<i>Poderoso Victoria</i>, triunfa en Praga y Guadalajara sin apoyos de Eficine
La película "Poderoso Victoria", ópera prima de Raúl Ramón, cuenta con actores como Damián Alcázar y Joaquín Cossío, entre otros. Foto: Instagram

Hace 10 años el director Raúl Ramón comenzó a escribir la historia de Poderoso Victoria. Desde entonces buscó apoyos fiscales de Eficine, pero le dijeron que su película era “ambiciosa”. Ahora, en el Festival Internacional de Cine (FIC) de Guadalajara su ópera prima marcó un récord al demostrar que se puede hacer cine con o sin el apoyo oficiales.

Esta cinta narra la historia de un poblado que quería hacer su propia vía de tren y en su misión se enfrenta a las leyes del régimen postrevolucionario de Álvaro Obregón, quien había firmado un tratado con el gobierno de Estados Unidos -el Tratado de Bucareli- donde le entregaba la concesión de venta de ferrocarriles en el país en busca de legitimidad para su gobierno.

En entrevista para La-Lista, Raúl Ramón comentó que en dos ocasiones solicitaron el apoyo de Eficine, pero en ambas fue rechazado. La Comisión Mexicana de Filmaciones es la responsable de autorizar los apoyos de Eficine, un estímulo fiscal con el fin de apoyar la producción de largometrajes.

La respuesta fue “que no íbamos a poder. Nos pusieron por escrito que era una producción muy compleja para un director nuevo, un director novel, y casi casi con dedicatoria de que como éramos de provincia, no íbamos a poder“, dijo Raúl Ramón.

Las locaciones de la película incluyeron Guadalajara, Durango, Guanajuato, en México, y Nevada, en Estados Unidos. Y contó con un elenco de primer nivel.

La productora Fabiola Velázquez los llama “los Avengers mexicanos“: Damián Alcázar, Édgar Vivar, Joaquín Cosío, Paulino Partida, Gerardo Oñate, Eduardo España, Roberto Sosa, Adal Ramones y Luis Felipe Tovar, entre otros.

Velázquez afirmó que Poderoso Victoria es una cinta ambiciosa por lo grande de su producción, pero que al poderla estrenar en el FIC de Guadalajara el 4 de noviembre y llegar a otras ciudades como Praga, en República Checa, demostraron que se “puede hacer muy bien con el apoyo, sin él; con gobiernos o a pesar de ellos. Seguimos construyendo la industria creativa y en cómo llevar un cine de calidad a la gente”.

En menos de una hora alcanzó un sould out (boletos agotados) en las cuatro salas de exposición del FIC de Guadalajara y tuvieron que abrir una más para el público que no había alcanzado lugares.

La realización había concluido apenas unos días antes, ni los actores la habían visto y en su exhibición en Guadalajara ganó el Premio del público con una calificación de 9.9.

“La verdad es que esta (película) es una muestra de que el cine independiente no tiene que pedirle permiso a los institutos oficiales para que nos digan qué filmar y qué no, qué soñar y qué no”, añadió Raúl Ramón.

La productora Fabiola Velázquez comentó que Poderoso Victoria contó con el apoyo de la Comisión de filmaciones del estado de Jalisco, que en 2016 les dieron su primer capital ángel. Posteriormente tuvieron el respaldo del estado de Durango no solo con recursos sino con facilidades de filmación.

“El secretario de Turismo dijo en la premier que nos llevamos hasta su escritorio. Era de la época y se lo pedimos prestado, y ya lo teníamos en el set al día siguiente. Cada pequeña o gran fuerza voluntad que se sumó es lo que lo hizo posible”, comentó.

Por estas situaciones, tanto la productora como el director de la cinta compararon su filme como una historia paralela. Para ellos, fue como hacer un tren a mano por cumplir su sueño, sin los apoyos federales, en medio de una época compleja, como lo fue antes, durante y después de la pandemia de Covid-19.

En Praga Poderoso Victoria ganó una mención honorífica en la categoría a Mejor película.

Con el éxito en el FIC de Guadalajara y en Praga, la cinta lució en la gala del Guadalajara Film Festival de Los Ángeles (GLAFF) en un teatro con capacidad para más de mil 500 personas.

Aunado a su debut en Los Ángeles, Poderoso Victoria llegará a La Paz, Todos Santos, Nevada, Marruecos; y en 2022 volverá a Praga. Mientras tanto el director espera que su cinta sea vista como un homenaje al ingenio nacional y dejar un mensaje de esperanza y reconocimiento del México unido con el que sueña.