Síguenos

 

Actualidad

Así es como Larry Page y Sergey Brin, de Google, se unieron al club de los 100 mil MDD

El aumento en los precios de las acciones de Alphabet llevó a este par a esta lista de ocho hombres con las mayores fortunas.

Los fundadores de Google. Foto: Ehud Kenan/Unsplash.com

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, se unieron al club de los súper ricos de 100 mil millones de dólares después de un aumento en el precio de las acciones de la compañía padre de tecnología Alphabet.

Page y Brin, que son cofundadores de Google en 1996, se unieron a un grupo de otros seis con fortunas en papel de más de 100 mil millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg

Los ocho hombres en la primera lista, la mayoría de los cuales hicieron su fortuna en compañías de tecnología tienen fortunas de más de 1 billón y agregaron 110 mil millones combinados a su riqueza personal este año debido al aumento de los precios de las acciones de las tecnológicas durante la pandemia del coronavirus.

Page, de 48 años, ha visto que su fortuna se incrementa en 21 mil millones de dólares en 2021 para alcanzar los 103.6 mil millones antes de que el mercado abriera el lunes, lo que lo convirtió en la sexta persona más rica del mundo.

También lee: Ricos vs ultra ricos: la rebelión del club de golf más prestigioso del Reino Unido

El aumento se debe en gran medida al aumento de las acciones de Alphabet, que aumentaron en 32% en 2021. Las acciones cayeron un poco, 1.3%, cuando se abrieron los mercados el lunes, lo que dejó a Page al borde de salir del club de los 100 mil millones.

Brin, de 47 años, tenía una fortuna de 100.2 mil millones, y un aumento de 20.4 mil millones este año, antes de que abriera el lunes. Sin embargo, salió del club exclusivo de los 100 mil millones cuando bajaron las acciones de Alphabet.

Juntos, Brin y Page controlan 51% de una clase especial de acciones con derecho a voto de Alphabet que les dan el control total de la dirección de la compañía. Son dueños de 11.4% de esta compañía de 1.5 billones de dólares.

En 2019 la pareja dejó el manejo del día a día de la compañía para asumir el rol de “padres orgullosos y ofrecer consejos y amor pero no regaños todos los días”.

La decisión de Page y Brin de ceder el control de Google, y de la matriz, Alphabet a Sundar Pichai se consideró el fin de una era en la búsqueda de un gigante de las máquinas, lo cual se ha construído a su imagen y siguiendo sus valores personales.

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, fue la primera persona en alcanzar una fortuna de 100 mil millones de dólares en 1999 pero su riqueza decreció considerablemente cuando la burbuja del dotcom explotó. Sólo recuperó el título de los cien mil millones de dólares en 2019 y en la actualidad es el tercer hombre más rico del mundo, con una fortuna calculada en 145 mil millones de dólares.

Jeff Bezos de Amazon llegó a la marca de los 100 mil millones de dólares en 2017 y desde entonces su fortuna casi se ha duplicado hasta 197 mil millones de dólares.

Elon Musk, el cofundador de Tesla, es el segundo hombre más rico del mundo, con una fortuna de 175 mil millones de dólares.

Otros miembros del club son: Bernard Arnault, el accionista mayoritario del imperio de bienes de lujo LVMH, con 132 mil millones de dólares. Mark Zuckerberg de Facebook con 132 mil millones de dólares y que cuenta con una fortuna de 118 mil millones de dólares, y el inversionista veterano Warren Buffett, con  104 mil millones de dólares.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

El ministro de finanzas finalmente parece estar dispuesto a atacar las evasiones. Pero los ricos se escurren por las rendijas

Tecnología

Un reporte afirma que las empresas pagaron 96,000 millones de dólares menos en impuestos entre 2011 y 2020 que las cifras de referencia en...

Fotografía

El intento de contrarrestar el sesgo racial es necesario desde hace mucho tiempo, según fotógrafos, pero no se trata solo del equipo.

Actualidad

Los comentarios no son solo transaccionales. Revelan más de nuestra forma de conectarnos que los hilos curados en las redes sociales.

Publicidad