Síguenos

 

Anónimos Interesantes

María Elena Carbajal dice que cuando la esterilizaron, la mutilaron

Anna Portella

Hombres y mujeres afectados por las esterilizaciones forzadas de Perú temen que la próxima presidenta sea la hija de su presunto victimario.

i
María Elena Carbajal. Foto: AMPAEF.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

¿Qué significa que una mujer se empodera? Cuando agendé la entrevista con la presidenta de la Asociación de Mujeres Peruanas Afectadas por las Esterilizaciones Forzadas, María Elena Carbajal, no esperaba que una de las reflexiones que me dejaría la platica sería cómo responder a esa pregunta.

El patriarcado y el machismo son de las ideologías más compartidas entre países, regímenes, culturas. Pero al final, una mujer se empodera cuando se enfrenta a su contexto más inmediato y este sí varia entre comunidades.

En Perú, este 2021 se cumplen 20 años desde que se terminó el plan del expresidente Alberto Fujimori para supuestamente erradicar la pobreza en Perú: esterilizar mujeres

La fiscalía peruana presentó en marzo de este año una denuncia contra los presuntos autores de este programa de salud y planificación familiar, que duró de 1996 a 2001. Hay testimonios de 1,300 víctimas, aunque calcula que los afectados superan las 300,000 mujeres y los 20,000 hombres.

Si no es espeluznante que un caso así no haya llegado a la justicia hasta hoy, lo es aún más cuando lo hace en un contexto en el que uno de los denunciados, el ex ministro de Salud Alejandro Aguinaga, se reeligió congresista en las elecciones parlamentarias del pasado 11 de abril.

Y el 6 de junio, una de los dos candidatos en la segunda vuelta de las presidenciales es la hija de quien fue presidente en aquel entonces, Keiko Fujimori. El exmandatario está en la cárcel por delitos de lesa humanidad. La conservadora ya ha dicho que si llega a la presidencia, indultará a su padre.

María Elena Carbajal y sus compañeras se oponen a que gane la candidata Fujimori pero ello no significa un cheque en blanco para el apoyo al contrincante, un campesino, maestro antiaborto y populista Pedro Castillo. 

Ya las engañaron y las coercionaron una vez. Ahora su apoyo se paga con verdad, justicia y reparación. Están, definitivamente, empoderadas.

¿Cómo explica lo que sucedió en Perú a finales de los 90?

Supuestamente fue política de Estado que presumía que se erradicaría la pobreza en el Perú al esterilizar a mujeres.  

Se la llama esterilización forzada porque no hubo información, nuestras compañeras de provincias eran quechuablantes, no sabían leer ni escribir. Les decían que irían médicos de Lima y les iban a hacer una consulta o que les iban a dar víveres. Las amarraban, las encerraban en cuartos. Las traían en camiones de forma masiva para esterilizarlas.

¿Qué método de esterilización usaban?

Nos cortaron las trompas.

Pero usted es mamá…

Me lo hicieron con mi último hijo, el cuarto.

¿Qué pasó?

Yo fui a dar a luz a mi cuarto hijo en el Hospital Maria Auxiliadora de Villa Maria del Triunfo. Mi hijo nació pesando si 4.8 kilos. De la fuerza que hice para que saliera, tuve un prolapso uterino de segundo grado.

Mi preocupación no era mi salud sino que a mi hijo no lo traían. Pasaban las horas y me extrañé porque ese hospital tenía antecedentes de que los hijos desaparecían.

¿Qué relación tiene esto con la esterilización?

Llegaron los médicos y personal de salud a preguntarme cuántos hijos tenía, que qué método usaba. “Ninguno”, porque a mi esposo no le gustaba que nos cuidáramos. Decía que eso era para mujeres de la calle. Me hablaron de la ligadura de trompas y me dijeron que no necesitaba la autorización de mi esposo. Yo lo único que les decía era tráiganme a mi hijo. Me condicionaron a aceptar a cambio de devolvérmelo. Fue hace 26 años.

¿Cuándo descubrió que la habían esterilizado?

