La verdadera naturaleza del yoga y la industria del bienestar
‘El yoga, ya sea antiguo o moderno, no es una práctica codificada y seguirá evolucionando dentro del lucrativo negocio del bienestar’. Foto: Maridav/Alamy

Mi iniciación al yoga a finales de los 20 me ayudó a gestionar el rumbo de mi vida hasta el día de hoy, cuando estoy a punto de cumplir 77 años (enseño yoga, su apropiación por parte de la industria blanca del bienestar es una forma de colonialismo, pero podemos seguir adelante, 3 de enero). El hecho de casarme, mudarme a Sudáfrica e iniciar un negocio desconocido para mí me provocó altos niveles de estrés. Con suerte me recomendaron un ashram (un lugar de meditación) que ofrecía clases. Esos 75 minutos de calma, posturas de yoga y música tranquila una vez a la semana me salvaron del agotamiento.

La filosofía del yoga que Swami Venkatesananda y Swami Sivananda enseñaron a los miembros fundadores ejemplifica el yoga integral original. Siempre se cuenta con voluntarios que preparan sandwiches para las personas desnutridas, y los profesores acuden regularmente a los asentamientos informales para hacer demostraciones de ejercicios de respiración y asanas (posturas) básicas de yoga para ayudar a las personas asmáticas y, en general, mostrar el camino hacia una mejor salud con el movimiento.

También dirigen un programa para niños desfavorecidos. En la actualidad, después de haberme mudado de Ciudad del Cabo, todavía he podido encontrar un profesor de aquel ashram original. Tienen profesores y alumnos procedentes de todos los orígenes. Para mí, las enseñanzas significaron la verdadera naturaleza del yoga y las ocho partes.

Christine Schmid
Plettenberg Bay, Cabo Occidental, Sudáfrica

Su artículo señala acertadamente que el yoga debería ser más accesible para todos los grupos sociales. No obstante, el yoga de los textos antiguos se parece al yoga que se practica actualmente solo en apariencia. El yoga clásico de Patanjali, que se menciona en el artículo, apenas hace referencia a posturas físicas, y mucho menos a secuencias de estiramientos.

El yoga moderno, entendido comúnmente como una práctica de estiramientos físicos sincronizados con la respiración, surgió en la India hace poco más de un siglo de una combinación de influencias locales y extranjeras. Su historia la documentó con gran detalle el erudito Mark Singleton en su libro Yogabody, y la resumió en un artículo más breve publicado en la revista Yoga Journal.

El yoga, ya sea antiguo o moderno, no es una práctica codificada y seguirá evolucionando dentro del lucrativo negocio del bienestar. Hacer que el bienestar sea más accesible es un objetivo que vale la pena, pero antes de hablar de apropiación, deberíamos tener claro qué es exactamente lo que se está apropiando.

Joelle Tamraz
Guildford, Surrey.