Documentos clasificados: ¿en qué se diferencian los casos de Trump y Biden?
Joe Biden y Donald Trump. Foto compuesta: Getty Images & Rex Features

El hallazgo de documentos de la administración Biden-Obama en al menos dos lugares vinculados al presidente estadounidense, Joe Biden, fue recibido con consternación por parte de los demócratas y con júbilo por parte de los republicanos, dados los grandes problemas legales a los que se enfrenta Donald Trump por llevarse documentos clasificados a su complejo turístico de Florida.

Los republicanos creen que el incidente demuestra que Biden cometió la misma infracción que el expresidente, y argumentan que la redada del FBI en Mar-a-Lago y la investigación subsiguiente fueron maniobras políticamente motivadas para ganar puntos.

Sin embargo, los demócratas insisten en que los dos incidentes son jurídicamente diferentes, aunque reconocen que suponen un problema político para Biden que permite que los republicanos pasen a la ofensiva.
Entonces, ¿cuál es la situación real? A continuación, presentamos los puntos clave que hay que conocer:

¿Qué ocurrió en realidad?
El registro del FBI en Mar-a-Lago el verano pasado permitió hallar más de 11 mil documentos y fotos de la administración de Trump. Según se informa, incluían material de inteligencia altamente clasificado, así como documentos más mundanos. Posteriormente también se hallaron más documentos.

En el caso de Biden, el número de documentos es muy inferior y proceden de su etapa como vicepresidente de Barack Obama. El primer lote fue encontrado en un centro de estudios de Washington vinculado a Biden, y los abogados encontraron más documentos, incluidos algunos marcados como clasificados, en un garaje y un almacén durante un registro realizado en la vivienda de Biden en Wilmington, Delaware.

Legalmente, ¿qué gravedad tiene esto para Trump y Biden?
Ambas situaciones están siendo investigadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que estudiará la conducta y las posibles motivaciones para apropiarse de los documentos.

Trump parece haber obstruido voluntariamente las iniciativas destinadas a recuperarlos, lo que condujo a la redada del FBI y a la decisión del fiscal general, Merrick Garland, de iniciar una investigación penal y nombrar a un abogado especial para que evalúe los cargos sobre el asunto como parte de un expediente más amplio que analiza las investigaciones sobre Trump.

En el caso de Biden, su equipo indicó que cooperó plenamente y que devolvió de forma inmediata los documentos a los Archivos Nacionales en cuanto fueron descubiertos. Garland pidió a John Lausch, designado por Trump como fiscal estadounidense para el distrito norte de Illinois, que llevara a cabo una revisión, pero en un principio se resistió a las peticiones republicanas de una investigación penal o de un abogado especial.

¿Qué contienen los documentos?
En ninguno de los dos casos se sabe con certeza, aunque se informa que los documentos de Trump incluían secretos nucleares y otras capacidades militares de una potencia extranjera no especificada.

Los documentos de Biden al parecer también contenían documentos clasificados mezclados con material no clasificado, cuyos temas y contenido aún se desconocen.

En particular, sin embargo, los documentos de Trump incluían algunos que llevaban fechas posteriores a su presidencia, lo que sugiere que los tenía cuando ya no tenía autorización para ello. Todos los de Biden parecen tener fecha de cuando era vicepresidente.

¿Cuáles son las consecuencias políticas?
La redada en Mar-a-Lago tuvo un impacto desigual para Trump. Numerosos republicanos se desesperaron ante la necesidad de defender al expresidente, mientras que otros respaldaron sus afirmaciones de que lo estaban atacando injustamente.

El equipo de Trump intentará explotar las desventuras de Biden mientras prosigue con su campaña para recuperar la presidencia en 2024, mientras que la nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes puede, si así lo desea, iniciar su propia investigación sobre los documentos de Biden.

Para los demócratas, el hallazgo de los documentos supone un inesperado y no deseado dolor de cabeza político. Atenúa su indignación por la posesión de documentos clasificados por parte de Trump y proporciona a los republicanos un tema de conversación fácil sobre lo que hasta ahora había sido un asunto complicado.

¿Qué dicen los bandos de Trump y Biden?
La Casa Blanca emitió el jueves un comunicado de Richard Sauber, abogado especial del presidente, en el que admitió que se halló “un pequeño número” de documentos marcados como clasificados entre documentos personales y políticos en la vivienda de Biden en Wilmington, pero no precisó cuándo. Recalcó que los abogados del presidente estaban “cooperando plenamente con los Archivos Nacionales y el Departamento de Justicia”.

Trump, en una predecible respuesta en su red social Truth Social, exigió saber cuándo el FBI realizaría “una redada en las muchas casas de Joe Biden, quizás incluso en la Casa Blanca”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales