culpable o se le exima de culpabilidad, no debería existir ninguna posibilidad de que regrese al gobierno”.

Un diputado de alto cargo dijo que el resurgimiento de Johnson podría conducir a una serie de elecciones extraordinarias con pérdida de escaños a favor de los laboristas o de los liberal demócratas, lo que socavaría su liderazgo. “Muchos colegas simplemente renunciarían o dimitirían o no volverían a postularse”, predijeron. Otro diputado comentó a The Guardian: “Si esto ocurre, me pasaré inmediatamente al Partido Laborista”.

Una fuente cercana a Johnson afirmó que los donantes conservadores ya habían sido contactados para que financiaran una posible campaña, y que ricos partidarios del partido habían discutido la opción en la conferencia conservadora celebrada a principios de este mes. “En realidad, creen en esta propaganda de que va a regresar”, dijo.

Johnson fue destituido por su propio gabinete tras una serie de escándalos, entre ellos su intento de cambiar las normas parlamentarias con el fin de librar al diputado conservador Owen Paterson de la responsabilidad de infringir las normas relativas a los grupos de presión, una serie de fiestas en Downing Street en las que se infringió la ley durante el confinamiento por Covid-19 bajo su supervisión, y la disputa por el caso de acoso sexual de Chris Pincher.

No obstante, sus propios diputados temían que también estuviera perdiendo el apoyo de muchos votantes conservadores por primera vez en el “muro rojo” por no haber cumplido con el tema de la nivelación, a pesar de ser una promesa electoral emblemática, además de una serie de otras promesas.

Varios diputados conservadores de derecha que fueron promovidos bajo el gobierno de Johnson salieron a apoyar su candidatura. Su secretario privado parlamentario, James Duddridge, tuiteó: “Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones, jefe. Es hora de regresar. Hay algunos asuntos en la oficina que necesitan ser atendidos”.

Las 33 horas que hicieron caer a Boris Johnson, en tres minutos

Su partidaria más abierta, la exsecretaria de Cultura Nadine Dorries, comentó: “Una persona fue elegida por los ciudadanos británicos con un manifiesto y un mandato hasta enero de 2025. Si Liz Truss deja de ser la primera ministra, no es posible coronar a los candidatos que han fracasado anteriormente. Los diputados deben exigir el regreso de Boris Johnson; si no, tendrá que haber una elección de liderazgo o una elección general”.

El diputado conservador Andrew Stephenson, presidente del partido durante la última contienda por el liderazgo, señaló: “Recibí innumerables correos electrónicos de miembros conservadores que querían que Boris apareciera en la boleta electoral. Constitucionalmente era imposible. Ahora no lo es”.

Un ministro comentó a The Guardian: “Los miembros van a estar, justamente, muy enojados. Me temo que solo hay una alternativa que podría contar con el apoyo de los afiliados y es Boris. Querrán participar y esa será su elección. Si el partido impone a Rishi veremos renuncias masivas”.

Otro exministro señaló: “La cuestión es que no hay tiempo para un principiante, lo que descarta a Penny (Mordaunt) y a Kemi (Badenoch). Tiene que ser Rishi o Boris. ¿Y se imaginan cómo se vería si impusiéramos al perdedor a nuestros miembros?”.

Un donante conservador, Maurizio Bragagni, que ha dado 650 mil libras al partido, comentó a The Guardian: “Si tenemos que volver a tener una contienda por el liderazgo, la única solución es que los miembros del Partido Conservador elijan a Rishi, o traigan de vuelta a Boris”.