En México mueren más niños por armas de fuego que en Siria, asegura un informe de la Redim
La violencia con armas ha alcanzado a más menores en México.

Heidi falleció el 30 de agosto de 2022 por un impacto de bala en la cabeza. Se encontraba en un vehículo junto con su hermano y una de sus tías cuando elementos del Ejército abrieron fuego contra el automóvil. Los uniformados justificaron la agresión con el argumento de que un grupo armado los había atacado primero, pero los abogados de la pequeña niegan que esto haya ocurrido.

El asesinato de Heidi ocurrió en Nuevo Laredo, Tamaulipas, una ciudad acostumbrada a vivir en medio de conflictos entre grupos del narcotráfico y con autoridades. La Fiscalía General de la República (FGR) sigue investigando los hechos, mientras Cristina Pérez, la madre de la víctima, exige que se castigue a los militares que habrían cometido la agresión armada.

Que un niño o una niña mueran por un ataque de arma de fuego no es extraño en México. El pasado viernes 6 de agosto la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) señaló en su Balance Anual 2022 que en nuestro país fallecen más menores de edad por este motivo en comparación con Siria, un país que vive en medio de una guerra civil desde el 2011.

“En los primeros nueve meses de 2022 se registraron más homicidios por arma de fuego en contra de niñas, niños y adolescentes (754), que la cantidad total de homicidios intencionales registrados en todo un año en un país como Siria”, expresó la Redim, un colectivo de más de 60 asociaciones civiles especializadas en infancia.

El caso de Heidi fue uno de varios registrados en 2022. El 6 de junio de ese año cinco estudiantes de 17 años fueron asesinados en Salamanca, Guanajuato, luego de ser agredidos por un grupo del crimen organizado. Los jóvenes eran alumnos del Telebachillerato comunitario 788, de acuerdo con reporteros locales que reportaron los hechos.

Después, el 5 de octubre de 2022, presuntos integrantes del grupo delictivo Familia Michoacana atacaron la Presidencia Municipal de San Miguel Totolapan, Estado de México, con un saldo de 20 personas fallecidas, entre las que se encontraba un menor de edad.

“México suma una larga lista de actos de violencia desmedida contra las infancias y adolescencias que evidencia una grave crisis de derechos humanos, violencia y violencia armada en todo el territorio”, indicó la Redim al recordar estos casos.

Los asesinatos de niñas y niños por armas de fuego son parte de un contexto generalizado de violencia que sufre este sector. Entre el 2019 y 2022 se registraron 9 mil 615 homicidios de personas menores de 17 años —en promedio seis casos diarios—, según estadísticas que la Redim tomó del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

La violencia armada no solo se ha visto en México cuando niñas, niños o adolescentes son agredidos, sino que en 2022 también se dieron a conocer casos de menores de edad que presuntamente poseían armamento o autoridades se los enseñaban a utilizar.

La escena de un hombre vestido con uniforme de policía negro, con chaleco antibalas, pelo a rapa y botas, estaba parado frente a una niña con falta de estudiante de secundaria y camisa escolar estirando los brazos mientras sostenía una pistola en el una cancha deportiva en su escuela a plena luz del día.

Esto ocurrió el 7 de julio de 2022 en Purísima del Rincón, Guanajuato, cuando policías municipales enseñaron a estudiantes de secundaria a utilizar armas en una visita al plantel.

La “clase de pistola” se llevó a cabo en la Secundaria Técnica 54 Mariano Matamoros y causó polémica porque Guanajuato es uno de los estados con mayor número de masacres con armas de fuego en el país. Ahí operan grupos criminales como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Santa Rosa de Lima (CSRL).

Sobre este tema la Redim señaló: “El impacto que la violencia armada está provocando en la sociedad, puede normalizar o justificar la militarización en México, lo que ha llegado a naturalizar el uso y adiestramiento con armas a niños, niñas y adolescentes, tal como se observó durante la intervención de policías municipales en una secundaria técnica en Purísima del Rincón, Guanajuato”.

Además de la violencia armada, el informe de la red lanzó otros datos relevantes en torno a la seguridad de niñas, niños y adolescentes. El documento señaló que durante el 2022 se reportó la desaparición, en promedio, de 16 menores de edad cada día, aunque no reporta cuántos de estos han sido localizados. También el año pasado hubo un incremento en cuatro delitos que afectan a este sector de la población: la extorsión, el homicidio, las lesiones y la trata de personas.