Rodrigo Saldívar: ‘Las Matemáticas no son difíciles, se popularizó temerles’
Rodrigo Saldívar ganó medalla de oro en la Competencia Internacional de Matemáticas (IMC, por sus siglas en inglés). Foto: Cortesía

Rodrigo Saldívar tiene 11 años, pero ya sabe todo lo que tiene que aprender de Matemáticas hasta por lo menos la universidad, afirma Manuel, su papá.

Originario de Fresnillo, Zacatecas, el alumno de sexto año de primaria se convirtió en el segundo niño mexicano a nivel primaria en ganar una medalla de oro en la Competencia Internacional de Matemáticas (IMC, por sus siglas en inglés), un evento virtual organizado por Indonesia, del 27 de julio al 1 de agosto.

“Sentí una emoción muy grande cuando vi en la pantalla la bandera de México, me sentí contento y feliz. No sabría cómo describir esa emoción porque al fin me satisfacía que tanto esfuerzo, trabajo duro y dedicación habían valido la pena”, recuerda Rodrigo en entrevista para La-Lista.

También lee: Ajedrez: niño de 12 años se acerca al récord mundial de ser el gran maestro más joven

Rodrigo descubrió su pasión por las matemáticas desde que tiene uso de razón. Nacido el 24 de agosto de 2009, desde muy pequeño, mostró destrezas matemáticas, comenta Manuel, pues cuando salían a la calle siempre hacía cuentas.

Pero fue cuando cursaba el kínder que detectaron que tenía habilidades sobresalientes y lo canalizaron para tener prácticas más avanzadas. A los 9 años de edad se involucró en las olimpiadas y desde entonces, no hay día en que no entrene. “Antes yo lo entrenaba a él y ahora él me entrena a mí”, agrega Manuel.

Pero no hay triunfo que llegue solo. Y para Rodrigo, participar en un concurso internacional y llevarse el oro era un sueño que ya imaginaba desde entonces. Y lo cumplió. 

Trabajar duro para cumplir sueños

Rodrigo, el segundo de tres hermanos varones, sabe que la única forma de cumplir los sueños es con disciplina, esfuerzo, dedicación y sacrificio. “Desde que supe que existía el concurso internacional, mi sueño era ir con el objetivo de ganarlo, así que lo intenté hasta representar a México regalándole una medalla”, destaca.

“Cuando me dijo de llegar al internacional”, completa su papá, “le puse las cartas sobre la mesa: le dije que era disciplina, entrenamiento, constancia, trabajo y sacrificio. Él estuvo de acuerdo, cumplió al 100% y aquí están los resultados. (Verlo ganar) es una satisfacción enorme para nosotros. Rodrigo ya resolvió de matemáticas todo su sistema escolar hasta la universidad”.

Este esfuerzo ha impactado en sus calificaciones de otras materias de la escuela, además de la inversión de horas de entrenamiento: antes de la pandemia eran cuatro horas diarias en casa; con la selección estatal los fines de semana dos horas por día; y con la selección nacional una semana cada mes dedicaban ocho horas diarias. “En sí no veo mucho la televisión, pero mi película favorita, no sé, yo diría que Los Avengers porque siempre me han gustado los superhéroes”, comenta Rodrigo.

Te puede interesar: Google lanza programa para capacitar a 100 ingenieras, matemáticas…

Pero el trabajo arduo de estos dos años y medio redituó en la medalla de oro. “Siempre he dicho que las medallas las conseguimos en los entrenamientos. Si tú entrenas, ya en el concurso vas a hacer el examen y comprobar que entrenaste”, dice.

Rodrigo forma parte de la delegación que representó a México en el IMC, junto con 15 estudiantes más. Para integrarse a ella, fue seleccionado en uno de los dos concursos nacionales, la Olimpiada Mexicana de Matemáticas de Educación Básica (OMMEB), para primaria y secundaria, que organiza la Olimpiada Mexicana de Matemáticas (OMM). 

“El objetivo es promover las matemáticas entre los alumnos preuniversitarios (primaria, secundaria y preparatoria) y preparar a alumnos que participen a nivel internacional”, dice Rogelio Valdez, presidente del Comité Organizador de la OMM.

No te pierdas: Estudiantes mexicanos obtienen 6 medallas en la Olimpiada Internacional de Matemáticas

Matemáticas para toda la vida

Para Rodrigo, las matemáticas son interesantes porque la satisfacción de resolver un problema es directamente proporcional a su grado de dificultad. “Necesitas ingenio y creatividad”, sostiene el medallista de oro. “Hay algunos que se resuelven con una fórmula y otros que se tiene que prender el foco para resolverlo, (hacer) la talacha. En general me divierten las matemáticas”.

Aunque le apasionan las matemáticas, aprender en general es algo que le gusta, especialmente las ciencias sociales. “Pero Español es la (materia) que menos me gusta, pero no la detesto”, dice.

Antes de la pandemia, los entrenamientos eran presenciales, más largos e intensos, pero le daban la oportunidad de convivir con otros niños y viajar. Aunque con el confinamiento todo cambió.

“Todo era menos pesado que estar todo el día en la computadora, pero aunque no es como me gustaría lo sigo disfrutando mucho; cuando estábamos en la escuela a veces decíamos ‘qué flojera ir’, no valorábamos; pero ahorita la mitad de quinto y todo sexto se me fue de noche”.

Rodrigo Saldívar

Ahora lee: Barbie homenajea a Sarah Gilbert, cocreadora de la vacuna Oxford/AstraZeneca

Pero no todo es estudiar. Para despejarse después del concurso, Rodrigo se lanzó de una tirolesa en el cerro la Bufa, en la capital zacatecana. “La adrenalina me desahoga”, dice el joven, que está por entrar a la secundaria. 

Rodrigo sabe que las matemáticas le van a ayudar toda la vida aunque reconoce que hay muchos mitos en torno a ellas. “Tienes puros beneficios, es solo perder el miedo, echarle ganas, interesarse y agarrarle el gusto. A cualquiera le gustaría porque las matemáticas no son difíciles en realidad, solo que se ha popularizado eso de tenerles miedo”, dice.

Aunque aún no ha decidido qué le gustaría estudiar en el futuro, no duda en decir que debe tener relación con los números.

Faltan más mujeres

La delegación mexicana de la que participó Rodrigo se integró por 16 estudiantes, solo tres de ellas mujeres.

Valdez dice que uno de los retos a los que se enfrenta la OMM es la integración de más niñas y adolescentes a las olimpiadas, pues los porcentajes de participación femenina aún siguen siendo bajos. 

Dentro de la OMM, enfocada en estudiantes de hasta tercer año de preparatoria, la participación de las niñas entre 2012 y 2013 rondaba el 10%, un porcentaje que ha aumentado al 30% (de 192 participantes alrededor de 60 niñas). Este crecimiento a nivel nacional ha sido gracias a un programa europeo femenil. Mientras que en la OMMEB desde que empezó, hace cinco años, se ha mantenido en un promedio de 30%, (alrededor de 80 niñas entre los 270 participantes). 

Así como la participación de las entidades es desigual. La CDMX, Yucatán y Nuevo León aportan mayor número de estudiantes, mientras que Oaxaca, Guerrero y Tlaxcala son menos frecuentes.

Te sugerimos: Las destrezas sociales de tus hijos son clave en su futuro. Tips para desarrollarlas