Willem Dafoe, más allá del Duende Verde de <i>Spider-Man: No Way Home</i>
Willem Dafoe regresa como el Duende Verde en "Spider-Man: No Way Home". Foto: EFE/EPA/DAVID SWANSON

El Duende Verde estremece Spider-Man: No Way Home. Willem Dafoe fue el primer villano que luchó con el trepamuros en la pantalla grande, pero no solo por eso es uno de los actores favoritos del público.

La fama de la estrella de 66 años viene de tiempo atrás, pues su carrera actoral ya era larga desde antes del 2002, cuando se estrenó la cinta del Hombre Araña.

Nacido el 22 de julio de 1955 en Appleton, Wisconsin, la estrella de la actuación cuenta con una filmografía de alrededor 143 créditos como actor. También colaboró en el guion de Before It Had a Name, que protagonizó junto a la actriz y directora Giada Colagrande.

Willem Dafoe debutó en la actuación en 1980 en la película Heaven’s Gate, donde estuvo al lado de Kris Kristofferson, Christopher Walken y John Hurt.

Sin embargo su primer protagónico lo consiguió en 1981 con la película The Loveless. Interpretó a Vance, un motociclista que se ve envuelto en una serie de problemas junto a sus compañeros.

Posteriormente llegaron otros largometrajes como The Hunger (1983), To live and die in L.A. (1985), O Platoon (1986), Born on the Fourth of July (1989), Flight on the Intruder (1991), Body of Evidence (1992), Clear and Present Danger (1994), Basquiat (1996), The English Patient (1996) y Lulu on the Bridge (1998).

Además de Spider-Man de 2002, en el nuevo milenio apareció en American Psycho (2000), Shadow of the Vampire (2000), Finding Nemo (2003), Once Upon a Time in Mexico (2003), xXx: State of the Union (2005), Inside Man (2006), The Dust of Time (2008) y Anthicrist (2009).

Willem Dafoe también actuó en My son, my son, what have ye done (2009), Cirque du Freak: The vampire’s assistant (2009), Gauguin: Maker of myth (2011), The smile man (2013), Nymphomaniac: Vol. II (2013), The grand budapest hotel (2014), Pasolini (2014), John Wick (2014)

Se le suman Dog eat dog (2016), Murder on the Orient Express (2017) At Eternity’s Cage (2018), Aquaman (2018), The Lighthouse (2019), Siberia (2019), The Last Thing He Wanted (2020), The French Dispatch (2021) y Nightmare Alley (2021).

Para 2022 los proyectos continúan para el actor, pues estará en The Legend of Ochi, Poor Things y The Northman, esta última al lado de Anya Taylor-Joy, Björk y Alexander Skarsgard.

Entre sus reconocimientos están cuatro nominaciones al Oscar, tres de ellas por su trabajo como actor de reparto (Platoon, Shadow of the Vampire y The Florida Project) y uno de ellos por su protagónico (At Eternity’s Gate), en el que dio vida al pintor posimpresionista Vincent Van Gogh.

Willem Dafoe, en Spider-Man: No Way Home

El actor interpretó por primera vez en 2002 al Duende Verde en la primera cinta de Spider-Man que fue protagonizada por Tobey Maguire.

Los fans en redes sociales destacaron que el actor interpretó de una gran forma el combate interno que tiene este antagonista. En su regreso a este papel, esperan ver de nueva cuenta una interpretación como esa.

En una entrevista retomada por Revista Cine, Willem Dafoe habló sobre su regreso al que es uno de los principales villanos del universo de Spidey, pero también de la condición que puso.

“Hacer estas cosas físicas era importante para mí. De hecho, una de las primeras cosas que les dije a Jon (Watts) y Amy (Pascal), básicamente cuando me lo contaron incluso antes de que hubiera un guion, fue: ‘Escuchen, no quiero simplemente aparecer allí como un cameo o llenar los espacios en primeros planos, quiero hacer la acción porque me divierte”, afirmó el actor de 66 años.

Reconoció que la importancia de estas escenas radicaba en que a partir de ello podía crear una conexión con su personaje, misma que es calificada ya en redes como Twitter como “magnífica” y “el mejor villano que he visto en mi vida”.

Spider-Man: No Way Home enfrentará su primer fin de semana en salas de todo el mundo. Expertos esperan que en EU y Canadá supere los 150 millones de dólares en recaudación y en todo el mundo, los 300 millones de dólares.