Los refugios de EU registran una afluencia de personas sin hogar que buscan ayuda en medio de un invierno ‘potencialmente fatal’
Personas duermen en tiendas de campaña cerca de una zona boscosa adyacente a una autopista en Chicago en 2019. Foto: Armando L Sanchez/AP

Burke Patten dirige Night Ministry, una organización sin fines de lucro de Chicago que ayuda anualmente a 6 mil de las 60 mil personas sin hogar de la Ciudad de los Vientos. A medida que una fuerte y gélida ráfaga de clima ártico se adentra en Estados Unidos, Patten sabe que podría ser letal para la vulnerable población de personas sin hogar que hay en la ciudad.

“Lamentablemente, va a ser muy peligroso”, comentó Patten, que es el responsable de comunicaciones de Night Ministry. “Hace frío. Pero va a empeorar mucho”.

Los defensores de políticas que benefician a las personas sin hogar y los gestores de refugios de todo Estados Unidos están observando una afluencia de personas sin hogar que necesitan comida y refugio a medida que el extenso patrón meteorológico ártico se extiende por las regiones de las Grandes Llanuras y los Grandes Lagos y hace temer por la seguridad de las personas sin hogar.

“Es muy preocupante. Sabemos que las personas mueren en este tipo de condiciones”, señaló Patten. “Es peligroso. Me preocupa”. El equipo de ayuda comunitaria de Night Ministry, que visita los campamentos, ha encontrado un menor número de personas en tiendas de campaña y en la calle, lo que inspira la esperanza de que las personas sin hogar de la ciudad estén encontrando lugares donde alojarse con amigos, en hoteles o en refugios, indicó Patten.

Los datos de Homeless Deaths Count calculan que más de 7 mil 800 personas en situación de calle murieron en Estados Unidos en 2020. Cuantificar el número exacto de muertes de personas sin hogar al año y las causas es una labor difícil debido a las lagunas jurisdiccionales.

Sin embargo, no cabe duda de los riesgos. La hipotermia ya es una amenaza constante para las personas que viven en situación de calle. Puede producirse a temperaturas más bajas, de hasta 10ºC, si las personas se mojan por inmersión en agua fría o por las condiciones meteorológicas. Cuando bajan las temperaturas y cae la nieve, las tiendas de campaña, las bolsas de dormir y la ropa de la que dependen las personas sin hogar para mantenerse calientes se mojan y aumenta el riesgo de hipotermia potencialmente mortal. La temperatura corporal de una persona expuesta desciende, disminuyendo su capacidad para moverse o incluso para comprender cognitivamente que se encuentra en peligro mortal, informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Muchas ciudades estadounidenses abren centros de calentamiento y alojamientos de emergencia en invierno cuando las temperaturas descienden a 0ºC o menos.

La ciudad de Buffalo cuenta con un plan de seguridad para situaciones meteorológicas extremas, denominado Código Azul, que proporciona comida caliente, refugio, transporte y atención médica a las personas sin hogar de la ciudad. La coordinadora del programa, Jean Bennett, explicó que este fin de semana constituye un fenómeno meteorológico extremo, uno de los pocos que se producen en la ciudad cada invierno. La ciudad enviará una unidad de Código Azul para localizar a las personas sin hogar, recogerlas y llevarlas al interior.

“Si no quieren salir del entorno en el que se encuentran”, explicó Bennett, “llamaremos a la policía. No están tomando una buena decisión. Este clima puede ser fatal, y pueden fallecer rápidamente. Durante fenómenos meteorológicos extremos, no los dejamos tomar esa decisión”.

Lo que distingue al fenómeno meteorológico extremo de esta semana es la rápida aparición tanto de las bajas temperaturas como de la sensación térmica.

“Este no será el típico frente frío, ya que las temperaturas podrían descender 20 grados o más en pocas horas”, advirtió el Servicio Nacional de Meteorología (NWS) en la mañana del miércoles. Se prevé que las temperaturas desciendan hasta los dos dígitos negativos en muchas zonas de las Grandes Llanuras y los Grandes Lagos, una región cuyos habitantes están muy familiarizados con la nieve profunda y el frío. El Servicio Nacional de Meteorología califica el clima del norte de las Llanuras como “frío intenso y potencialmente fatal”.

“Todos sabemos lo que nos espera al vivir en Dakota del Sur. Sabemos que hay temperaturas extremas”, comentó Elly Heckel, directora de comunicaciones y desarrollo de mercadotecnia del refugio misión Union Gospel Mission Sioux Falls.

Sin embargo, según Heckel, esta semana ha aumentado el número de personas que acuden al refugio y al comedor comunitario y que necesitan protegerse del frío, e incluso acuden a la capilla solo para estar en un lugar cálido y cerrado. La misión está colocando catres en su refugio para hombres para acomodar a las personas que pasan la noche en caso de emergencia y está organizando más actividades navideñas diurnas, ofreciendo a las personas sin hogar de Sioux Falls otra opción para escapar de las temperaturas bajo cero.

“Estamos intentando asegurarnos de que las personas que están en la calle reciben todos los cuidados posibles”, comentó Heckel. Los trabajadores sanitarios comunitarios de la misión les están entregando cobijas, gorros, calentadores de manos, abrigos, botellas de agua, mantas y camas recicladas hechas con bolsas de supermercado “para que no tengan que dormir en el frío y duro suelo”, explicó Heckel. “No queremos que se desmayen bajo los puentes o en los callejones. Estamos intentando ser precavidos cuando hace tanto frío” La muerte por hipotermia y congelación no son los únicos motivos de preocupación.

Las personas que dependen de la mendicidad para obtener ingresos perderán esos ingresos cuando la gente no salga durante una tormenta, señaló Patton, y eso afecta su capacidad para obtener alimentos y otras necesidades. Las fuertes nevadas pueden hacer que las calles de la ciudad sean intransitables, complicando la capacidad de los equipos de ayuda para salir de los refugios a la calle.

Los problemas de salud física, mental y conductual a los que se enfrentan las personas sin hogar agravan aún más los riesgos de vivir sin hogar en condiciones meteorológicas extremas, señaló Doug Schenkelberg, director ejecutivo de la coalición Chicago Coalition for the Homeless. Las enfermedades, como el asma, afectan de forma desproporcionada a las personas sin hogar, señaló Patton, lo que significa que es muy posible que las personas tengan dificultades para respirar.