Johnny Depp y Jeff Beck demandan al profesor que los acusó de plagio
Johnny Depp y Jeff Beck presentándose en Finlandia, el 19 de junio de 2022. Foto: Ilpo Musto/REX/Shutterstock

Johnny Depp y Jeff Beck demandaron al profesor y folclorista Bruce Jackson por sus acusaciones de que la canción del dúo titulada Sad Motherfuckin’ Parade, incluida en su álbum en colaboración 18, plagiaba un poema escrito por un hombre encarcelado.

En agosto, Jackson acusó a Johnny Depp y Jeff Beck de haber tomado versos del poema que él documentó en su libro de 1974 Get Your Ass in the Water and Swim Like Me. En ambas obras aparecen varios versos: “Estoy andrajoso, lo sé, pero no apesto / Dios bendiga a la dama que me invitará un trago” y “Lo que ese apestoso hijo de la chingada realmente necesita, niña, es un baño”.

El poema no tiene un autor definitivo, pero un recluso de la Penitenciaría Estatal de Missouri llamado Slim Wilson se lo contó a Jackson. Ni Wilson ni Jackson fueron citados como coautores de la canción.

A raíz de las acusaciones de Jackson, un vocero del dúo indicó que revisarían las afirmaciones y añadirían créditos de derechos de autor adicionales “si es apropiado”.

Sin embargo, la revista Rolling Stone informa que el par presentó una demanda contra Jackson por daños y perjuicios no especificados, honorarios legales y una declaración de que no cometieron una violación de derechos de autor. Su demanda afirma que Jackson “no posee ningún derecho de autor sobre la letra” del poema, sino únicamente sobre sus propias grabaciones o transcripciones, que el dúo afirma no haber violado.

Jackson comentó a Rolling Stone: “Ellos no escribieron ni una palabra de Sad Motherfuckin’ Parade y están demandando a la persona a la que se lo robaron y que los descubrió haciéndolo. Desde mi punto de vista, esto es como si un ladrón demandara a un propietario porque se cortó la mano con la ventana de la cocina que rompió para entrar”.

Johnny Depp y Jeff Beck demandan al profesor que los acusó de plagio - 18
El material gráfico de 18

La demanda afirma que Jackson envió cartas a Johnny Depp y Jeff Beck en agosto alegando que “casi todas las palabras” de la canción fueron “copiadas de Hobo Ben, incluido el título”. Supuestamente también sugirió que la “entonación, la tonalidad y el ritmo” reflejaban la grabación que hizo de Slim Wilson interpretando el poema en la década de 1960, y que Depp y Beck tomaron samples de su grabación para “crear partes de la pista vocal”.

La demanda señala que Sad Motherfuckin’ Parade es una “obra original de autoría y creatividad”, pero admite que “puede haber algunos elementos” de la canción que “reflejan la letra” de Hobo Ben.

Los abogados de Jackson, Rachel y Michael Jackson –también sus hijos– calificaron la demanda como un “burdo intento de desviar la atención del público de sus repetidos intentos de reclamar la autoría de una canción que ellos no escribieron”.

Acusaron a Johnny Depp y a Jeff Beck de hipocresía por afirmar que no era posible tener derechos de autor sobre un poema y al mismo tiempo reclamar la autoría de Sad Motherfuckin’ Parade que está incluida en el álbum 18.

Su declaración continúa: “Es importante entender que Depp y Beck no han negado que la letra y el matiz de las voces interpretadas en Sad Motherfuckin’ Parade parecen haber sido copiados por Johnny Depp y Jeff Beck, de los cuales se han apropiado y acreditado. Cuando se dio a conocer esta noticia, Depp y Beck emitieron un comunicado a la revista Rolling Stone diciendo que ‘si es apropiado, se añadirán créditos adicionales a todas las versiones del álbum’. ¿Por qué han incumplido esta promesa?”.

La demanda de Depp y Beck describió las acusaciones de Jackson como un “chantaje a la antigua”. El comunicado de Jackson calificó su demanda como un “truco publicitario” y aclaró que no presentó “demandas financieras formales” contra el dúo, aunque señaló que “el dinero del acuerdo sería donado directamente a organizaciones que promueven su compromiso de toda la vida de preservar la cultura y las tradiciones afroamericanas”.

El álbum 18 de Depp y Beck recibió una respuesta mayoritariamente negativa por parte de la crítica. En una reseña de dos estrellas, Michael Hann, de The Guardian, lo describió como “un disco peculiar y enormemente irregular”. En otra crítica de dos estrellas, Mark Beaumont, de The Independent, comentó: “Es bastante difícil encontrarle algún propósito coherente, más allá de la superficialidad de la complacencia de Hollywood”.