Este traductor convirtió su Instagram en un gimnasio
Antes de la pandemia, Daniel Argüelles realizaba traducciones para distintas editoriales. El fitnes era una afición (Foto: Daniel Argüelles)

Como los VHS de Jane Fonda en los 80 o las bicicletas estáticas en los 90, la pandemia ha desatado un nuevo boom del ejercicio en casa. Según datos del Foro Económico Mundial, durante la primera mitad del 2020, las descargas de aplicaciones de salud y fitnes aumentaron un 46% a nivel mundial, un 21% en la región de las Americas.

Para algunos, de hecho, el Covid-19 les llevó por primera vez al deporte. Porque, aunque las imágenes que te aparecen en las redes sociales te hagan pensar lo contrario, aún hay mucha gente que no suda y dispara pulsaciones por salud y placer.

Daniel Argüelles los sabía, porque antes de que explotara la pandemia, complementaba su trabajo de traductor con entrenamientos personales. La gente recurría a el porque quería moverse pero no sabía ni cómo, ni cuándo, ni cada cuándo. Así que cuando la distancia social se convirtió en medicina preventiva, vio su momento. 

También lee: Estrategias para encarar y tener éxito en 2021, el año imprevisible

En 2020, sin gimnasios, ni pesas, incluso, sin ver a sus clientes en persona, el fitnes se convirtió en su principal ocupación. Y lo consiguió poniendo las cosas fáciles: cada mes lanza un reto en su cuenta de Instagram. Por 500 pesos, te obliga a entrenar media hora al día, cinco días a la semana, durante cuatro semanas. 

No cuenta las horas, pero Argüelles asegura que todo el día está conectado al Whatsapp y a Instagram resolviendo dudas de sus entrenados o motivándoles para que sigan. Porque lo que frena a mucha gente de lanzarse a hacer deporte, dice, es la creencia de que pasarán muchos días antes de que comiencen a ver los resultados.

Spoiler: no es así y los resultados, no solo se ven, se sienten. La-Lista platicó con el traductor convertido en entrenador personal de su experiencia de este fenómeno, el del entrenamientos en casa en pandemia.

¿Sabrías decirme cuántos días no entrenaste en 2020?

Unos 20 o 30 días.

También lee: Bob Marley me ayudó a recorrer en mi tabla de surf 1,600 km de la costa británica

Y eso que ha sido el año del ejercicio en casa, ¿no se hace aburrido?

Puedes hacerlo en un parque o en familia. A veces los clientes me mandan fotos. Hubo una, que la hija dibujaba a su mama haciendo todos los ejercicios. Yo les digo: “fíjate cómo tus hijos te están viendo, estás normalizando el hacer ejercicio, sin excusas, y lo puedes hacer en casa en vez de ir a un lugar lejano y malo que se llama gimnasio”. 

Si quieres resultados, no necesitas los mismos ejercicios todos los días pero sí una rutina. Les digo, “el primer lunes, me vas a odiar. En la cuarta semana, verás que tu cuerpo se adaptó y te sentirás más ligero”. Ahí es cuando la gente dice “ah, cabrón”. 

¿Crees que la gente regresara al gimnasio cuando pase la pandemia?

Creo que muchos se están dando cuenta que no tienen que estar gastando tanto para estar saludables. Habrá personas con objetivos mucho más grandes que necesiten tener acceso a objetos pesados, pero no es la mayoría. Al final del día, la gente quiere un buen entrenamiento, sudar un poco y sentirse bien.

¿Qué has aprendido de las personas después de esta experiencia?

El ejercicio puede ser intimidante, porque en redes sociales se ven fotos de cuerpazos y muchos creen que no lo lograran. 

¿Cómo los convences?

Está bien tener objetivos a largo plazo, como quemar grasa. Pero los más inmediatos también son grandes objetivos: sentirte fuerte, ligero. Cuando logras eso, te das cuenta que lo que más te hace feliz y volver al ejercicio son los beneficios para la salud mental y bienestar diario.

La pandemia también quitó la motivación a mucha gente.

La salud mental puede afectar negativamente tu salud física, pero también funciona al revés. Es un circuito. Siempre les digo a mis clientes que el reto es hacer 30 minutitos al día. ¡A veces te los pasas sentado en el excusado viendo Instagram! Si puedes apartar ese tiempo para hacer ejercicio, terminarás dándote cuenta de lo mucho que puedes lograr sin morir en el intento.

También lee: Iconos de estilo de 2020: La clavada de diseñador de Michael Jordan

¿Se logran resultados en 30 minutos?

No son 30 minutos al día, son muchas horas. Son rutinas sencillas de media hora, cinco días al a semana durante cuatro semanas. Si quieres resultados, no necesitas los mismos ejercicios todos los días pero sí una rutina. Les digo, “el primer lunes, me vas a odiar. En la cuarta semana, verás que tu cuerpo se adaptó y te sentirás más ligero”. Ahí es cuando la gente dice “ah, cabrón”. 

Argüelles tiene más de 300 ejercicios para hacer en casa, que combina para fortalecer el sistema cardiovascular y los músculos.

¿No es agotador estar siempre exigiéndote?

Llega un momento en que no es exigencia y se convierte como parte de tu vida, como lavarte los dientes.

¿Y no llega un punto en el que si no entrenas un día, te sientes culpable?

Siempre hago énfasis que el entrenamiento es para hacernos sentir bien. Si no tienen ganas de entrenar, que no lo hagan. Pero entonces, les digo, haz algo por tu mente: un baño, un masaje, algo que no necesariamente sea saludable pero que te encanta.

¿Aunque se aun placer culpable?

Aunque sea un placer culpable. 

¿Qué pasa con la seguridad? Mucha gente no sabe cuál es la posición corporal correcta de los ejercicios para hacerlos en casa.

A mis clientes les explico algo que la gente no suele saber: los peores males que la gente sufre son rodillas y lumbar. Si sufres de eso, tienes que trabajar piernas y espalda para que los músculos actúen de amortiguadores y las rodillas no reciban impacto. Yo les voy guiando en el proceso. Me encanta decirles que no están solos, porque no lo están. 

Curioso, porque tus rutinas son de ejercicios individuales, no en equipo.

Lanzo un reto mensual y en cada uno armo dos equipos. ¡Llegué a tener hasta 300 personas!

Este traductor convirtió su Instagram en un gimnasio - IMG_0898-1024x768
(Foto: Daniel Argüelles)

Cuéntame alguna anécdota de esa experiencia. 

El primer reto que lancé, en febrero, se inscribieron unas 20 personas. Hoy tenemos un chat, La Comuna, y somos mejores amigos. Durante el encierro nos hicimos muy cercanos motivándonos, echándonos porras, acompañándonos. Nos contábamos cosas que nunca habíamos contado a nadie y éramos completos extraños. 

También lee: Shawn Mendes: ‘El miedo me estranguló. De verdad caí’

¿Alguna que se pueda publicar?

Hubo un chavo que nos contó que quería cortar con su novia porque estaba sintiendo algo por alguien más. Yo desparramé mi corazón porque estaba separándome de mi pareja de 10 años. Somos seres sociales, queremos sentirnos acompañados y hacer ejercicio en equipo, es mejor.