El cáncer de mama y la importancia de su diagnóstico oportuno
El moño rosa es un símbolo en la lucha contra el cáncer de mama. Foto: Especial

Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la lucha contra el Cáncer de Mama. El objetivo es crear consciencia y promover que las mujeres accedan a controles, diagnósticos oportunos y efectivos, así como sensibilizarnos sobre la importancia de que todas nos realicemos autoexploraciones y mamografías para detectar anomalías.

En México, los tumores malignos del cáncer de mama son la principal causa de egreso hospitalario con 24 de cada 100 egresos, de acuerdo con el Inegi. Esta situación se encuentra relacionada con el diagnóstico tardío, ya que el 70% de los casos detectados de esta enfermedad se realizan etapas avanzadas.

Estos datos se presentaron durante el conversatorio: El rosa también tiene distintas tonalidades, organizado por Roche, en donde expertos con diversas especialidades discutieron sobre el panorama del padecimiento a nivel nacional.

Detección temprana, clave contra el cáncer de mama

El diagnóstico precoz del cáncer de mama es el punto más importante para un buen pronóstico de la enfermedad y la supervivencia de la paciente.

Cuando se detecta oportunamente y el tumor no se ha extendido más allá del seno, la tasa de supervivencia es del 90% o incluso más, según la OMS.

¿Cuándo iniciar los chequeos?

La doctora Claudia Arce, participante del encuentro y oncóloga del Instituto Nacional de Cancerología, explicó que lo ideal es hacer un chek up una vez al año con el médico general, oncólogo o con quien se sienta más cómoda la paciente.

“Desde que empieza la edad reproductiva debe iniciar la autoexploración acompañada de la exploración médica. Por lo regular, se dice que después de los 30 años empiezan los chequeos, pero lo mejor es que sea antes. No es común, pero hay pacientes adolescentes. Si hay antecedente familiar aumenta el riesgo, pero no es exclusiva de algún tipo de población o edad. Por eso es importante conocernos, revisarnos y acudir al médico”.

Mastografía, exploración y autoexploración

Según Arce, lo mejor es ser conscientes de que debemos hacernos las tres revisiones de manera periódica.

“No solo es la mastografía sino también la exploración física porque hay tumores que no se pueden ver en la mastografía pero sí se pueden sentir. Si se detecta una bolita, hay que acudir directamente con el ginecólogo u oncólogo para no perder tiempo”.

La autoexploración se debe hacer de forma mensual:

“Se recomienda hacer al quinto mes después de la menstruación y, si ya no reglamos, hay que fijar un día específico al mes. Y recordar que la autoexploración no solo debe ser en las mamas sino de pie, desde las axilas”, añadió Arce.

En cuanto a la prevención, la experta recalcó que lo único que está comprobado que tiene un resultado efectivo es llevar un estilo de vida saludable.

“Siempre es mejor prevenir que tatar. En prevención lo único que ha resultado efectivo es bajar de peso y hacer ejercicio al menos cinco veces a la semana. Tenemos que cambiar nuestro estilo de vida si queremos un impacto positivo”.

No al retraso de los diagnósticos, incluso en pandemia

La doctora Claudia Arce también recalcó que una enseñanza importante que nos dejó la pandemia es que no se deben suspender los exámenes y mamografías.

“La pandemia ha tenido un impacto muy grande. Los primeros meses la recomendación era no salgas de la casa, no te hagas mamografía, si tienes que evitar ir al hospital, hazlo. Lamentablemente eso provocó que las mujeres retrasaran los diagnósticos. En este año y medio lo que aprendimos es que, si bien el cáncer es un factor de riesgo, los pacientes no están tan comprometidos como las personas con diabetes u obesidad”.

La experta añadió que con esta experiencia se aprendió que los diagnósticos jamás se deben volver a parar. “Lo que vimos es que no hay que parar los procedimientos diagnósticos y tampoco retrasar tratamientos. Fue un año perdido”.

Enfoque multidisciplinario contra el cáncer de mama

Por su parte, Angélica Ávila, líder médico para cáncer de mama en Roche México dijo que durante el proceso de diagnóstico, las consideraciones del especialista no deberían limitarse a un oncólogo.

La intervención de un patólogo y un radioterapeuta también son de gran ayuda para brindar un análisis molecular, monitorear la evolución de la enfermedad, procurar la seguridad del paciente y determinar una terapia personalizada.

Detectar el cáncer de mama de forma tardía aumenta el riesgo de metástasis, lo cual reduce significativamente la supervivencia y afecta la calidad de vida de quienes padecen la enfermedad.

Ávila agregó que autoexploración resulta una técnica de suma importancia para identificar de manera oportuna algún bulto, sin embargo, la realización de un estudio diagnóstico como el ultrasonido, la mastografía o los métodos de imagen, podrían ayudar a determinar un diagnóstico más certero y oportuno.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.