El mayor reto del turismo no fue la pandemia, sino la falta de coordinación: Gloria Guevara
Gloria Guevara, Presidenta y CEO del Consejo Mundial de viajes y turismo. ©Foto: Angélica Escobar/La-lista.

El turismo fue uno de los grandes sectores que sintieron con mayor severidad el impacto de la pandemia del coronavirus, deteniendo su actividad por completo, sufriendo la quiebra de negocios en todos sus ramos y con cuantiosas pérdidas de empleo, pero para Gloria Guevara Manzo, presidenta y CEO del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), el mayor reto para el sector no fue la emergencia sanitaria, sino la falta de coordinación para atenderla.

Para esta líder del turismo, algunas acciones emprendidas por diversos países fueron tomadas en solitario y sin acercamientos para optar por mejores alternativas, y si bien señala que éstas fueron decididas para proteger a sus ciudadanos, terminaron pagando las consecuencias. Pero eso quedó atrás, asegura, y se ha logrado avanzar en la coordinación entre naciones, mejorando las expectativas para la movilidad, y de paso para el turismo.

A nivel global, el coronavirus habría generado en 2020 pérdidas por 4.5 billones de dólares y una reducción de 174 millones de puestos de trabajo, de acuerdo estimaciones del WTTC; mientras que el Barómetro de la Organización Mundial del Turismo (UNWTO) apuntaba que podría causar un desplome de entre 60 y 80% respecto al año previo.

En el caso de México, el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) pronostica que la caída será de alrededor de 45%, llevando a la industria a su peor crisis en la historia. Además de que Las pérdidas tan solo en los meses del confinamiento, mediados de marzo a finales de mayo, rondarían los 500,000 millones de pesos para sectores de esta industria como hoteles, restaurantes, agencias de viajes, entre otros.

Pero la recuperación no está lejos, asegura la jefa del WTTC, el verano podría significar un repunte para los destinos que han trabajado en los tres ejes principales: tener un plan de vacunación, realizar muchas pruebas para detectar y contener los contagios; y aplicar protocolos responsables que permitan la movilidad.

Lee también: ‘El manejo de la pandemia fue el peor aliado del turismo’: Braulio Arsuaga

L-L: ¿Cómo ha sido el año de la pandemia para el sector de viajes y turismo? ¿Y cuáles fueron sus principales afectaciones?

El 2020 ha sido el peor año del que se tiene registro para el sector. Cerramos el año con una estimación de 174 millones de empleos impactados a nivel mundial, una cifra sin precedente recordando que contribuimos con 330 millones; millones de millones de dólares perdidos, unos 4.5 trillones de dólares como lo miden los americanos, en lo que fue al año pasado; tuvimos una caída de 65% en los viajes internacionales, y en promedio a nivel mundial un 40% en viajes nacionales. La restricción de movilidad fue lo que más nos afectó, pues al no tenerla no hay turismo, no hay viajes.

Hemos visto diferentes soluciones, diferentes mediciones y diferentes impactos, porque los países han implementado diferentes soluciones y han tomado diferente iniciativas y políticas. Hemos visto países en el que sus PIB cayó 10%, otros un 5%, porque cada uno aplicó sus soluciones y protocolos. Pero a nivel mundial ha sido definitivamente devastador.

L-L: Al revisar cualquier reporte, el que usted quiera, se puede observar que en prácticamente todos los indicadores hay pérdidas…

Eso pasó en todos los países, excepto en China, que registró un crecimiento porque controló al virus muy rápido y pudieron reactivar la movilidad nacional de forma medida y con buenos protocolos, lo que reactivó su turismo nacional, que representa el 85% del total, y eso les permitió tener un crecimiento, a diferencia de otras naciones, sobre todo de aquellas que no han permitido esa movilidad y que son las más afectadas.

L-L: ¿Cuáles fueron o son las medidas que han impedido la mejora del sector en la situación actual?

Si tenemos que pensar en el mayor reto de nuestro sector en el año pasado, tenemos que decir que no fue la pandemia, fue la falta de coordinación entre los países. Cuando se tienen crisis y se trabaja de forma coordinada se sale más rápido de ellas. La falta de coordinación internacional, la falta de aprender mejores prácticas y la falta de compartir información fue desafortunadamente lo que prevaleció en el 2020 y lo que hizo que esta pandemia sea más dolorosa.

Cuando vimos lo que sucedía en China no nos preparamos en Europa; cuando vimos lo que ocurría en Europa no se prepararon en Estados Unidos, y lo mismo México y América Latina, que tampoco se anticiparon. Fue un fenómeno que sucedió a nivel mundial.

Cuando se implementaron pruebas masivas para poder detectar los casos y aislar a la gente infectada para detener el avance del Covid, vimos que no todas las naciones siguieron el mismo camino. Por ejemplo, Corea del Sur implementó una estrategia de pruebas masivas que le sirvió mucho para detener los contagios, otros países no optaron por lo mismo y el resto es historia y pagaron las consecuencias.

