¿Podría colapsar o quebrar Twitter?
Elon Musk tomó la dirección de Twitter el mes pasado. Foto: Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images

La reacción de Elon Musk el viernes a la última ola de caos que ha afectado a Twitter fue tuitear una imagen del logotipo de la empresa superpuesto sobre una lápida. Los exempleados de Twitter se preguntan si los problemas de la empresa son realmente existenciales.

Desde que el director ejecutivo de Tesla asumió el cargo el mes pasado, la empresa se ha visto afectada por drásticos recortes de personal, un boicot por parte de los anunciantes, advertencias de quiebra y, ahora, la renuncia masiva del personal restante.

No es de extrañar que entre los temas que fueron tendencia en Twitter esta mañana estuvieran #RIPTwitter y #TwitterMigration a medida que se agravaba la confusión.

Aquí respondemos algunas preguntas sobre la magnitud de la crisis.

¿Cuántos empleados han dejado Twitter?

Musk despidió a aproximadamente la mitad de los 7 mil 500 empleados en la primera semana de noviembre, a los pocos días de haber tomado la dirección. Esto dejó alrededor de 3 mil 750 trabajadores. De la noche a la mañana, un número indeterminado de esos empleados se fue después de que Musk les diera un plazo hasta las 17:00 horas (hora del este) del jueves para que aceptaran “largas horas a gran intensidad” y ser “extremadamente duros” o, de lo contrario, irse con una indemnización de tres meses. Según un reporte, el 75% eligió la indemnización, lo cual dejaría a menos de mil empleados en Twitter.

Las salidas han afectado a varios departamentos, entre ellos el equipo de prensa, lo que significa que las preguntas sobre la magnitud de los recortes y el impacto en la plataforma ahora carecen de respuesta. En su lugar, los exempleados están llenando el vacío.

¿Podría colapsar Twitter?

La evidencia en las redes sociales indicaba que varios ingenieros habían dejado la empresa a raíz del ultimátum de Musk, a pesar de que el nuevo propietario de Twitter destacó que el nuevo modelo de empresa estaría “mucho más orientado a la ingeniería” bajo su propiedad y que “aquellos que escriben un gran código constituirán la mayor parte de nuestro equipo”.

Ahora existe la preocupación de que el sitio sea vulnerable a fallas técnicos y errores, en medio de los indicios de que el complejo sistema que sustenta a Twitter ya se está resquebrajando. La verificación de dos pasos ya se ha visto afectada y se han producido problemas con los retuits.

Steven Murdoch, profesor de ingeniería de la seguridad en el University College de Londres, señaló que la plataforma podría tener dificultades para gestionar “fallos complejos”, llevar a cabo el mantenimiento manual o hacer frente a las amenazas de seguridad.

Sustituir simplemente a los ingenieros que se han ido será difícil. “Twitter podría intentar contratar nuevo personal o reasignar el personal existente, sin embargo, ponerse al día en cuanto al funcionamiento de los sistemas pertinentes puede requerir meses, incluso con un proceso de traspaso sin problemas. Cada gran sitio web ha desarrollado su propio sistema único y a todo aquel que venga de fuera le costará mucho aprender”.

Incluso antes de la llegada de Musk, ya existían indicios de problemas. El exdirector de seguridad de Twitter, Peiter Zatko, ha advertido que los estándares de seguridad de la información eran deficientes. Temía que Twitter pudiera sufrir un hackeo “del nivel de Equifax”, refiriéndose al ataque de 2017 a una empresa de información crediticia que expuso los datos de 147 millones de personas en Estados Unidos.

¿Podría quebrar Twitter?

Musk advirtió este mes que la empresa podría quebrar, diciendo que sin un aumento de los ingresos por suscripción la empresa podría no sobrevivir a la próxima recesión. La publicidad representa el 90% de los 5 mil 100 millones de dólares de ingresos anuales de Twitter, pero esta fuente de ingresos se ha visto muy afectada por la interrupción del gasto de los principales clientes, entre los que se encuentran General Motors y la empresa responsable de las marcas de cereales Cheerios y Lucky Charms. Musk confirmó que se produjo una “caída masiva” de los ingresos por publicidad tras la adquisición.

Los problemas financieros –Twitter ha registrado pérdidas durante 10 de los últimos 12 años– se han visto agravados por el confuso relanzamiento del servicio de suscripción, Twitter Blue, que quedó en pausa después de que los imitadores aprovecharan la oferta de ser “verificados” mediante el simple pago de 7.99 dólares al mes.

¿Y si los anunciantes no regresan?

Eso sería algo muy grave para Twitter. La empresa ha añadido casi 13 mil millones de dólares de deuda a su hoja de balance tras la adquisición y carga con unos costos de intereses de aproximadamente mil millones de dólares al año. Un indicador de la capacidad de una empresa para pagar esos gastos es su flujo de caja. Según el último conjunto de resultados trimestrales de Twitter como empresa que cotiza en Bolsa, Twitter generó un flujo de caja libre negativo (es decir, que gasta más dinero en efectivo para hacer funcionar la empresa de lo que obtiene) de casi 124 millones de dólares.

Farhad Divecha, director ejecutivo de la agencia británica de mercadotecnia digital Accuracast, comentó que los temores sobre la “seguridad de las marcas” en Twitter ya eran una preocupación para los anunciantes. Ahora les preocupará la calidad del servicio que recibirán del personal de Twitter, añadió.

“La privación de derechos del personal parece ser obviamente un problema. Y aunque Elon no quisiera afectar negativamente los servicios publicitarios, como agencia que maneja los presupuestos de los anunciantes, nos preocupa la calidad del servicio que recibimos de la asistencia publicitaria de Twitter y de los gestores de cuentas de Twitter que prestan servicio a la cuenta de nuestra agencia y a las cuentas de nuestros clientes”, dijo.

¿Podría colapsar o quebrar Twitter? - qatar-2022