¿Qué es y por qué es importante el control prenatal?
Foto: MART PRODUCTION/ Pexels

Si sospechas que estás embarazada, es importante que lo confirmes lo antes posible. Si tu resultado es positivo, inicia cuanto antes un control del embarazo para que tengas una buena experiencia del mismo, ya que “la finalidad es descartar o detectar alteraciones de salud y comorbilidades que pudieran complicarlo y poner en riesgo la salud de la gestante y el bebé”, comenta la doctora Liliana Morales Domínguez, del Hospital Ángeles Roma.

El control prenatal debe iniciarse desde el primer mes de embarazo y concluir hasta el mes del parto para vigilar cómo evoluciona y detectar tempranamente riesgos de infecciones cervicovaginales, diabetes gestacional, preeclampsia, infecciones sistémicas como el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), entre otras.

El control prenatal también busca informar y preparar a la mujer para el parto, la maternidad y la crianza. 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial solo el 64% de mujeres embarazadas reciben atención prenatal cuatro o más veces a lo largo de su embarazo. La institución recomienda realizar, como mínimo, ocho visitas a un profesional de atención de la salud, a más tardar tener su primer contacto a las 12 semanas de gestación y, posteriormente, a las 20, 26, 30, 34, 36, 38 y 40 semanas de gestación.

En el control prenatal el médico:

  • Revisará peso y presión arterial.
  • Inspeccionará piernas y manos para ver que no estén demasiado hinchadas. 
  • Realizará un examen de orina con una tira reactiva para detectar infección urinaria. 
  • Checará glucosa.
  • Escuchará los latidos fetales.

¿Qué esperar en la primera consulta?

Si fuera necesario, el médico realizará una prueba de embarazo (en sangre o en orina) para confirmar la gestación, o bien, lo puede hacer a través de una ecografía, y hará algunas preguntas sobre la fecha de la última menstruación para calcular la edad gestacional y la fecha probable de parto. 

También indagará sobre los antecedentes de salud de la familia y la pareja, y los personales, para identificar factores de riesgo como la diabetes mellitus, pues el embarazo favorece el aumento de la glucosa. “Hay más riesgo de desarrollar diabetes gestacional si la mujer no lleva una dieta adecuada o si el embarazo inicia con sobrepeso y obesidad”, apunta Morales Domínguez.

Al inicio del control del prenatal y durante el embarazo pedirán estudios de laboratorio y de gabinete. Algunos se harán sólo una vez y otros se tendrán que repetir en diferentes momentos de la gestación. Entre los estudios más comunes están: 

  • Biometría hemática
  • Grupo sanguíneo y Factor RH
  • Glucosa 
  • Creatinina 
  • Ácido úrico
  • Examen general de orina
  • Urocultivo
  • Pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual 
  • Ultrasonido

La OMS apunta que la atención prenatal también es importante para que el médico conozca el consumo de alcohol y otras sustancias de la gestante, y la mujer embarazada reciba información sobre los riesgos que producen en el feto.

Mantener una buena alimentación y hacer ejercicio 

Una mujer embarazada debe acudir al control prenatal con su pareja, de preferencia, para que se integre y se corresponsabilice del control y vigilancia del embarazo. Aunque también lo puede hacer con algún familiar de su confianza que la apoye en el proceso.

De igual manera, se debe brindar asesoría sobre los hábitos de alimentación saludables y el mantenimiento de la actividad física. Si la mujer no es constante en sus revisiones, podría aumentar de cuatro a cinco kilos en un mes y alterar el azúcar y su presión, cuando lo recomendable es que aumente alrededor de nueve a 12 kilos en todo el embarazo, señala la ginecobstetra Liliana Morales.

Entonces, ya lo sabes, el control prenatal es una cita indispensable en tu agenda durante la gestación. Aprovecha las visitas con el especialista para comentarle tus malestares y preguntarle tus dudas. 

“Si no se lleva un control prenatal mensual puede aumentar el riesgo de complicaciones o de que no detectemos a tiempo alguna enfermedad”.

Liliana Morales Domínguez, ginecobstetra del Hospital Ángeles Roma.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.