La jornada electoral inicia en

El príncipe Harry dice que la intrusión de los ‘viles’ periódicos sensacionalistas tuvo un impacto devastador
El príncipe Harry llegando al tribunal el martes. Foto: Anadolu Agency/Getty Images

El príncipe Harry dijo que los “viles” periódicos sensacionalistas británicos tuvieron un “impacto devastador” en su salud mental al retratarlo como un “tonto” irresponsable propenso al consumo de alcohol y drogas cuando era menor de edad.

El príncipe declaró ante el Tribunal Superior que la “constante intrusión de la prensa sensacionalista” al final lo obligó a mudar a su familia a California después de haber soportado toda una vida de cobertura.

En la mañana del martes, el príncipe se convirtió en el primer miembro de la familia real en ser sometido a un contrainterrogatorio ante un tribunal desde 1891. Harry alega que los periodistas que trabajan para los periódicos Daily Mirror, Sunday Mirror y People hackearon sus mensajes de voz y utilizaron de forma ilegal investigadores privados para obtener información sobre su vida privada.

Harry indicó al tribunal que quería hacer rendir cuentas al personal de los “increíblemente poderosos” periódicos británicos porque “se hacen pasar por periodistas”, pero que habían “usurpado los privilegios periodísticos para su propio beneficio y agenda personales”.

“Cuando era niño, en la adolescencia, estuve bajo la invasión de la prensa durante la mayor parte de mi vida, hasta el día de hoy”, comentó.

En una extensa declaración escrita, Harry alegó:

  • Piers Morgan, el exdirector del periódico Daily Mirror, escuchó los mensajes que dejó la madre del príncipe, Diana, princesa de Gales. Harry explicó que se sintió “físicamente enfermo” ante la idea de que Morgan escuchó sus mensajes privados y que eso le hizo tomar la determinación de hacer que el periodista “asumiera la responsabilidad que le correspondía por sus actividades ilícitas contra mí y mi madre”.
  • Los mensajes de voz de Harry fueron hackeados por periodistas cuando estudiaba en Eton, y de joven tuvo que esconderse en la cajuela de un automóvil para evitar a los paparazzi.
  • Su relación con su exnovia Chelsy Davy se vio perjudicada por la “vigilancia constante” de la prensa sensacionalista, la cual hizo que se sintieran “perseguidos por los medios de comunicación”.
  • Durante su adolescencia se vio profundamente afectado por los rumores de la prensa sensacionalista de que su verdadero padre era el oficial del ejército James Hewitt, y declaró que esas historias eran “hirientes, mezquinas y crueles”.
  • La prensa sensacionalista condicionó la forma en que el público y los compañeros del ejército lo veían. “Me enfrentaba a juicios y opiniones basados en lo que se había publicado sobre mí, fuera cierto o no. Esperaba que las personas pensaran ‘él obviamente fallará esta prueba, porque es un tonto'”, comentó.

El príncipe voló desde su casa en California para asistir a la audiencia y lo recibieron decenas de fotógrafos y camarógrafos de todo el mundo a su llegada al tribunal en el centro de Londres. Juró sobre la Biblia y prestó declaración bajo juramento, aunque el tribunal tuvo que debatir primero la forma en que debía referirse al miembro de la familia real.

Finalmente, se decidió que la primera vez que se le mencionara se le llamaría “su alteza real” y luego se le volvería a llamar por su nombre de preferencia, príncipe Harry. Se espera que el príncipe pase dos días sometido a un contrainterrogatorio sobre su testimonio.

Andrew Green KC, abogado del Mirror, señaló que el príncipe Harry estaba actuando en el “reino de la especulación total” y que no podía respaldar su alegación de que las historias publicadas en el Mirror procedían de hackeos telefónicos u otras actividades ilegales. El abogado sugirió en repetidas ocasiones que Harry estaba confundiendo el impacto de los artículos publicados en los periódicos del Mirror con el daño que causaron las historias publicadas en otros medios.

No obstante, Harry hizo hincapié en la paranoia que sintió como consecuencia de los artículos publicados en los periódicos del Mirror, los cuales revelaron detalles sobre sus relaciones con exnovias y lo rastrearon hasta rincones remotos del país. Harry se refirió a un número “altamente sospechoso” de facturas emitidas a investigadores privados en relación con artículos sobre él, así como a un misterioso funcionamiento de su celular.

Harry comentó que los periódicos sensacionalistas británicos no respetaban a las personas y hacían cualquier cosa por conseguir una noticia. Harry señaló: “Te conviertes en una víctima de su sistema. Afirman que exigen responsabilidades a las figuras públicas, pero se niegan a rendir cuentas ellos mismos. Si supuestamente vigilan a la sociedad, ¿quién demonios los vigila a ellos, cuando incluso al gobierno le asusta alienarlos por considerar que la posición es poder? Es increíblemente preocupante para todo el Reino Unido”.

El príncipe Harry ofreció su interpretación de cómo los periódicos británicos creaban personajes para todos los miembros de la familia real. “Empiezas como un lienzo en blanco mientras ellos averiguan qué tipo de persona eres y qué tipo de problemas y tentaciones puedes tener… Entonces eres ya sea el ‘príncipe playboy‘, el ‘fracasado’, el ‘marginado’ o, en mi caso, el ‘tonto’, el ‘tramposo’, el ‘alcohólico que es menor de edad’, el ‘drogadicto irresponsable’, y la lista continúa”, indicó.

El príncipe Harry explicó que esto acabó convirtiéndose en una profecía autocumplida: “Cuando era adolescente y estaba en mis 20, terminé sintiendo que estaba haciendo honor a muchos de los titulares y estereotipos que ellos querían atribuirme, sobre todo porque pensé que si estaban publicando esa basura sobre mí y si la gente lo creía, bien podía ‘cometer el crimen’, por así decirlo.

Fue una espiral descendente, en la que los periódicos sensacionalistas intentaban engatusarme constantemente, un joven ‘dañado’, para que hiciera alguna tontería que sirviera para escribir una buena noticia y vender muchos periódicos. Ahora que lo recuerdo, este tipo de comportamiento por su parte es absolutamente vil”.

Harry comentó que todas sus relaciones estuvieron sometidas a una inmensa presión, y que en los periódicos aparecieron detalles privados de sus conversaciones y encuentros con Davy y Caroline Flack. “Siempre tuve la impresión de que los periódicos sensacionalistas querían que estuviera soltero, ya que yo les resultaba mucho más interesante y vendía más periódicos”.

También alegó que Morgan últimamente arremetió contra él y su esposa, Meghan, la duquesa de Sussex, con “una avalancha de horribles ataques personales e intimidación” que, según explicó, fue “presumiblemente a modo de represalia” por interponer la demanda legal contra el Mirror.

El príncipe Harry explicó que las críticas de Morgan estaban motivadas por la propia supervivencia, “con la esperanza de que me retractara antes de poder hacerlo responsable de sus actividades ilícitas dirigidas tanto contra mí como contra mi madre durante su etapa como editor”.

El caso continúa.

Síguenos en

Google News
Flipboard