Soy una mujer de 32 años y no tengo amigas ¿Me estoy perdiendo algo?
'Me pregunto si valdría la pena pensar en las razones por las que no tienes muchas conexiones femeninas'. Pintura: Madame Lebrun peint par Elle Meme, de Élisabeth Louise Vigée Le Brun. Foto: Alamy

Soy una mujer de 32 años y no tengo amigas. Siento que todos a mi alrededor, y en los medios de comunicación, están obsesionados con el poder de las amistades femeninas en este momento. Me voy a casar y no tendré damas de honor, aunque mi pareja tendrá varios padrinos. No sé cómo debo sentirme al respecto, solía sentir vergüenza, como si hubiera algo malo en mí y como si me estuviera perdiendo algo. No sé por qué la vida me ha llevado a un lugar en el que no tengo amigas. Me molestan los artículos y libros que tratan sobre cómo ellas son lo más importante en la vida –más importante que la familia, las parejas románticas, las mascotas, los pasatiempos, el trabajo–, pero no sé si me molestan porque es lo que quiero o si en realidad estoy bien con ello y simplemente me siento inferior o cohibida por una tendencia actual.

Cuando pienso en mi tiempo y en mi vida, no veo espacio para las amistades femeninas, y no sé si solo las quiero como póliza de seguro en caso de que algo salga mal. ¿Cómo puedo resolver estas cuestiones? ¿Existe una respuesta? ¿Me estoy perdiendo algo?

Eleanor responde:

A veces, cuando sentimos que el resto del mundo está “obsesionado” con algo, es señal de que nosotros también estamos un poco preocupados por ello. Tienes razón en que gran parte de la cultura pop gira en torno a los estrechos vínculos femeninos, pero también existe una gran parte de la cultura pop que gira en torno a los automóviles o el deporte, y estos temas no parecen ofender o molestar de la misma manera que el “girl power”. En mi experiencia, nos sentimos más resentidas por este tipo de cosas cuando reflejan alguna crítica que ya tenemos de nosotras mismas.

Sin embargo, la razón para querer tener más amigas no tiene por qué ser una “póliza de seguro” ni un consentimiento de tu percepción de que los demás piensan que son la forma más elevada de conexión. Sería bastante extraño que las cualidades que crean las buenas amistades –buen humor, inteligencia, chispa, confiabilidad– no se dieran en las mujeres. Eso sería muy extraño.

La existencia de un patrón de género en tus amistades puede o no ser malo en sí mismo, pero como mínimo es probable que signifique que te estás perdiendo conexiones que realmente podrías disfrutar. El mundo es muy grande y las posibilidades de que los surcos demográficos sean una buena guía del carácter de una persona son muy escasas. Nos perdemos todo tipo de compatibilidades y conversaciones cuando nuestros amigos son solo de un determinado sexo, raza o edad; es muy poco probable que las personas que vale la pena conocer tengan todas un aspecto determinado.

Teniendo esto en cuenta, me pregunto si valdría la pena reflexionar sobre las razones por las que no tienes muchas conexiones femeninas. Quizás no haya una explicación uniforme, es posible que simplemente estén disminuyendo las amistades de todo tipo.

Pero si tienes amigos y estrechas relaciones –si eres capaz de establecer conexiones espontáneas y fáciles, pero históricamente han excluido a las mujeres–, podría ser algo que valga la pena preguntarse. Especialmente si te incomoda pensar en ello. Una amiga mía me dijo en una ocasión de forma realista: “No me llevo bien con las mujeres porque soy la mayor misógina que conozco”.

Otra comentó que simplemente replicaba las dinámicas que no le gustaban con su hermana. Independientemente de cuál sea la respuesta, tal vez te encuentres pensando en esto de una manera investigadora, en lugar de crítica, para que sea instructiva sobre tu propia relación con el género.

El hecho de que intentes entablar más amistades femeninas no significará que te comprometerás de antemano con algunos Divinos secretos o con la magia al estilo de Amigas inseparables. No tiene por qué ser un bien mítico. De hecho, cuanto más veas a las amistades femeninas de esa manera –o temas que todos los demás lo hagan–, más frustrante te resultará cuando no se materialicen de inmediato. Algunas amistades femeninas son aquelarres de sangre que se remontan a la infancia. Pero otras son solo amistades regulares y antiguas.

Por la forma en que describes tu vida, parece que tienes una gran variedad de relaciones y formas de pasar el tiempo. No tienes por qué buscar amistades femeninas solo porque lo dice la televisión. De igual modo, puede que descubras que ampliar este ámbito de tu vida enriquece las cosas. No hay ningún motivo por el que una característica demográfica arbitraria debería costarte relaciones que realmente te podrían encantar.