Lee también: El peor año del sector turístico: perdió 1,3 billones de dólares en 2020

L-L: ¿Y esa falta de coordinación ya se superó? ¿Observa una mayor comunicación entre países?

Se ha avanzado muchísimo. Un evento muy importante el año pasado fue el G20 de turismo, en octubre, que es una plataforma muy relevante, porque coordinar a todos los países es muy complicado, pero coordinar a 20 es más sencillo. Ahí pudimos presentar una propuesta para recuperar millones de empleos y llevar el inicio de esa coordinación. Hemos visto alcances muy buenos.

Y eso nos alienta. También el tema de la vacunación, porque se está reduciendo la mortalidad y eso da mucha tranquilidad, y los países podrán empezar a pensar en acciones para permitir la movilidad, tanto nacional como internacional.

L-L: ¿Cuál es la situación que ha observado en América Latina, particularmente en México?

América Latina es como muchos mundos. Entre países no se puede decir que están iguales, y a veces hasta en una sola nación hay diferentes soluciones, como en México. Algunos estados han sido muy responsables y han implementado protocolos que han ayudado a reducir los contagios y medidas para permitir una movilidad responsables. Hay también países que han sido muy agresivos en el tema de las pruebas, y es fundamental trabajar en conjunto en lo que llamamos “hacer visible lo invisible”, es decir, dónde está el virus y quiénes están contagiados, para ponerlos en cuarentena y no lo sigan esparciendo.

Vemos en América Latina diferentes respuestas. Países donde han hecho muchísimas pruebas y han tenido protocolos muy responsables y no han afectado la movilidad, como el caso de Uruguay, con muy pocos casos y que han podido mantener exitosamente el turismo nacional.

Otros batallaron mucho y recientemente implementaron protocolos más interesantes, y ya están con las vacunas, como Perú. Vemos otros casos como Chile, que decidió estar cerrado por un largo plazo.

En México, las soluciones dependen de la entidad. Baja California Sur es un caso exitoso manteniendo los casos muy bajos y permitiendo la movilidad, lo que atrae turismo internacional responsable para que no se impacten en los empleos, y obteniendo nuestro sello de “Safe Travel”. Lo mismo con Cancún y Vallarta. Hemos visto destinos en México que han implementado los protocolos necesarios. La Ciudad de México está haciendo más pruebas, lo que nos parece muy bien. Pero es fundamental que a nivel nacional se hagan mucho más pruebas para poder aislar a la gente infectada.

Te recomendamos: OMS prevé certificado de vacunación para viajes internacionales

L-L: ¿Cuáles son las expectativas que tienen para el sector en los próximos meses? ¿Habrá por fin una mejora?

El verano va haber recuperación. Por ejemplo, en Gran Bretaña -sede del WTTC y desde donde despacha Gloria Guevara- como ya cumplió con el objetivo de vacunar a la gente mayor y están avanzando rápidamente en la población, espera que para el 17 de mayo pueda recuperar todo el turismo internacional. Si es el caso, vamos a tener un muy buen verano.

Cuando el primer ministro (Boris Johnson) anunció su plan de salida de la pandemia, las reservaciones al día siguiente fueron impresionantes. La gente quiere salir, quiere viajar, quiere tener su libertad y poder moverse; y esa certidumbre te permite planear, por que sin eso es mucho más complicado. Esperamos una muy buena recuperación en Europa y Estados Unidos, gracias a su veloz ritmo de vacunación.

Es fundamental hacer este paralelo: vacunar a los grupos vulnerables, y por el otro las pruebas y los protocolos. Se deben seguir los tres caminos en paralelo para que sea exitoso.

L-L: ¿Esa expectativa de un buen verano también es para México y otros países latinoamericanos?

Sí, pero por destino. Por ejemplo, vemos que los índices de contagios son muy bajos en Cancún y Los Cabos, a México no lo ven como todo un país, si no que lo están viendo por destino; y los que han hecho un buen trabajo en mantener sus casos bajos, están haciendo pruebas e implementan buenos protocolos pueden contar con una buena recuperación; los que no, lo tendrán un poco más complicado.

L-L: ¿Cuál es la estrategia que está impulsando el WTTC para tener la mejor reactivación posible?

