Un jurado dictamina que los NFT de ‘MetaBirkins’ de un artista violan los derechos de marca registrada de Hermès
El jurado concedió a Hermès 133 mil dólares en concepto de daños y perjuicios por violación de marca registrada. Foto: Guy Bell/Rex/Shutterstock

En uno de los primeros casos que abordan el nuevo mundo artístico de la tecnología de punta de las fichas no fungibles (NFT), un jurado de Nueva York sentenció el miércoles que un artista violó los derechos de marca registrada de la casa de moda francesa Hermès al vender imágenes de bolsas de pieles peludas imitadas como NFT.

El jurado determinó que las versiones no autorizadas del artista Mason Rothschild de las icónicas bolsas Birkin de Hermès, que el artista cubrió de pieles, presentadas en una colección de imágenes que bautizó como “MetaBirkins” y vendió por un total de más de un millón de dólares (unos 18 millones de pesos), podían confundir a los consumidores.

El jurado concedió a Hermès 133 mil dólares (unos dos millones de pesos) en concepto de daños y perjuicios por violación de marca registrada, uso indebido y una infracción denominada “ciberocupación”, que consiste en registrar o utilizar de mala fe la marca registrada de una empresa.

El jurado consideró que el uso que Rothchild hizo de la imagen de la bolsa no constituía una forma de expresión protegida por la Primera Enmienda.

El abogado de Rothschild, Rhett Millsaps, calificó el resultado como un “día terrible para los artistas y la Primera Enmienda”. Los representantes de Hermès no respondieron de forma inmediata a las solicitudes de comentarios formuladas por la agencia de noticias Reuters.

El caso ha sido objeto de un minucioso seguimiento por su potencial para aclarar el modo en que el derecho de marcas registradas se aplicará a los NFT, que son tokens únicos en las redes de blockchain (cadena de bloques) utilizados con frecuencia para verificar la propiedad del arte digital.

Las preciadas bolsas Birkin de Hermès normalmente cuestan decenas de miles de dólares cada una.
Rothschild retrató las bolsas en 100 extravagantes piezas que mostraban bolsas cubiertas de pieles peludas de los colores del arco iris o de pieles verdes, ataviadas con un gorro rojo de Santa Claus.

Hermès presentó la demanda, alegando que el artista no era más que “un especulador digital que pretende enriquecerse rápidamente mediante la apropiación” de la marca Hermès.

La “marca Metabirkins simplemente roba la famosa marca registrada Birkin de Hermès añadiendo el prefijo genérico ‘meta’“, se leía en la demanda original presentada por Hermès en enero del año pasado, señalando que el “meta” en el nombre hace referencia al metaverso digital que los innovadores tecnológicos promocionan actualmente como la próxima gran novedad en la obtención de beneficios tecnológicos.

Rothschild, cuyo verdadero nombre es Sonny Estival, comparó su uso de las bolsas con la representación que Andy Warhol hizo de las latas gigantes de sopa Campbell en sus famosas pantallas de seda de la cultura pop. Rothschild señaló que sus representaciones de las bolsas eran una crítica absurda de los excesos del mundo de la moda.

“No estoy creando ni vendiendo bolsas Birkin falsas. Estoy creando obras de arte que representan bolsas Birkin imaginarias cubiertas de piel”, explicó Rothschild en una carta dirigida a la comunidad tras la presentación de la demanda.

Michelle Cooke, socia del despacho de abogados ArentFox Schiff LLP, que asesora a las empresas sobre este tipo de cuestiones de marcas registradas, señaló que la decisión sería muy significativa para las empresas, ya que muchas han expresado su interés por incorporarse al metaverso, donde podrían ganar dinero vendiendo ropa digital que podrían usar los avatares y similares.

“Indudablemente, esta decisión es una victoria importante para Hermès y para los propietarios de marcas en general”, comentó el miércoles. “Aún no sabemos qué llevó al jurado a pronunciarse del lado de Hermès. Pero una cuestión que probablemente consideró fueron las pruebas que indicaban que Rothschild lanzó los MetaBirkins NFT como una empresa comercial”, más que como un proyecto artístico.

Cooke comentó que el hecho de que el jurado tomara una decisión al cabo de un solo día de deliberaciones demuestra que las cuestiones eran claras.

“La rapidez de la decisión también indica que el jurado no se sintió obstaculizado por el hecho de que los NFT fueran el medio en cuestión”, señaló. “En cambio, el jurado pareció considerar … que las leyes vigentes sobre marcas registradas son lo suficientemente flexibles como para proteger los derechos de los propietarios de marcas en lo que respecta a los NFT”.

No obstante, indicó que es probable que se vuelva a plantear la cuestión a medida que las marcas intenten vender sus productos en el metaverso y los artistas sigan ampliando los límites de los nuevos tipos de arte tecnológico. Es posible incluso que al final se apele este caso, dijo.

“Seguirán existiendo tensiones entre los propietarios de marcas y contenidos en los entornos digitales emergentes”, indicó.
Reuters contribuyó a este artículo.