Comienza el nuevo juicio contra Harvey Weinstein en Los Ángeles con varias mujeres que van a testificar
Harvey Weinstein en el tribunal en Los Ángeles el 4 de octubre. Foto: Étienne Laurent/EPA

Mientras Harvey Weinstein se enfrenta a un nuevo juicio por múltiples cargos de violación y abuso sexual en Los Ángeles, un fiscal alegó una serie de violaciones gráficas cometidas en habitaciones de hotel por toda la ciudad, y un grupo de mujeres que quedaron aterrorizadas por el poder de Weinstein dentro de Hollywood.

Los alegatos de apertura comenzaron el lunes, con los fiscales de Los Ángeles indicando que ocho mujeres testificarían sobre los presuntos crímenes cometidos por Weinstein, entre ellas Jennifer Siebel Newsom, una directora de documentales y actriz que ahora está casada con el gobernador de California, Gavin Newsom. Siebel Newsom alega que Weinstein la violó durante lo que ella pensó que sería una reunión de negocios en 2005, cuando era una joven actriz que intentaba forjar su carrera.

En su alegato de apertura, el abogado defensor de Weinstein, Mark Werksman, dijo que las acusadoras del caso habían “inventado” los abusos o habían mantenido relaciones sexuales transaccionales con el antes poderoso productor de cine. La actual primera dama de California se presentó a sí misma como una víctima #MeToo para evitar ser “una tonta más que se acostó con Harvey Weinstein para salir adelante en Hollywood”, señaló Werksman.

“No van a ver ni una sola testigo presencial de ninguna denuncia de abuso sexual”, dijo Werksman al jurado. “En el fondo, todas y cada una de estas acusaciones se reducirán a las acusadoras diciendo ‘créanme'”.

En la actualidad, Weinstein, de 70 años, cumple una condena de 23 años tras ser declarado culpable de delitos sexuales en Nueva York en febrero de 2020. Desde 2017, casi 100 mujeres han acusado públicamente a Weinstein de violencia sexual y de comportamiento sexual inapropiado durante encuentros que se remontan a la década de 1970, revelaciones que impulsaron un replanteamiento internacional sobre la falta de consecuencias penales o sociales para los hombres poderosos que abusan sexualmente de las mujeres.

Weinstein se declaró inocente de los nuevos cargos y señaló que todos sus encuentros sexuales con mujeres fueron consentidos.

Los alegatos de apertura de la fiscalía y la defensa dejaron en claro que el juicio abordaría las continuas interacciones que las presuntas víctimas tuvieron con Weinstein en los años posteriores a las agresiones.

El fiscal Paul Thompson dijo que el jurado escucharía el testimonio de un doctor que trabaja con víctimas de abuso sexual sobre las ideas equivocadas acerca de la manera en que la gente se comporta después de ser violada, incluyendo cuántas personas son violadas por alguien que conocen y siguen comunicándose con su atacante después de la agresión.

Werksman, el abogado defensor, comentó que el jurado escucharía los correos electrónicos que las presuntas víctimas enviaron a Weinstein durante años después de sus encuentros, incluyendo un correo electrónico que Siebel Newsom supuestamente envió en 2007 pidiendo consejo a Weinstein sobre una “situación de mala prensa”.

Las identidades de las actuales acusadoras de Weinstein permanecen en secreto en los documentos judiciales, en los que se les denomina Jane Does de la uno a la cinco. El abogado de Siebel Newsom ha hablado públicamente sobre su testimonio previsto como “Jane Doe 4”, y Thompson mencionó el nombre del esposo de Siebel Newsom en el tribunal.

Mientras que la oficina del fiscal del distrito informó previamente que nueve mujeres testificarían en el caso, no se mencionó a la Jane Doe 5 a lo largo de los alegatos de apertura del fiscal, que mencionó el testimonio de solo ocho mujeres. Se desconocen los motivos de este cambio.

Weinstein fue acusado de 11 cargos en total, sin embargo, cuatro de ellos –incluyendo dos cargos de violación y dos de abuso sexual– involucraron a la mujer que no fue incluida en el alegato de apertura de la fiscalía. Gloria Allred, abogada de Jane Doe 5, declinó realizar comentarios sobre la omisión, informó el periódico Los Angeles Times.

Thompson describió a varias mujeres que lloraron cuando Weinstein abusó de ellas, y a una mujer que le mostró fotos de sus hijos en medio del abuso para intentar que se detuviera.

Esa mujer, la primera testigo del juicio, una actriz y modelo europea denominada en los documentos judiciales como “Jane Doe 1”, alegó que Weinstein se presentó inesperadamente en su habitación de hotel durante un festival de cine italiano en Los Ángeles, y que primero le pidió un masaje, y que después la agarró y la obligó a practicarle sexo oral.

La mujer declaró que le pidió repetidamente a Weinstein que se fuera, diciendo que no podía tener relaciones sexuales con él porque tenía tres hijos, y que empezó a llorar y a ahogarse durante el encuentro. Cuando Thompson le preguntó cómo reaccionó Weinstein ante su llanto, ella respondió: “No le importó”.

La jueza que supervisa el juicio, la jueza del tribunal superior de Los Ángeles Lisa Lench, suspendió la sesión en la tarde del lunes cuando la primera testigo sollozó mientras describía la agresión.

Los fiscales indicaron que las demás testigos declararán un patrón similar de abusos inesperados en las habitaciones de hoteles, y en particular en los baños de las habitaciones de hoteles.

En 2005, Siebel Newsom era una “actriz impotente que intentaba abrirse camino en Hollywood” cuando Weinstein la invitó a una reunión de negocios y después la violó, explicó Thompson. Siebel Newsom fue invitada a “discutir su carrera” en un hotel, y le sorprendió que la reunión fuera trasladada a una suite privada y que los socios de Weinstein se marcharan rápidamente, dijo Thompson. Entonces, Weinstein supuestamente la llamó a un baño, le pidió que lo tocara y luego la obligó a subir a una cama. Durante el abuso, Siebel Newsom lloró y tembló, y “no pudo decir nada por el miedo”, explicó Thompson.

Una tercera mujer, una famosa masajista, fue al baño a lavarse las manos después de darle un masaje a Weinstein, solo para que este la siguiera al baño, la manoseara y se masturbara en el piso, alegó el fiscal.

Weinstein le dijo a la masajista que “era completamente normal, que lo había hecho con muchas personas”, indicó Thompson.

También se prevé que la masajista testifique que en una ocasión posterior, cuando su nuevo jefe quiso que le presentara a Weinstein, este le dijo “te va a costar”, y le exigió que lo viera masturbarse, dijo Thompson.

Werksman, el abogado de la defensa, dijo en su alegato de apertura que el juicio simplemente destacaba que “en Hollywood, el sexo era una mercancía”, y señaló que el “sexo transaccional” descrito en el juicio “pudo haber sido desagradable, y vergonzoso… pero fue consentido”.

Weinstein fue llevado al tribunal en una silla de ruedas el lunes por los diputados. No mostró una gran reacción ante las descripciones gráficas de sus presuntas violaciones y abusos.

Entre otros posibles testigos que podrían declarar en el juicio se encuentra el actor Mel Gibson, que según dicen los fiscales era amigo de una de las acusadoras.

Weinstein podría enfrentarse a hasta 140 años de cárcel en caso de ser declarado culpable de todos los cargos en Los Ángeles.

En Nueva York, Weinstein está apelando su condena de 2020 por violación y abuso sexual, y ha cumplido más de dos años de su sentencia de 23 años de prisión. El más alto tribunal del estado acordó atender su apelación en ese caso.

Associated Press contribuyó con información.