Twitter bloquea a la comediante Kathy Griffin por imitar a Elon Musk
Elon Musk dijo que se suspenderán las cuentas que imitan a otras personas que no indiquen claramente que son parodias. Foto: Frederic J Brown/AFP/Getty Images

Elon Musk bloqueó la cuenta de Twitter de una comediante estadounidense tras enfrentarse a los usuarios que se hacen pasar por él en la plataforma.

El nuevo propietario de Twitter anunció el bloqueo inmediato de las cuentas que imitan a otra persona y que no estén marcadas como parodias. La medida se tradujo en la eliminación de una cuenta de “Elon Musk” perteneciente a la comediante Kathy Griffin, quien había cambiado el nombre de su cuenta para que coincidiera con el del director ejecutivo de Tesla.

Musk publicó en Twitter: “A partir de ahora, cualquier cuenta de Twitter que incurra en la imitación sin especificar claramente “parodia” será suspendida de forma permanente”. Añadió que no habría “ninguna advertencia” antes de la imposición de las suspensiones y que cualquier cambio de nombre provocaría que las personas perdieran su insignia azul, la cual verifica quiénes son.

Kathy Griffin publicó un tuit sobre las elecciones de medio mandato de Estados Unidos bajo el nombre de Musk, con un tuit que decía: “Después de muchas discusiones animadas con las mujeres de mi vida. He decidido que votar por el azul por sus opciones es lo correcto (también son mujeres sexys, por cierto) #VoteBlueToProtectWomen”. Musk tuiteó sobre el bloqueo de la cuenta, indicando que Griffin fue eliminada por “imitar a un comediante”, pero que podría recuperar su cuenta por 8 dólares.

Musk señaló que la regla de la parodia sería una condición para registrarse en el renovado servicio de suscripción de la plataforma, Blue. Los usuarios que paguen 7.99 dólares al mes por el servicio recibirán una insignia azul, así como la posibilidad de publicar videos más largos y recibir la mitad de anuncios. En la noche del domingo, varias cuentas que cambiaron su nombre por el de Elon Musk o aproximaciones a este parecieron ser suspendidas o estar cubiertas por una señal de advertencia, incluyendo las de Griffin y la página web satírica australiana The Chaser.

“¿Supongo que no despidieron a TODOS los moderadores de contenido? Lol”, bromeó Kathy Griffin posteriormente en Mastodon, una plataforma de redes sociales alternativa en la que creó una cuenta la semana pasada.

A pesar de que Musk prometió que los usuarios podrían parodiar otras cuentas si estaban claramente identificadas como tales –una reafirmación de la política existente de Twitter–, algunos fueron objeto de bloqueos a pesar de etiquetar explícitamente sus nuevas cuentas como parodias del propietario de la empresa: un usuario, que cambió el nombre de su cuenta verificada por el de “Elon Musk (parodia)”, fue bloqueado de forma automática hasta que volvió a cambiar su nombre.

El periódico The New York Times informó el domingo que Twitter aplazó el despliegue del nuevo proceso de verificación hasta después de las elecciones de medio mandato que se llevarán a cabo el martes, entre los temores de que pudieran aparecer cuentas “verificadas” falsas haciéndose pasar por Joe Biden, políticos u organizaciones de noticias.

El artículo del New York Times citó un mensaje interno de un empleado de Twitter en el que se preguntaba la razón por la que la empresa estaba “haciendo un cambio tan arriesgado antes de las elecciones, que tiene el potencial de provocar interferencias electorales”.

Una empleada de Twitter, Esther Crawford, comentó a la agencia de noticias Associated Press que la función iba a aparecer “pronto, pero aún no ha sido implementada”.

La actriz Valerie Bertinelli se apropió igualmente del nombre de usuario de Musk y publicó una serie de tuits en apoyo de los candidatos demócratas el sábado, antes de volver a utilizar su verdadero nombre. “Okey-dokey. Me divertí y creo que dejé claro mi opinión”, tuiteó posteriormente.

Bertinelli señaló el propósito original de la insignia azul de verificación. Se concedía de forma gratuita a las personas cuya identidad había sido verificada por Twitter, y los periodistas representaban una gran parte de los receptores. “Simplemente significaba que tu identidad estaba verificada. A los estafadores les resultaba más difícil imitarte”, explicó Bertinelli. “Eso ya no es válido. ¡Buena suerte ahí fuera!”.

Respondiendo a un tuit sobre este problema, Musk escribió: “Tú representas el problema: los periodistas que creen que son la única fuente de información legítima. Esa es la gran mentira”.

En su lugar, Musk sugirió que el objetivo de la red social de “convertirse con diferencia en la fuente de información más precisa sobre el mundo” se lograría a través de su programa de comprobación de hechos de la comunidad Birdwatch. Lanzado en 2021 y todavía exclusivo de Estados Unidos, Birdwatch permite que los usuarios añadan notas a tuits populares, que después se muestran a otros usuarios en caso de que un número suficiente de personas las consideren informativas.

Los caóticos cambios realizados en la red social han sido tan rápidos que algunos están siendo revertidos: después de despedir a miles de empleados el viernes, Twitter ha comenzado a pedir a “docenas” que vuelvan a trabajar, según un informe de la agencia Bloomberg, ya que los directivos se dieron cuenta de que eran responsables de funciones cruciales.