Musk se autodesigna CEO de Twitter mientras los empleados se preparan para los despidos masivos
El periódico The Washington Post informó el lunes que el equipo de Musk ha estado discutiendo la posibilidad de prescindir del 25% de su personal en una primera ronda de despidos. Foto: Dado Ruvić/Reuters

Elon Musk se autonombró CEO de Twitter y disolvió la junta directiva de la empresa, según se reveló en un documento de la empresa el lunes, mientras los empleados de Twitter se preparan para los numerosos despidos en el marco de una nueva reestructuración que podría afectar hasta a una cuarta parte del personal.

El periódico The Washington Post informó el lunes que el equipo de Musk ha estado discutiendo la posibilidad de prescindir del 25% del personal de la empresa en una primera ronda de despidos.

Los supuestos despidos se producen en un momento en el que el multimillonario tecnológico está renovando la empresa tras comprarla por 44 mil millones de dólares la semana pasada. El célebre abogado Alex Spiro, representante legal de Musk desde hace mucho tiempo, dirigió las conversaciones sobre los inminentes recortes de puestos de trabajo, según indicó el artículo.

Tras adquirir Twitter la semana pasada, Musk actuó rápidamente para tomar el control, despidiendo a los principales ejecutivos de Twitter, entre ellos el director ejecutivo, Parag Agrawal, el director de finanzas, Ned Segal, y la directora de asuntos legales y política, Vijaya Gadde.

Musk también despidió a la junta directiva de Twitter y se autodesignó como único miembro de la junta, según se reveló el lunes en un documento de la empresa presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos. Musk indicó posteriormente en un tuit que la disolución de la junta era “solo temporal”.

Musk cambió previamente su biografía en Twitter por la de “Chief Twit“, en alusión a su nuevo cargo.

Twitter no respondió de forma inmediata a una solicitud para conocer sus comentarios. La empresa contaba con más de 7 mil empleados a finales de 2021, según un documento regulatorio, y una cuarta parte del personal equivale a casi 2 mil empleados.

Los informes de que Musk planeaba recortar partes significativas de la plantilla de la empresa de redes sociales han estado circulando durante semanas. El Washington Post informó anteriormente que Musk dijo a los posibles inversionistas que planeaba eliminar casi el 75% del personal de Twitter en un esfuerzo para pagar la deuda que ha aumentado sustancialmente desde el inicio de su adquisición.

Musk desmintió posteriormente dichas afirmaciones, diciendo a los empleados que no iba a recortar una parte tan grande del personal.

El periódico The New York Times informó el sábado que Musk ordenó recortes de empleos en toda la empresa, y que algunos equipos serían recortados en mayor medida que otros, y que los despidos se producirían antes del 1 de noviembre, fecha en la que estaba previsto que los empleados recibieran concesiones de acciones como parte de su compensación. “Esto es falso”, tuiteó Musk en respuesta a dicha noticia.

Incluso antes de que Musk comenzara su cruzada para comprar Twitter en abril de este año, la empresa se enfrentó a problemas económicos y en julio había “reducido significativamente las contrataciones” en medio de una recesión económica más generalizada en la industria tecnológica. Se preveía que la empresa despidiera a alrededor del 25% de su plantilla independientemente de la compra de Musk.

Un aire de incertidumbre ha rodeado a Twitter y a su personal desde que Musk comenzó su batalla con la empresa a principios de este año, ofreciéndose a comprarla antes de intentar retirarse del acuerdo debido a las acusaciones de que Twitter subestimaba el número de cuentas de bots y spam existentes en su plataforma. Al final, Musk decidió proseguir con el acuerdo, haciendo oficial la compra la semana pasada e iniciando inmediatamente la renovación de la empresa.

El drama en torno a la adquisición de Twitter por parte de Musk fomentó la baja moral en la empresa, llevando a los empleados a renunciar en masa en los últimos meses. Los rumores han suscitado preocupación respecto al impacto de los despidos masivos en las operaciones cotidianas de Twitter, entre ellas las capacidades de seguridad y protección.

Reuters contribuyó a este artículo.