¿Qué es el colágeno y por qué es tan popular en la industria de la belleza?
Los productos que afirman poder restaurar la elasticidad juvenil de la piel forman parte de una industria mundial de 4 mil millones de dólares (unos 70 mil millones de pesos). Foto: Alamy

El colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo humano. Constituye el 60% de nuestros cartílagos y representa entre el 70 y el 80% del peso seco de la piel, además de estar presente en otros tejidos conjuntivos como tendones, músculos y huesos.

Aporta elasticidad y resistencia a nuestro cuerpo, sin embargo, su producción disminuye a medida que envejecemos, lo cual provoca más dolores y molestias y nos hace parecer más viejos y con más arrugas. Factores como la exposición al sol y el tabaco, junto con el estrés crónico, la falta de sueño o de ejercicio, pueden acelerar su disminución.

El deseo de mitigar estos efectos del envejecimiento ha contribuido a la creación de una industria mundial cuyo valor se calculó en 4 mil millones de dólares (unos 70 mil millones de pesos) en 2022. Existen 28 tipos diferentes de colágeno, y los productos que lo contienen abarcan desde aditivos alimentarios que mejoran la textura y las pieles que cubren embutidos de carne hasta suplementos para la salud y productos de belleza.

Se puede obtener colágeno de cerdos, pollos y pescados, no obstante, el colágeno de reses representa el 34% del mercado. Grand View Research atribuye este hecho a “la alta disponibilidad de ganado y a los precios más bajos”.

Para todo aquel que lamente la pérdida de elasticidad de su piel, una crema perfectamente empaquetada y repleta de colágeno podría parecer algo que vale la pena probar, pero es poco probable que el ingrediente surta efecto en esta forma.

El colágeno tópico tendría que penetrar profundamente bajo la superficie de la piel para resultar útil, pero sus fibras son demasiado grandes como para atravesar la capa externa. Sin embargo, a pesar de la ciencia, sigue siendo un producto popular en los establecimientos de belleza, y todas las grandes marcas lo incluyen en sus gamas.

Los tipos de colágeno I, II y III son los más importantes para la salud de la piel y el sistema musculoesquelético. Se pueden encontrar en una gama de suplementos orales en rápida expansión, normalmente en forma de cápsulas o polvo, en productos que se descomponen y son fáciles de digerir, conocidos como “colágeno hidrolizado” o “péptidos de colágeno”.

La actriz estadounidense Jennifer Aniston, que califica el colágeno como “el pegamento que mantiene todo unido”, es directora creativa de Vital Proteins, una marca cuyo colágeno en polvo dice utilizar desde hace varios años. No obstante, una investigación realizada por The Guardian reveló que la cadena de suministro de esta empresa, propiedad de Nestlé, está vinculada a explotaciones ganaderas implicadas en la deforestación.

¿Qué es el colágeno y por qué es tan popular en la industria de la belleza? - shutterstock-jeenifer-4-1280x813
Jennifer Aniston. Foto: Shutterstock

Aunque existen estudios prometedores que asocian la ingesta de colágeno por vía oral con la mejora de la salud de las articulaciones y la piel, la Facultad de Salud Pública de Harvard advierte que existen posibles conflictos de intereses, dado que la mayoría de las investigaciones, si no es que todas, están financiadas por la industria o las realizan científicos afiliados a ella.

Durante mucho tiempo se ha inyectado colágeno en la piel para rellenar las arrugas y los labios. Sin embargo, en la actualidad ha sido sustituido en gran medida por rellenos de ácido hialurónico que, a diferencia del colágeno, se desintegran al cabo de unos meses y conllevan menos riesgo de provocar una reacción alérgica.

Existen suplementos etiquetados como “colágeno vegano” que no contienen colágeno real. Lo que significan es que son alternativas veganas que contienen vitaminas y minerales que pueden ayudar a impulsar nuestra propia producción de colágeno, o los mismos aminoácidos que se encuentran en el colágeno, procedentes de fuentes vegetales.

Los investigadores están modificando genéticamente ciertos tipos de hongos y bacterias con el fin de producir colágeno humano de tipo I en un proceso similar a la fabricación de la insulina médica.

Síguenos en

Google News
Flipboard