Migrantes toman una ruta más larga y costosa para evadir retenes
Un paso en el largo camino a EU. Foto: Samuel Revueltas

Del “déjennos salir” al “vámonos de aquí”: migrantes, en su mayoría de Haití, han emprendido el éxodo para abandonar Tapachula, Chiapas, y avanzar a la frontera norte de México explorando nuevas rutas.

El trayecto que conecta la frontera con Guatemala para atravesar Chiapas y llegar a los límites con Oaxaca y Veracruz es de siete horas en vehículo y un costo 600 pesos de pasaje por persona, en medio de diversos puestos de revisión migratorio.

El nuevo trayecto les presenta mínimos puestos del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional (GN), aunque les significa costos al quintuple y tres días de trayecto.

La crisis migratoria se ha agudizado en Tapachula ante la falta de respuesta de la autoridad para entregar un documento que les permita circular en México de manera regular, por ello han intentado salir en cuatro caravanas en este año, la cuales han sido disueltas con violencia.

June, de Haití, salió junto con su madre y sus hermanos. Partió el lunes 13 de septiembre de Tapachula con destino a Huixtla y avanzó por Frontera Comalapa hasta llegar a Chicomuselo.

Entrevistado el 14 de septiembre en La Concordia, en el brazo de la presa La Angostura, la que cruzó en una panga, June rememoró que hasta ese punto junto a otros cuatro acompañantes habían gastado 5,000 pesos.

Su objetivo de viaje es el mismo que el de varios haitianos y hondureños que llegan a ese lugar: seguir rumbo a La Independencia, Villaflores, Ocozocoautla y Malpaso, para conectar con Veracruz o Oaxaca.

En concretar su plan han sido objeto de abusos. Jair, de Honduras, denunció que en Chicomuselo el pasaje se los incrementaron de 100 a 200 pesos y no los dejaron hasta La Concordia.

June, en tanto, en comunicación por mensaje para conocer las condiciones de su destino, lamentó que policías municipales de Malpaso, en el punto para salir de Chiapas, los retuvieron y les cobraron 600 pesos para poder pasar.

Foto de migrantes en su nueva ruta
Cansados de esperar, los migrantes exploran nuevas rutas. Foto: Foto: Samuel Revueltas

A falta de puente, chalán

Ejidatarios le llaman chalán al medio de transporte que usan para pasar por el brazo de la presa La Angostura, ante la falta de un puente que quedó inconcluso y que no ven para cuando avance.

Juan Carlos Ocampo es uno de los 200 ejidatarios de Ignacio Zaragoza, La Concordia, que opera la panga y se muestra asombrado de ver en esa zona a migrantes.

Desde hace 15 días, reporta que él y sus compañeros han sido requeridos de manera constante y en cada viaje van de 20, 30 a 50 personas; operan las 24 horas y en todo momento hay presencia de ellas y ellos. La noche del sábado 11 de septiembre, resaltó, pasaron unos 350 en un solo viaje.

“Están pasando mucho, tiene como 15 días que empezaron a pasar pocos pero ahorita ya arreció; como ven ahorita son pocos los que vamos en el chalán y créame que hay persona de buen corazón que han estado viniendo a regalar café con pan”, indicó.

En La Independencia, municipio a unos 30 minutos de La Concordia, el fenómeno entre las y los pobladores se repite al ver la presencia de haitianos; ahí abordan motocicletas que los lleva a Villaflores