Nosotros estamos recomendando cuatro puntos para reactivar la movilidad, porque es muy importante hablar de esto, no sólo de turismo:

  • Primero, es fundamental que entre los países se pongan de acuerdo. Estamos trabajando en un protocolo entre países, para que los viajeros tengan claras las reglas: que se tiene que hacer un test de antígenos antes de abordar, cuando llegue a su destino tal vez le hagan otra prueba, tiene que bajar una aplicación con el resultado negativo de su test, debe usar la mascarilla… Tiene que haber un marco de reglas fáciles y para esto tiene que haber la colaboración entre países para que se pongan de acuerdo para darnos las reglas de movilidad.
  • El segundo punto tiene que ver con usar la tecnología y usar las herramientas que tenemos hoy en día y dejar de hacer las evaluaciones a nivel país y enfocarse en hacérselas de forma individual. Hoy hay tecnología para eso, hay una aplicación en tu teléfono, por ejemplo, que está viendo la FDA, que si tú hablas por el tono de tu voz te puede decir si tienes Covid o no; hay evaluaciones de las partículas a tu alrededor, que cuando pasas por aeropuertos se puede identificar si estás contagiado o no; hay monitoreos de temperatura, hay muchísimas soluciones tecnológicas que son mucho más baratas que el impacto devastador de la paralización de las economías. Les pedimos a nuestros gobiernos que usen la tecnología para hacer la evaluación individual y no por país completo imponiendo cuarentenas.
  • El tercer punto tiene que ver con los protocolos, hay que asegurarnos que se refuercen, que la gente use bien la máscara, utilice gel sanitizador, respete la sana distancia. Es dar respeto a los protocolos
  • El cuarto punto tiene que ver con el apoyo de los gobiernos. Está claro que no todo el mundo se va a recuperar igual, los gobiernos que hayan apoyado más al sector van a tener un sector que se pueda recuperar, los gobiernos que no han apoyado al sector, hemos visto que han cerrado cientos de miles de pequeñas y medianas empresas que cómo van a recuperarse si ya cerraron, va a ser una tarea muy difícil. Entonces es muy importante que busquen la forma de ayudar. Yo sé en México que los estados han estado ayudando mucho a estas empresas y trabajadores, pero es importante que hasta en el último rinconcito también que haya esa ayuda.

Echa un vistazo a: Por sus medidas a la ligera, México resentirá restricciones de EU a viajeros

¿Cómo va a cambiar la movilidad, la forma de viajar a partir de la pandemia y de todos estos protocolos?

Primero, es que tenemos que aprender a coexistir con este virus. Tenemos que entender que este virus no va a desaparecer completamente, no vamos a regresar a como estábamos, vamos a ir hacia adelante y me refiero a que toda la disrupción y todo el impacto del covid tiene cosas positivas y muchas cosas negativas. Las positivas: toda la innovación, la agenda digital se aceleró, al igual que la sustentabilidad, tenemos que capitalizarlo y aprovecharlo.

Por otro lado, hay ciertos protocolos que se implementaron que van a seguir y se van a mantener después del Covid. ¿Qué puedes esperar en los próximos viajes, por ejemplo, en el verano? Puedes esperar que se te pida hacer una prueba de antígenos o una prueba rápida antes de salir de viaje. Todo el año puedes esperar que te sigan pidiendo utilizar el cubrebocas, la vacunación de todo le mundo va a llevar un tiempo, y usar el cubrebocas es la mejor forma de detener la dispersión del virus, los contagios y sobre todo, la exportación.

Se mantendrán protocolos para checar tu temperatura; puedes esperar también una experiencia touchless (sin contacto) con más biometría, identificación facial que te permita menor riesgo y mayor seguridad y mejor experiencia en hoteles; se verá un mayor uso de tecnología; y también un mejoramiento en la experiencia.

¿Podemos esperar menores precios; mayor oferta, menor demanda?

Al principio se verá una cantidad de ofertas importantes porque los destinos van a estar compitiendo para esos viajeros que en un principio quieran salir. estamos preocupados por la oferta porque hay menos asientos, menos aerolíneas, menos hoteles, hay menos barcos, porque hasta las navieras han descansado algunos cruceros permanentemente. Nos preocupa porque al haber menos oferta puede haber un incremento en los precios, todo depende de la demanda que se genere.

Si hay una gran demanda y se pueden estabilizar la oferta, creo que vamos a ver una cantidad importante de viajes, pero no creo que veamos los precios tan baratos, sobre todo en Europa, que vimos en el 2019 en un inicio con las aerolíneas de bajo costo que podías viajar entre Londres y Sevilla por 20 euros viaje redondo, no creo que vayamos a ver esos precios honestamente este año, y no sé si el año que entra porque hay mucho menor oferta hoy en día de asientos.

L-L: ¿Qué está pendiente por hacer para impulsar la reactivación del sector?

Lo que te puedo decir es que en el plan que nosotros presentamos en Arabia Saudita el año pasado había 12 puntos para el sector privado y 12 puntos para los gobiernos. Los puntos de la IP ya están hechos, ya están terminados; por ejemplo, uno era que hubiera seguros de viajes que cubrieran Covid, ya nos pusimos de acuerdo y ya se tienen. Otro es la flexibilidad en las reservaciones y hoy ya se tiene esa flexibilidad.

Hay ciertos puntos que en el sector privado ya nos pusimos de acuerdo, ya cumplimos, lo que está faltando son algunos puntos del sector público, de algunos gobiernos, que entre más rápido se pongan de acuerdo, pues más fácil podemos salir de esta crisis.