‘Un poco chiflado’: los miembros del jurado son interrogados sobre sus opiniones acerca de Elon Musk de cara al juicio de los accionistas
Los inversionistas presentaron una demanda en agosto de 2018, poco después de que Elon Musk publicara en Twitter que estaba considerando sacar a Tesla de la Bolsa a un precio de 420 dólares por acción. Foto: Aly Song/Reuters

El caso de los accionistas contra el CEO de Tesla, Elon Musk, tuvo un comienzo lento el martes, ya que los posibles miembros del jurado que describieron de distintas maneras al polémico multimillonario del sector tecnológico como “narcisista”, “impredecible”, “un poco chiflado”, “un genio” y “otro tipo rico arrogante” fueron cuestionados sobre su imparcialidad por el juez.

Sin embargo, al final del día, nueve miembros del jurado fueron seleccionados para formar parte del jurado del juicio que se llevará a cabo en San Francisco y que gira en torno a si Musk estafó a los inversionistas con “miles de millones” al afirmar en unos tuits de 2018 que tenía “asegurado” el financiamiento para hacer privada la empresa automotriz eléctrica.
Los alegatos de apertura comenzarán el miércoles.

La demanda busca una indemnización por daños y perjuicios para los accionistas que compraron o vendieron acciones de Tesla en los días posteriores a los tuits de Musk publicados el 7 de agosto de 2018. Los accionistas no han especificado los daños, pero señalaron que los tuits de Musk les costaron a los inversionistas “miles de millones”.

Los tuits de Musk de 2018 impulsaron un repunte en el precio de las acciones de la empresa que terminó abruptamente una semana después, luego de que se volviera evidente que no tenía los fondos para la adquisición después de todo. Los inversionistas lo demandaron entonces, alegando que las acciones de Tesla no habrían fluctuado tan ampliamente en valor si él no hubiera ofrecido la posibilidad de comprar la empresa por 420 dólares por acción.

El tuit de Musk también atrajo la atención de los reguladores de valores, quienes concluyeron que era impropio y que estaba mintiendo. En un acuerdo, lo obligaron a pagar 40 millones de dólares y le exigieron que renunciara a la presidencia de Tesla.
Desde entonces, Musk se ha vuelto aún más polémico con la adquisición de Twitter y la consiguiente renovación de las normas de publicación de la red social, el cierre de su sede y el despido de muchos de sus empleados.

Los abogados de Musk argumentaron que su gestión de Twitter lo había convertido en una persona tan infame en la ciudad natal de Twitter, San Francisco, que no podía conseguir un jurado imparcial en esa ciudad.

No obstante, el juez de distrito estadounidense Edward Chen rechazó la petición de Musk de trasladar el juicio a Texas y, en su lugar, él y los abogados de ambas partes interrogaron a los miembros del jurado que expresaron las opiniones más firmes sobre Musk en un cuestionario previo al juicio.

“Creo que está un poco chiflado, a nivel personal”, dijo un miembro del jurado, refiriéndose a la gestión de Musk de Twitter, empresa de la que se hizo cargo en octubre.

Ese posible miembro del jurado y otros comentaron que podrían dejar de lado sus opiniones y juzgar el caso con imparcialidad si eran seleccionados.

A los panelistas se les preguntó con antelación sobre sus opiniones acerca de Musk y si poseían un vehículo Tesla.
“Sinceramente creo que no puedes juzgar a una persona hasta que te pones en sus zapatos”, dijo otro posible miembro del jurado, que había opinado que Musk parecía “narcisista”.

Musk, que podría terminar testificando en el juicio, mantiene que creía que había conseguido apoyo financiero para la adquisición durante las reuniones con representantes del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita.

El resultado del juicio puede depender de la interpretación que haga el jurado de los motivos que tuvo Musk para publicar los tuits, y que Chen ya decidió que eran falsos.