Denunciante de Harvey Weinstein testifica que quería ‘destruirse’ tras la agresión
Harvey Weinstein llega a un tribunal de Manhattan en Nueva York en febrero de 2020. Foto: John Minchillo/AP

Una mujer que acusó a Harvey Weinstein de haberla violado en 2013 testificó el martes que el ataque la dejó deseando “destruirse”.

La mujer, una modelo y actriz que vive y trabaja en Roma y que se encontraba en Los Ángeles en aquel momento para asistir a un festival de cine, es la primera de las ocho denunciantes de Weinstein que testificarán en un tribunal en Los Ángeles donde el magnate del cine de 70 años está siendo juzgado por múltiples cargos de violación y abuso sexual.

La mayoría de las mujeres dijeron que sus abusos comenzaron con lo que se suponía eran reuniones de negocios con Weinstein en hoteles. No obstante, la mujer que testificó el martes dijo que se quedó atónita cuando encontró a Weinstein tocando a su puerta a altas horas de la noche en febrero de 2013, después de haberlo visto brevemente antes en el festival de cine Los Ángeles Italia.

Alojada en el hotel bajo un seudónimo, la mujer dijo que no tenía ni idea de cómo Weinstein conocía el número de su habitación y que, en un principio, lo dejó entrar sin pensar que hubiera algo malo en ello. Eso cambió rápidamente cuando Weinstein se volvió sexualmente agresivo, explicó.

La mujer, cuya lengua materna es el ruso, comentó que su inglés era muy malo en aquella época, aunque ha mejorado considerablemente desde entonces, y pensó que podría haberse expresado mal.

“Me sentía culpable de haber hecho o dicho algo que le hiciera pensar que podía pasar algo entre nosotros”, explicó.

La mujer contó que Weinstein la obligó a practicarle sexo oral en la cama de su hotel. “Estaba como histérica en medio del llanto”, dijo. “No dejaba de decir ‘no, no no'”.

Dijo que sintió temor físico ante Weinstein, quien la superaba por 45 kilos o más, y que provenía de un entorno difícil y que anteriormente “había estado en situaciones malas en las que los hombres me golpeaban”.

Durante el abuso, explicó, “no se le ocurrió siquiera correr o gritar”. El fiscal Paul Thompson le preguntó por qué no lo hizo.
“No lo sé”, respondió ella. “Me arrepiento mucho de eso”.

La mujer relató que cuando Weinstein la llevó al baño para violarla, ella se opuso verbalmente, llorando y diciendo “detente” y “no”, y moviéndose para que le resultara más difícil agredirla, pero que “no luchó”.

“Me quería morir”, dijo. “Fue repugnante. Fue humillante”.

Comentó que al día siguiente de la supuesta agresión, comenzó a beber en exceso.

“Me estaba destruyendo”, comentó. “Me sentía muy culpable. Sobre todo porque abrí esa puerta”.

Dijo que le costó enfrentarse a sus hijos después del incidente, y sintió la necesidad de confesarlo a su sacerdote ortodoxo ruso.

Los fiscales buscaron al sacerdote para que testificara, pero este se negó, citando el privilegio religioso. La hija de la mujer, que ahora tiene 21 años, declarará posteriormente.

La mujer lloró en ocasiones durante su testimonio, pero mantuvo la compostura en general, bajando la mirada cuando se sentía más afectada a fin de tranquilizarse.

El lunes, día de la apertura del juicio, lloró tanto en su relato del abuso que el tribunal suspendió la sesión pocos minutos antes de lo previsto.

“Quiero disculparme por mi crisis nerviosa de ayer”, dijo cuando regresó al estrado el martes. “Lamentablemente no puedo controlar eso”.

En su alegato de apertura, el abogado de Weinstein, Mark Werksman, señaló que muchos de los cargos de los que se acusa a su cliente en realidad fueron relaciones sexuales consentidas que sus acusadoras replantearon después de que Weinstein se convirtiera en el imán del movimiento #MeToo en 2017.

No obstante, en el caso de la mujer que testificó el martes, Werksman negó que los hechos ocurridos en su habitación de hotel hubieran ocurrido.

Durante el contrainterrogatorio, el abogado de la defensa, Alan Jackson, interrogó a la mujer sobre sus declaraciones anteriores acerca de la violación, y le preguntó por qué permanecería en una habitación de hotel donde fue agredida sexualmente y por qué no denunció el incidente al personal del hotel.

El nombre de la mujer no ha sido revelado en el juicio y se le denomina “Jane Doe 1”.

El juicio contra Weinstein comenzó esta semana, en el que se enfrenta a numerosos cargos de violación y abuso sexual. El desprestigiado productor de cine ya está cumpliendo una condena de 23 años después de haber sido declarado culpable de delitos sexuales en Nueva York en febrero de 2020.

Associated Press contribuyó con información.