Llegó mi esposo, me vio toda fastidiada, entre doblada porque me dolía el vientre. Cuando me levanté la bata vi los puntos debajo del ombligo. Me dificultaba caminar. Además, estaba aturdida por la anestesia. Le conté que no me traían a mi hijo pero mayor fue su indignación al saber que había aceptado la ligadura. Se enojó, me insultó y se fue del hospital

Al cabo de unos años conocí a mi segunda pareja. Era soltero y quería tener hijos. Empezamos a ver si se podía hacer algo. Me hicieron una histerosalpingografía y vieron que no había sido ligadura de trompas sino escisión

¿Qué siente cuando recuerda todo esto?

Recordar es volver a vivir, y vivir lo malo nos hace daño. Sentirnos que nos han mutilado, que nos hicieron daño emocional y físico porque estas esterilizaciones tuvieron secuelas. Me hicieron exámenes hormonales y comprobaron que a los 31 años ya no generaba hormonas. Hoy tengo 51 y tengo artrosis en la rodilla, en los hombros, en la columna y cada vez me siento peor.

¿Qué rol tiene su asociación en la causa?

Fue creada en 2015, después del decreto supremo 006 de interés nacional para que se registraran a todas las víctimas de esterilizaciones forzadas de 1995 al 2000. En 2017 justo fui a un evento y me preguntaron si yo había sido víctima. La verdad es que me dio temor y vergüenza explicar lo que había pasado conmigo. Me dijeron que había sido un delito de lesa humanidad.  Empecé a reaccionar porque jamás pensé que había sido un plan de Fujimori para supuestamente erradicar la pobreza. 

¿Pena?

Porque pensé que fue una casualidad de la vida, el destino. Uno piensa que tuvo la culpa, porque acepté, a pesar de que me presionaron. Después de que me separé ya fui mal vista, porque una mujer que se separa del esposo ya dicen que seguro es porque se fue con otro. Recibí hasta acoso de personas que me conocían por haberme quedado sola con cuatro hijos, me tildaban de muchas cosas.

¿Qué necesita para sentirse resarcida?

Primero, que los culpables vayan a prisión y que pidan perdón. Ellos se cierran en decir que somos mentirosas, que nos hacemos. No. Nuestros cuerpos, nosotras, las sobrevivientes, damos testimonio de que esto pasó.

¿Qué siente cuando ve la imagen de Keiko Fujimori como candidata a presidenta?

Indignación, frustración. No pensé que iba a llegar. Keiko fue la cabeza en el gobierno (de su papá) porque se convirtió en la primera dama y no está en desconocimiento suyo todo lo que su papá hizo. Alejandro Aguinaga es de nuevo congresista y tiene impunidad diplomática por ello. Ese es nuestro temor, que Fujimori archivará este caso, indultará a su papá y nos quedaremos como empezamos

Entonces, promueven el voto por Pedro Castillo.

Para nada. Para estar de acuerdo necesitamos que Pedro Castillo se comprometa con la causa.

¿Cómo les explica a sus hijas y nietas lo que le pasó?

Ahora se han enterado por mis entrevistas, pero jamás les conté lo que me hicieron. Ellas escuchaban la versión de lo que pasó con mi hijo. Le decían: “¡Mi mamá esta enferma por tu culpa porque saliste grandazo!”.

Qué alivio para él…

Le volvió el alma al cuerpo. Esto fue un delito y esperamos verdad, justicia y reparación a gritos. 

Las afectadas por las esterilizaciones forzadas de Perú temen que la próxima presidenta del Perú sea la hija de su presunto victimario.
Foto: AMPAEF.

También te puede interesar

Mundo

Pedro Castillo se impuso con el 50.2% de votos al 49.8% que obtuvo Keiko Fujimori, sin embargo, aún no se puede proclamar ganador de...

Mundo

Analistas y periodistas ven en la contendiente una posible estrategia trumpista para declarar fraude electoral en los comicios presidenciales.

Mundo

Mientras Keiko Fujimori llama a sus seguidores a manifestarse, Pedro Castillo pidió este sábado "paciencia" y "serenidad" a sus partidarios.

Mundo

Pedro Castillo es el candidato con más votos en la elección presidencial de Perú, con una diferencia dificil de revertir por Keiko Fujimori.

Publicidad